Boeing entrego este 14 de septiembre a la Real Fuerza Aerea Australiana (RAAF, por sus siglas en inglés) el quinto avión de transporte/carga C-17 Globemaster III, durante una ceremonia celebrada en las instalaciones de ensamblaje final del programa C-17 en Long Beach (EEUU). Una delagacion de la RAAF, encabezada por el ministro de Defensa de Australia, Stephen Smith, recibió la aeronave en nombre de la nación. Asisitieron también a la ceremonia el Jefe de las Fuerzas dde Defensa Australianas, general David Hurley, el secretario de Defensa Duncan Lewis, y el embajador australiano en EEUU, Jeffrey Bleich.

“La flota de 4 aviones C-17 de Australia ha estado en las líneas del frente, en misiones de Defensa y ayuda humanitaria alrededor del mundo, y continúa demostrando la gran versatilidad y capacidades de esta aeronave,” dijo el presidente de Boeing Military Aircraft, Chris Chadwick.

Los C-17 australianos formaron parte de la mision de ayuda tras el devastador terremoto y tsunami en Japón. La flota entregó mas de 1 millón de libras de carga, incluyendo cañones de agua para ayudar a enfriar los reactores nucleares de la planta Fukushima. Participaron también en operaciones de ayuda tras el terremoto en Nueva Zelanda e inundaciones en Pakistán y Australia.

El gobierno de Australia aprobó la compra de 14 modernos aviones de caza F-35 Joint Strike Fighter, comunicó el ministro australiano de defensa, John Faulkner.

 Según el contrato de 2.900 millones de dólares, firmado con la productora norteamericana de aviación militar Lockheed Martin, los primeros aviones de caza estarán preparados para el uso militar en el continente australiano hacia 2018.

 Faulkner declaró que Australia estudia la compra de 72 a 100 cazas F-35, destinados a sustituir los aviones F/A-18F Super Hornet.

"La adquisición de los F-35 permitirá a Australia conservar la dominancia regional en la aviación  militar", resaltó el jefe de la Fuerza Aérea de Australia, Mark Binskin.

 Australia es uno de los ocho países, que participan en la financiación del proyecto para crear y producir los F-35 en EEUU. Otros socios de EEUU son Gran Bretaña, Italia, Países Bajos, Turquía, Canadá, Dinamarca y Noruega.

 Hace dos días un alto funcionario de Pentágono informó a ciertos países participantes en el proyecto, que el aplazamiento de la adquisición planeada de los cazas subirá su precio inicial.

 Washington resaltó también su disposición a guardar en secreto el código del F-35, lo que limitará las posibilidades de los países inversores a realizar manutención técnica y modernización de los aviones sin la participación de EEUU.

 El programa F-35 Joint Strike Fighter fue iniciada a finales de 1996. El coste total del programa F-35, incluyendo el precio de elaboración y producción en serie de los cazas, será 276.000 millones de dólares. La empresa planea producir al menos 3.100 cazas hasta 2027, de ellos 2.400 se destinarán a EEUU y 138 a Gran Bretaña, lo que permitirá al F-35 ser el avión de quinta generación más difundido en el mundo.

RIA Novosti

Australia examina la posibilidad de participar, conjuntamente con EEUU y Japón, en un sistema colectivo de defensa antimisil (DAM), admitió el ministro australiano de Defensa, Brendan Nelson, al término de las negociaciones con su homólogo japonés Fumio Kyuma.

"Australia respalda el sistema de defensa contra misiles balísticos que Japón y EEUU vienen desarrollando conjuntamente como medida defensiva frente a países como Corea del Norte", dijo Nelson. "Estamos examinando en qué grado podríamos colaborar en ello", agregó él.

Los misiles norcoreanos de largo alcance, al decir de Nelson, implican un peligro para Australia. La presencia de Corea del Norte también amenaza a las relaciones comerciales de Australia con Japón, Corea del Sur y China, señaló el ministro.

RIA Novosti