KiribatiAunque poco conocido por el silencio cómplice de los poderes mediáticos occidentales, Estados Unidos ha creado un vasto imperio netamente colonial en la cuenca del Pacífico, principalmente con fines militaristas, mientras hipócritamente se autoproclaman campeón de la democracia, los derechos humanos y la oposición al colonialismo.

Este entramado de pequeñas islas convertidas en bases militares con abundante armamento atómico y polígonos para ensayos nucleares, recepción de misiles balísticos y experimentos para la guerra en el cosmos es estructuralmente consistente con la historia expansionista de Estados Unidos, pues comenzó tras la ocupación de extensos territorios de México y continúa hasta nuestros días.

Históricamente los primeros pasos del proceso se iniciaron a mediados del siglo XIX cuando, en 1853, el comodoro Perry demandó soberanía sobre las islas japonesas de Ogasaguara (Bonin) y tres años después promulgaron la Ley del Guano un verdadero manifiesto colonialista, en virtud de la cual exigían soberanía nada menos que sobre 60 ínsulas del PacÍfico.

A partir de este momento y en confirmación de la consolidación de Estados Unidos como una potencia imperialista aceleraron sus pasos: En 1867 la Isla de Midway en el archipiélago de las Marianas fue anexada y convertida en base naval, al igual que las cercanas Palmyra y Wake transformada en centro de comunicaciones y comenzó la conversión de Samoa Occidental en Polinesia en otro enclave militar entre otras acciones a lo largo de toda la cuenca.

Al terminar el siglo XIX Estados Unidos ya ocupaba la isla de Guam y el Archipiélago de las Filipinas y se anexaron a Hawai en el centro del Pacífico, hoy el 50mo de la unión y sede de la 7ma. Flota, la mayor de todas, tres puntos de vital importancia estratégica para el sistema ofensivo estadounidense.

El control sobre la excolonia española de Filipinas empero solo fue posible tras años de guerra genocida que costó la vida a más de un millón de combatientes y civiles locales según los historiadores filipinos Manuel Arellano Remondo y E. San Juan Jr.

Se había tocado el tema en el pasado, pero nunca con tantos datos.La Segunda Guerra Mundial todavía esconde secretos. Durante la investigación de su nuevo libro, una historia global del conflicto que publicará la semana que viene en España la editorial Pasado y Presente, el prestigioso historiador Antony Beevor se topó con una desagradable sorpresa. El Ejército estadounidense y el australiano prefirieron no divulgar una atrocidad japonesa al final del conflicto: el canibalismo y el uso de prisioneros de guerra como "ganado humano", que eran mantenidos con vida solo para ser asesinados de uno en uno con el objetivo de ser devorados. Esta salvajada formó parte, según los datos recogidos por el escritor británico, de "una estrategia militar sistemática y organizada".

"Las autoridades aliadas, comprensiblemente, por temor al horror que esto podría causar en las familias de aquellos que murieron en campos de prisioneros, decidieron ocultar los hechos totalmente", explica por correo electrónico Beevor, que se encuentra promocionando en Australia su libro, publicado en junio en inglés. "Por ese motivo, el canibalismo no formó parte de los delitos juzgados en el Tribunal de Crímenes de Guerra de Tokio de 1946".

Islas MarshallEn el mundo se sabe que aproximadamente 25 países no cuentan con ningún tipo de ejercito o fuerzas armadas propias.

Algunos países como Costa Rica, Dominica, Granada, Haití, Liechtenstein, Mónaco y Panamá, pasaron por un proceso de desmilitarización. Otros países como Andorra,  se respaldan con los ejércitos de España y Francia, de acuerdo con un tratado firmado en  1993.

 Las Islas Marshall, Micronesia y Palau, tampoco cuentan con ejercito, pero no tienen de que preocuparse, porque su defensa se encuentra bajo la responsabilidad del Ejercito de los Estados Unidos por acuerdos políticos.

1.    Andorra

2.    Barbados

3.    Costa Rica

4.    Dominica

5.    Haití

6.    Islandia

7.    Kiribati

8.    Liechtenstein

9.    República de Mauricio

Duques de CambridgeLos duques de Cambridge, los príncipes Guillermo y Kate, iniciaron hoy una gira de nueve días por el Sudeste asiático y el Pacífico Sur para conmemorar el Jubileo de Diamantes de la reina Isabel II de Inglaterra. 

La pareja, que arribó este lunes a Singapur, visitará además Malasia, las Islas Salomón y Tuvalú. La gira fue organizada para celebrar los 60 años de reinado de Isabel II. 

En los Jardines Botánicos de Singapur, a los duques de les presentó una orquídea llamada Diana, Princesa de Gales, en honor a la fallecida madre del príncipe. 

Guillermo y Kat, que se casaron el año pasado, visitarán también una selva de Borneo. Antony Phillipson, el alto comisionado británico en Singapur, afirmó que desde hace semanas la población de ese país se preparaba para la llegada de los duques. 

"El entusiasmo ha crecido mucho. Esta es una pareja considerada como súperestrellas a nivel global, que han ayudado a los británicos a sentirse orgullosos de serlo", destacó el diplomático. 

Esta es la segunda gira internacional de Guillermo y Catherine desde que se casaron en 2011, tras visitar el año pasado Estados Unidos y Canadá. 

Por su parte, Jamie Lowther-Pinkerton, secretario privado de los duques, afirmó que el objetivo principal de la gira es celebrar el Jubileo de Diamantes de la Reina.

En un año, la incautación de drogas en Australia aumentó un 164%, y la de productos químicos para elaborar narcóticos subió un 263%.El último estudio sobre drogas ilegales efectuado en toda Australia y difundido hoy propone al Gobierno de la nación legalizar el cannabis y el éxtasis para controlar el aumento de estupefacientes en el país.

El profesor Bob Douglas, coautor del informe de 54 páginas, dijo que ha quedado claro que la prohibición de las drogas no funciona y que hace falta adoptar otros enfoques, como la legalización y el control gubernamental del consumo, según la radio ABC

Añadió el experto que "el informe deja patente que la policía australiana, a pesar de desempeñar un buen trabajo, no ha conseguido tener un impacto serio" en el tráfico y consumo de drogas.

Las estadísticas de la Policía en operaciones contra narcotraficantes en el país durante el ejercicio fiscal julio 2011-junio 2012 revela que la incautación de drogas aumentó un 164 por ciento y de productos químicos para elaborar narcóticos subió un 263 por ciento.

Los datos ponen de manifiesto un incremento del tráfico de estupefacientes en Australia y que la cocaína y las anfetaminas han superado en preferencias a la heroína y el cannabis.

Una de las propuestas del citado documento es que el Gobierno controle la venta de cannabis y éxtasis, que se ofrezca solo a los ciudadanos mayores de 16 y acompañado de programas de asesoramiento y tratamiento.