Efectivos británicos participando en una maniobra en Noruega.
Efectivos británicos participando en una maniobra en Noruega.

www.fuerzasmilitares.org (30SEP2018).- El Reino Unido reforzará su presencia militar en el Ártico con el envío de 800 soldados, ante el temor de una supuesta agresión rusa “en su patio trasero”.

El ministro británico de Defensa, Gavin Williamson, indicó el sábado al diario local The Sunday Telegraph, que el Gobierno del Reino Unido está ideando “una estrategia de defensa del Ártico” al desplegar 800 comandos en Noruega e instalar una base militar en el norte del país.

Williamson explicó al medio británico que la estrategia refleja las preocupaciones que anida el país europeo por “la creciente amenaza de una agresión rusa en nuestro patio trasero”.

Mientras Rusia trata de “reabrir” bases pertenecientes a la desaparecida Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y acelerar las actividades de sus submarinos en la región, el Reino Unido, según destacó el titular británico, necesita “demostrar que está ahí para proteger nuestros intereses y defender las normativas internacionales”, matizó.

“Consideramos las actividades de los submarinos rusos muy cerca a los niveles de la Guerra Fría y es oportuno que empecemos a responder (…) La amenaza verdaderamente ha vuelto”, subrayó Williamson.

Los militares británicos serán enviados el próximo año a Noruega para unirse a las tropas estadounidenses, neerlandesas y noruegas ya estacionadas ahí.

Un informe de un think thank (laboratorio de ideas) británico, publicado el año pasado, destacó que, en la última década, Rusia ha ampliado sus capacidades militares en el Ártico a una escala mucho mayor que cualquier otra cosa que haya hecho el Occidente en esa región durante el mismo período.

Rusia anunció en 2017 su plan para reforzar su presencia militar en la región del Ártico, como parte de la política del presidente ruso, Vladimir Putin, para proyectar el poder militar ruso “hacia un nivel no visto desde la época de la extinta URSS”.

El Ártico es una zona de suma importancia por sus grandes reservas de gas y petróleo, así como por ser muy estratégica para Moscú y el Occidente, en particular, tras el deterioro de las relaciones entre Rusia y Estados Unidos y la Unión Europea (UE) a raíz de los conflictos en el este de Ucrania, entre otros.

 

(Hispantv.com)