Más de 20 buques de las Armadas de Rusia y China participarán a finales de abril próximo en un simulacro naval en el mar Amarillo, anunció este jueves el portavoz del Ministerio ruso de Defensa para las Fuerzas Navales.

“Los ejercicios navales conjuntos de Rusia y China ‘Cooperación naval-2012’ se realizarán del 22 al 29 de abril en el mar Amarillo. La tarea principal del simulacro consiste en entrenamiento para operaciones conjuntas de defensa y seguridad de comunicaciones marítimas”, dijo la fuente.

Los ejercicios se realizarán en dos etapas: la preparativa para el comando y las dotaciones, y el propio simulacro.

El ministro de Defensa japonés, Naoki Tanaka, ha ordenado el martes que se preparen para la defensa antimisiles, con motivo del programado lanzamiento de un cohete por parte de la República Popular Democrática de Corea (RPDC) que se efectuaría el próximo mes.

Tanaka dio estas órdenes durante una reunión del Ministerio de Defensa. Japón está preparando sus sistemas antimisiles para interceptar el cohete si éste llegara a pasar por el espacio aéreo japonés, o a caer en su territorio.

Se espera que el ministro de Defensa de la orden de interceptar el cohete el 30 de marzo, después de coordinarse con las autoridades locales, según informa la prensa japonesa.

Los planes del Ministerio consisten en el despliegue de interceptores terrestres tipo PAC-3 en distintos emplazamientos, incluyendo la isla de Okinawa, y las oficinas centrales del Ministerio de Defensa en Tokio, así como de destructores equipados con tecnología Aegis frente a las costas de Okinawa y en el mar de Japón, según las mismas fuentes.

Japón tomará más medidas para superar la vulnerabilidad de sus instalaciones nucleares, con el objeto de garantizar la seguridad nuclear doméstica, anunció el primer ministro japonés, Yoshihiko Noda, en la Cumbre de Seguridad Nuclear en curso en Seúl.

Considerando la aguda crisis nuclear de Fukushima, el gobierno se enfocará en fortalecer el eslabón débil en la cadena de su sistema de suministro de energía de fuentes nucleares, a la vez que incrementará la protección contra ataques terroristas, señaló Noda.

El gobierno nipón también aumentará sus reservas de equipamiento, como vehículos con protección contra radiación, instrumentos de medición y trajes de protección contra radiación, para lidiar con niveles de radiación superiores a los ordinarios, dijo el premier.

Corea del Norte y Estados Unidos anunciaron el 29 de febrero un acuerdo por el que el país asiático recibirá 240.000 toneladas de comida a cambio de la firma de una moratoria nuclear.

El régimen de Pyongyang, cuya población padece una escasez crónica de alimentos, se comprometió a detener los ensayos nucleares, el enriquecimiento de uranio y el lanzamiento de misiles de largo alcance. Además, permitirá que observadores internacionales accedan a sus instalaciones.

Este acuerdo, alcanzado dos meses después de que Kim Jong-un asumiera el poder en Pyongyang, es solo un primer paso para que Corea del Norte coopere con la comunidad internacional en materia nuclear y los analistas advierten que anteriormente otros acuerdos con Corea del Norte se frustraron.

Su importancia reside, sin embargo, en que el hermético régimen de Pyongyang, del que se considera que tiene armas nucleares, es uno de los pocos países con armas nucleares que lleva a cabo un programa nuclear fuera del control exterior.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, advirtió a Corea del Norte que "no logrará nada con sus amenazas y provocaciones". La advertencia se produce mientras el gobierno de Pyongyang se prepara para lanzar el mes entrante un misil de largo alcance que, dice, pondrá un satélite en órbita.

Ambos líderes expresaron que Corea del Norte se arriesga a más sanciones y aislamiento si no cancela sus planes.Durante una conferencia de prensa en Seúl, la capital surcoreana, con su homólogo Lee Myung Bak, Obama dijo que “Corea del Norte conoce sus obligaciones y debe tomar medidas irreversibles para cumplirlas”.

Obama visitó la zona desmilitarizada que divide a Corea del Norte y Corea del Sur y se reunió con las tropas estadounidenses que se encuentran allí.

El mandatario afirmó que Washington y Seúl están "absolutamente unidas" y que el "mal comportamiento" de Corea del Norte no será recompensado.

Se espera que el próximo lunes Obama asista a una cumbre sobre seguridad nuclear en Seúl.