Soldados estadounidenses congregados en la base Al-Tayi, en la provincia de Al-Anbar, 8 de junio de 2019.
Soldados estadounidenses congregados en la base Al-Tayi, en la provincia de Al-Anbar, 8 de junio de 2019.

www.fuerzasmilitrares.org (20MAR2020).- Un destacado comandante de las fuerzas populares iraquíes denuncia que EE.UU. está usando el COVID-19 para expulsar a las tropas iraquíes del oeste del país.

“Las tropas estadounidenses están intentando alejar a las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe) de la provincia occidental de Al-Anbar mediante la difusión de noticias falsas sobre la propagación del nuevo coronavirus”, conocido como COVID-19, en esta región, ha asegurado este viernes Qusai al-Anbari.

Con esta táctica, ha subrayado el militar iraquí, EE.UU. pretende generar agujeros de seguridad para que los terroristas del EIIL (Daesh, en árabe) regresen fácilmente a la aludida provincia.

De igual modo, ha indicado que, al contrario de lo que alega EE.UU., este país no ha retirado sus tropas de Al-Anbar, sino que ha enviado a la 101.ª División Aerotransportada, que es una división de asalto aéreo de élite​ del Ejército de los Estados Unidos, a Irak.

El miércoles, la llamada coalición internacional, dirigida por EE.UU., confirmó que reubicará a sus tropas en Irak en otros puntos del país y de Asia Occidental, y que algunos de sus efectivos volverán a EE.UU. en las próximas semanas.

La presencia de las tropas internacionales, en especial las de EE.UU., ha sido blanco de fuertes críticas, que se acentuaron después de que el país norteamericano asesinara, en un ataque terrorista, al que fuera comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el teniente general Qasem Soleimani, y al que fungiera como subcomandante de las Al-Hashad Al-Shabi, Abu Mahdi al-Muhandis, entre otros compañeros, en una agresión perpetrada el 3 de enero por Washington en Bagdad (capital iraquí).

A raíz de este ataque, el Parlamento y el Gobierno iraquíes solicitaron la salida de las fuerzas estadounidenses y extranjeras, aunque todavía no se ha aplicado tal medida.

Las tropas estadounidenses que se hallan desplegadas en varias bases iraquíes han sido objeto de diversos ataques, el último de los cuales tuvo lugar el pasado martes. En dicho asalto, varios cohetes alcanzaron la base Basmaya, al sureste de Bagdad, que alberga a las tropas estadounidenses y españolas.

Días antes, se registró un ataque similar, en el que se lanzaron cerca de 11 cohetes Katyusha contra la base militar de Al-Tayi, también cerca de Bagdad, y donde están desplegados militares de EE.UU.

 

 

(hispantv.com)