Un Caza Rafale francés despega del portaaviones Charles de Gaulle, que opera como parte de la llamada coalición anti-EIIL, 9 de diciembre de 2016.
Un Caza Rafale francés despega del portaaviones Charles de Gaulle, que opera como parte de la llamada coalición anti-EIIL, 9 de diciembre de 2016.

www.fuerzasmilitares.org (09OCT2018).- El Gobierno de Francia avisa que la entrega de sistemas antiaéreos S-300 de Rusia a Siria podría aumentar las tensiones en la región.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Francia ha celebrado este lunes una sesión de preguntas y respuestas sobre la situación en Siria y una de las cuestiones ha sido: “¿Cuál es la reacción de Francia ante el despliegue de misiles rusos S-300  en Siria?”. 

Según un portavoz de la Cancillería gala, la respuesta de la mayoría de los participantes ha sido que “Francia está preocupada por la entrega de Rusia de sofisticadas capacidades antiaéreas que benefician al régimen sirio”.

El vocero francés, por su parte, considera que la entrega de los sistemas de defensa rusos “está contribuyendo al riesgo de una escalada militar y a socavar las perspectivas de una resolución política a la crisis siria”.

El suministro de los S-300 preocupa a Francia, país que, junto con sus aliados EE.UU. y el Reino Unido, bombardeó a Siria, tras acusar al Gobierno de Damasco de un supuesto uso de armas químicas en la provincia siria de Idlib.

El miércoles pasado, el canciller sirio, Walid al-Moalem, elogió la entrega de los S-300 y destacó que estas baterías antiaéreas permitirán a Damasco proteger el espacio aéreo del país árabe ante cualquier agresión extranjera, especialmente del régimen de Israel, EE.UU. y sus aliados.

El ministro de asuntos militares de Israel, Avigdor Lieberman, ha afirmado recientemente que aunque al régimen de Tel Aviv no le agrada la presencia de S-300 rusos en Siria, “Israel seguirá realizando sus operaciones en el territorio sirio, ya que no tenemos otra opción”.

La revista estadounidense Drive planteó el miércoles la posibilidad del uso por parte de la Fuerza Aérea de EE.UU. de aviones de combate F-22 y F-16CJ Viper para reprimir y destruir los sistemas S-300 rusos en Siria.

Moscú decidió el pasado septiembre entregar los S-300 a las Fuerzas Armadas de Siria, casi cinco años después de suspender ese suministro a petición del régimen de Israel. Esta decisión se adoptó a raíz del reciente derribo de un avión de reconocimiento ruso Ilyushin Il-20 cerca de la costa siria, en la provincia de Latakia, del que Moscú culpa a los pilotos de los cuatro F-16 israelíes que estaban operando en la zona.

 

(Hispantv.com)