El submarino noruego HNoMS Uredd navega junto con varias embarcaciones de la OTAN en los ejercicios Dynamic Manta 2017.
El submarino noruego HNoMS Uredd navega junto con varias embarcaciones de la OTAN en los ejercicios Dynamic Manta 2017.

www.fuerzasmilitares.org (26FEB2019).- La OTAN da inicio a unos ejercicios militares con el objetivo de practicar tácticas de guerra antisubmarina para hacer frente a una eventual amenaza rusa.

Las maniobras ‘Dynamic Manta 2019’ se llevan a cabo en la costa de Sicilia (sur de Italia), en el mar Mediterráneo, de ese lunes 25 de febrero al 8 de marzo.

Unos 3000 efectivos de Marina y Aire pertenecientes a diez países de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) —España, Países Bajos, Francia, Canadá, Alemania, Grecia, Italia, Turquía y el Reino Unido— participaran en estas prácticas bélicas. Concurrirán, asimismo, cinco submarinos, nueve buques de superficie, once helicópteros y seis aviones de patrulla marítima.

Las maniobras consisten en una especie de juego de “gato y ratón”. Las fragatas, con el apoyo de los helicópteros y aviones de patrulla marítima y algún submarino, tratarán de detectar y dar caza a submarinos enemigos en el fondo del mar, a los que tratarán de encerrar y destruir.

Los participantes en los ejercicios prevén también llevar a cabo entrenamiento específico a nivel de grupo en aguas profundas de guerra antisubmarina y anti-superficie, y también se van a poner a prueba las capacidades de guerra electrónica, no solo para identificar sino también interferir y bloquear señales de radio de los equipos enemigos.

La Alianza Atlántica lleva a cabo cada año dos maniobras de guerra antisubmarina: la primera es la que está en curso y la otra se llama ‘Mangosta Dinámica’, que se realiza en aguas del mar del Norte en Noruega. En ambos ejercicios, los aliados practican ataques y posibles guerras con su principal adversario: Rusia. 

La OTAN no ve con buenos ojos el avance de Rusia en el desarrollo de submarinos y misiles de crucero. Está también preocupada por la supuesta creciente actividad submarina del país euroasiático en el océano Atlántico y en el Mediterráneo en los últimos años.

Los ataques con misiles lanzados desde submarinos rusos desplegados en el Mediterráneo han contribuido mucho en la lucha contra el terrorismo del Gobierno sirio.

Moscú asegura que no busca ninguna confrontación militar con la OTAN, pero condena la actividad “sin precedentes” de la OTAN en sus fronteras y denuncia que justifica su creciente presencia con la supuesta “amenaza rusa”.

 

Hispantv.com