El presidente ruso Dmitri Medvédev declaró este martes que Rusia gastará en el desarrollo militar por lo menos el 2,8% de su producto interno bruto (PIB) hasta el año 2020. Al reunirse hoy con altos cargos del Ministerio de Defensa, Medvédev insistió en mantener el poderío militar y la capacidad de reacción a las amenazas a tal nivel “que nadie en el mundo se vea tentado a probar su firmeza”.

El desarrollo militar, según él, seguirá siendo una de las prioridades del Estado ruso y la financiación de Defensa “será del 2,8% del PIB como mínimo hasta 2020”.

Resaltó que los equipos modernos en el arsenal del Ejército nacional “han de subir al 30% para 2015, y al 70% y hasta el 100%, en función del arma, para 2020”. Según Medvédev, el Estado asignó a tales efectos casi 23 billones de rublos, o más de 788,2 mil millones al cambio actual. Actualmente, las armas modernas representan un 16% del arsenal.

Rusia incorporará este año a su Armada los tres primeros submarinos de cuarta generación, declaró hoy un alto cargo del Estado Mayor de la Marina de Guerra rusa. Dijo que se trata de dos submarinos estratégicos, "Yuri Dolgoruki" y "Alexandr Nevski" del proyecto 955 Borei, y del submarino polivalente "Severodvinsk" del proyecto 885 Yasen.

"Debió ocurrir en 2011, pero la demora con las pruebas del misil balístico Bulavá para los Borei y de los nuevos misiles crucero para los Yasen impidieron hacerlo", señaló.

Con la puesta en servicio del "Yuri Dolgoruki", que encabeza la serie de los submarinos del proyecto 955 Borei, comenzará una nueva etapa del desarrollo de la flota submarina rusa.

"El acto solemne se celebrará en julio en los astilleros de Sevmash en Severodvinsk (norte de Rusia)", comunicó la misma fuente al agregar que serán construidos ocho submarinos de ese tipo.

El Ministerio de Defensa de Rusia destruirá 4 millones de pistolas, fusiles y ametralladoras producidas antes de los años 1980, comunicó hoy el diario "Izvestia". Esta cantidad de armas obsoletas deberá ser destruida para 2015. Según el rotativo, el Ministerio de Defensa tiene en sus almacenes 16 millones de armas de fuego. De ese total, más de 6 millones ya agotaron su vida útil.

Entretanto, el viceministro de Defensa, Alexandr Sujorúkov, declaró en septiembre pasado que sólo tratándose de los fusiles automáticos AK-74, los había unos 17 millones en los almacenes.

El Ministerio de Industria y Comercio planea destruir las armas en las mismas empresas que las habían producido. Se espera que de esta manera se pueda crear nuevos empleos y modernizar algunas de las empresas.

La fabricación del sistema de misiles antiaéreos S-300 ya está al finalizar y en adelante se producirá sólo el sistema S-400, declaró hoy el jefe del Estado Mayor de la Fuerza Aérea rusa, general Víctor Bóndarev.

"Se producirá sólo el sistema S-400 porque el S-300 ya es obsoleto", dijo Bóndarev que asiste a una exposición dedicada al centenario de la Fuerza Aérea rusa.

Ígor Ashurbeili, copresidente del Consejo de Expertos para la Defensa Antiaérea y Espacial, comentó anteriormente que el último sistema S-300 para el Ejército ruso fue producido en 1994 y que desde entonces se produjo ese arma sólo para la exportación.

En todo caso, el Ministerio ruso de Defensa no ha hecho por ahora ningunos comentarios.

El sistema de mediano y largo alcance S-400 fue diseñado para derribar toda clase de blancos aéreos (aviones tripulados y no tripulados, misiles crucero, balísticos tácticos y táctico-operativos, blancos hipersónicos, etc.) a una distancia de hasta 400 km y a una altura de hasta 30 km.

Rusia incorporará en 2012 a sus arsenales tres unidades de misiles antiaéreos S-400, declaró hoy el jefe del Estado Mayor de la Fuerza Aérea, general Víctor Bóndarev. "Una unidad será desplegada en Najodka (Lejano Oriente ruso), otra en la provincia de Moscú y la tercera estará a disposición del Mando de la Fuerza Aérea y Defensa Antiaérea", dijo Bóndarev a RIA Novosti.

Dos regimientos del Ejército ruso, ambos emplazados en las afueras de Moscú, ya disponen de sistemas S-400. Uno tercero será emplazado en la Flota rusa del Báltico.El sistema de mediano y largo alcance Triumf (S-400 fue la denominación inicial del sistema S-300PM3) fue diseñado para derribar toda clase de blancos aéreos (aviones tripulados y no tripulados, misiles crucero, balísticos tácticos y táctico-operativos, blancos hipersónicos, etc.) a una distancia de hasta 400 km y a una altura de hasta 30 km.