Soldados del Ejército Nacional, entre los mejor entrenados del mundoEl problema de la Defensa Antiaérea en Colombia. Sobre cómo la desidia de sucesivos Gobiernos y Altos Mandos nos tiene en estado de indefensión frente a las amenazas aéreas a nuestro territorio.

A veces nos damos cuenta de que hemos dejado de hacer cosas que pudieron ayudarnos a tener mejores resultados, e incluso nos percatamos de que esa omisión pudo desatar una catástrofe bajo determinadas condiciones, y entones sentimos una gran aprensión. Esa es la sensación que deben sentir los señores generales activos y en uso de buen retiro de las Fuerzas Militares de Colombia con relación al tema de defensa antiaérea.

Desde que en la Primera Guerra Mundial se usó el avión con fines militares, ha sido una preocupación de todos los comandantes el proteger a sus tropas de superficie de los rápidos, sorpresivos y devastadores ataques aéreos del enemigo. De manera inexplicable, la defensa aérea de las Fuerzas Militares de Colombia es prácticamente inexistente, y constituye una debilidad estratégica que requiere la atención más inmediata y decidida.

Un moderno Sistema Integrado de Defensa Antiaérea consta de algunos elementos esenciales, en primer lugar de un Centro de Control, Comando, Comunicaciones, Inteligencia e Informática (C3I2) desde donde se centraliza la información y se dirigen las operaciones, en segundo lugar de un sistema de detección y alerta temprana, formado fundamentalmente por radares, también es indispensable un grupo de aviones interceptores con la misión de enfrentar las amenazas en el aíre, y en cuarto lugar, múltiples armas antiaéreas de diversos tipos y capacidades para defender diferentes tipos de objetivos, en el caso de que los interceptores se vean desbordados por la aviación enemiga.