El Ejército ruso reanuda la adquisición masiva de sistemas de misiles antiaéreos S-300V, o SA-12 Gladiator/Giant en la clasificación de la OTAN, que últimamente se producían sólo para exportación, comunicó hoy Vladislav Ménshikov, director general del grupo Almaz-Antey que desarrolló estas armas.

“El Programa Nacional de Armamento hasta 2020 prevé la compra de cantidades bastante grandes de S-300V en su versión modernizada”, declaró Ménshikov en una entrevista con RIA Novosti.

Agregó que hay toda una serie de empresas dispuestas a producir tales sistemas. “En la situación repercute, desde luego, el hecho de que no hubo pedidos durante largo tiempo pero tenemos experiencia de restablecer la producción”, afirmó.

El presidente saliente de Rusia, Dmitri Medvédev, aseguró hoy que la seguridad nacional y la defensa seguirán siendo sus prioridades, si se pone al frente del Gobierno el próximo mes de mayo, tal y como planea su sucesor Vladímir Putin.

“La defensa y la seguridad siempre estarán entre las prioridades del Estado y las mías propias, si me toca ocupar cargos correspondientes en el futuro”, declaró Medvédev en una entrevista con varias cadenas de televisión rusas.

El presidente electo, Vladímir Putin, manifestó más de una vez la intención de nombrar a Medvédev primer ministro tras la investidura de mayo próximo.

Medvédev señaló la necesidad de continuar la reforma del Ejército ruso “para que sea poderoso, combativo, con personal bien motivado, que ama a su país y entiende para qué escoge el servicio militar”.

La Armada rusa equipará sus buques con sistemas de navegación y comunicaciones de la OTAN para mejorar el grado de coordinación en la lucha contra la piratería marítima, en particular, en el Golfo de Adén, comunicó este miércoles el general Nikolai Makárov, jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Rusia.

La lucha contra la piratería fue uno de los temas de actualidad que Makárov trató hoy con sus colegas de la Alianza del Atlántico Norte en Bruselas, durante una reunión del Consejo Rusia-OTAN. “Hemos tomado la decisión de instalar en nuestros buques sistemas de navegación y comunicaciones de la OTAN”, dijo el militar ruso.

El escudo antimisil que EEUU y otros países de la OTAN planean instalar en Europa podría alterar en cinco o seis años la estabilidad regional y poner en peligro la seguridad de Rusia, declaró hoy Nikolai Makárov, jefe del Estado Mayor del Ejército ruso.

“El sistema de defensa antimisil en proceso de creación podría alterar la estabilidad en Europa y amenazar la seguridad de Rusia a partir del año 2017 o 2018”, dijo Makárov al término de una reunión que el Consejo Rusia-OTAN celebró en Bruselas.

Agregó que aún queda tiempo para tomar decisiones consensuadas sobre  este asunto, “la piedra angular de las relaciones entre Rusia y la OTAN”, pero “no se puede esperar y hay que pensar en las respuestas necesarias”.

Más de 150 delegados de medio centenar de países, entre ellos 28 Estados miembros de la OTAN, participarán los días 3 y 4 de mayo en una conferencia internacional sobre defensa antimisil (DAM) que el Ministerio ruso de Defensa planea celebrar en Moscú, dijo Makárov. El tema de la conferencia es “Factor DAM en la formación de un nuevo espacio de seguridad”.

Las maniobras navales internacionales Blackseafor finalizaron con un desfile de buques en el mar Negro, comunicó hoy el portavoz de la Flota rusa del mar Negro, capitán de navío Viacheslav Trujachov.

Los ejercicios se realizaron del 5 al 24 de abril con la participaron de buques de Rusia, Bulgaria, Rumania, Turquía y Ucrania. Los marineros simularon operaciones de búsqueda y rescate, registro de barcos sospechosos y ataques a sus buques.

En varios episodios del simulacro también participaron aviones de la Flota rusa del mar Negro y de las Fuerzas Navales de Turquía. Los buques del Blackseafor, además, visitaron los puertos de Constanza, Sebastopol y Estambul.