Exploración espacial chinaCientíficos de China han anunciado el lanzamiento del proyecto espacial que prevé la búsqueda de señales de vida en el Universo mediante telescopios ubicados en la Antártida.

Los investigadores están convencidos de que el hallazgo de un planeta habitable fuera del Sistema Solar, con unas condiciones similares a las de la Tierra, podría producirse dentro de poco. Según el director del Centro de Astronomía Antártiсa de China, Wang Lifan, "es muy posible que la Humanidad encuentre un planeta que presente tales condiciones en los próximos años". "Esos planetas probablemente ya existan en la Vía Láctea, pero a miles de años luz", apunta el científico. 

Wang explicó que la búsqueda de vida "empieza con la observación de las principales secuencias de estrellas, fijas en su mayoría.  Después analizamos cuidadosamente aquellos planetas que se hallen a una distancia apropiada alrededor de éstas. También investigamos estrellas más pequeñas y oscuras que el Sol, como las enanas".

AntártidaUn equipo internacional de científicos ha realizado la primera reconstrucción completa de una historia climática de 15.000 años, elaborada a partir de un núcleo de hielo recogido en la isla James Ross, en la región de la península Antártica. Gracias a este trabajo, los científicos han determinado que una nueva historia del clima puede ayudar a explicar el calentamiento reciente de la península de la Antártida.

Así, los investigadores han revelado que el rápido calentamiento de esta región en los últimos 100 años no tiene precedentes, y se ha sumado a un calentamiento global natural, más lento, que comenzó hace 600 años. Estos siglos de calentamiento continuo muestran que, cuando comenzó el inusual calentamiento, las capas de hielo de la península Antártica ya habían comenzado a desprenderse.

La península antártica es uno de los lugares de más rápido calentamiento de la Tierra - la temperatura media de las estaciones meteorológicas, cerca de la isla James Ross, han aumentado en cerca de 2 grados Celsius en los últimos 50 años.

El autor principal del estudio, publicado en 'Nature', Robert Mulvaney, ha afirmado que "este es un resultado muy interesante" ya que "una de las preguntas clave que los científicos están tratando de responder es qué parte del calentamiento observado recientemente en la Tierra es debido a la variación natural del clima, y qué parte se puede atribuir a la actividad humana desde la revolución industrial". "La única manera en que se puede averiguar esto es recurriendo a la historia climática pasada", ha apuntado.

El equipo ha llevado a cabo una expedición científica para recoger una muestra de hielo de la isla James Ross, en la punta más septentrional de la península. En el interior de las capas de hielo de la isla, de 364 metros de largo, se encuentran capas de nieve caída durante los últimos 50.000 años. Los científicos utilizaron un análisis químico sofisticado, para crear un registro de temperatura en este período.

AntártidaLa capa de hielo de la Antártida podría ser una fuente importante de metano, un potente gas de efecto invernadero, según un informe publicado en la revista «Nature» por un equipo internacional de científicos. El nuevo estudio demuestra que la antigua materia orgánica de las cuencas sedimentarias ubicadas bajo de la capa de hielo antártico, puede haberse convertido en metano por acción de los microorganismos que viven bajo condiciones de poco oxígeno.

Las condiciones bajo el hielo favorecen la acumulación de metano

El metano podría ser liberado a la atmósfera si la capa de hielo se afina, exponiendo estas cuencas sedimentarias. El coautor Slawek Tulaczyk, profesor de Ciencias Terrestres y Planetarias en la Universidad de California, en Santa Cruz, señala que el proyecto se inició hace cinco años, tras una serie de conversaciones con la coautora Jemma Wadham, de la Universidad de Bristol.

Tulaczyk apunta que «es fácil olvidar que hace 35 millones de años, cuando el actual período de glaciación antártica comenzó, este continente estaba lleno de vida. Parte de la materia orgánica producida por esta vida quedó atrapada en los sedimentos, que luego fueron separados del resto del mundo, cuando la capa de hielo creció. Nuestro modelo muestra que, durante millones de años, los microbiospodrían haber convertido este carbono orgánico en metano».

AntártidaEl vasto territorio de la Antártida Argentina será en los próximos meses el lugar de trabajo de una docente-investigadora de la Universidad Nacional del Litoral (UNL). Es que la casa de estudios realizará, junto con la colaboración de la Fuerza Aérea Argentina (FAA), un trabajo de investigación ambiental de las Bases Marambio y Matienzo de ese continente a partir de la ubicación y determinación de residuos ecológicamente peligrosos.

Para llevar adelante este trabajo Andrea Bosisio de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Hídricas (FICH-UNL) realizará una estadía durante la campaña de verano 2012-2013 en la Antártida Argentina. El objetivo general es el desarrollo de actividades que permitan alcanzar el conocimiento de los ecosistemas antárticos e intensificar la investigación de los impactos ambientales que allí aparecen, teniendo como objetivo la protección y conservación de la zona de mayor vulnerabilidad ambiental del planeta.

En este sentido, se firmó un convenio específico entre el rector de la UNL, Albor Cantard y el subdirector general de Investigación y Desarrollo de la FAA, Eduardo Mateo. Además estuvo presente en el acto de rúbrica el decano de FICH, Mario Schreider, y representantes de ambas instituciones estatales.

El estudio se realizará a través del volcado e integración de los datos relevados en un sistema de información geográfica. Así la FAA aportará el material aerofotogramétrico que está constituido por un vuelo color en escala 1/5.000 de la base Marambio y de una superficie de 24 kilómetros cuadrados aproximadamente. Además proveerá de cartografía digital en 3D generada a partir de la restitución fotogramétrica de ese vuelo, que contiene todos los detalles naturales y antrópicos de la zona. El representante por la FAA será el capitán Adrián Lígori.

Base Antártica ChilenaLa Universidad de Magallanes, UMAG, por intermedio de la Facultad de Ingeniería Química y el Centro de Investigación y Monitoreo Ambiental, CIMAA, hicieron entrega oficial del Certificado de Evaluación Ambiental que acredita a la instalación y personal de la base antártica del Ejército de Chile, “Capitán General Bernardo O’Higgins Riquelme”, como la primera en estar capacitada para efectuar en forma permanente autocontrol medioambiental.

La acreditación ambiental, se realizó en el marco del seminario, “Chile en la Antártica: Presencia, Ciencia y Medio Ambiente”, desarrollado por el Instituto Antártico Chileno, INACH, y la UMAG.

Esta certificación se logró gracias a un programa piloto desarrollado durante enero de 2012, en el cual dos científicos de la UMAG pertenecientes al CIMAA, permanecieron en la Base O’Higgins capacitando al personal de la dotación, con el objeto de efectuar las mediciones y análisis de las aguas adyacentes a la base y determinar mediante análisis químicos el grado de contaminación que pudiese estar ocurriendo por la presencia humana en dicho sector, y de esta forma adoptar las medidas que se requieran para dar cumplimiento cabal a las políticas medioambientales nacionales y principalmente al Protocolo de Madrid.

La base antártica “General Bernardo O’Higgins Riquelme”, fue creada el 18 de febrero de 1948, con la presencia del Presidente Gabriel González Videla, en el islote Isabel Riquelme, siendo la base nacional más austral.

Su misión es la de materializar la soberanía chilena en la zona mediante la presencia profesional y técnica del personal del ejército, prestando apoyo a las actividades científicas nacionales y extranjeras, junto con la elaboración de informes meteorológicos, y la ejecución de tareas de exploración y reconocimiento, en compañía con el INACH, en el cuidado y protección del medio ambiente antártico.

ejercito.cl