El Ejército mexicano protege el consulado de Estados Unidos en la ciudad mexicana de Guadalajara (oeste) tras el ataque del viernes, 1 de diciembre de 2018.
El Ejército mexicano protege el consulado de Estados Unidos en la ciudad mexicana de Guadalajara (oeste) tras el ataque del viernes, 1 de diciembre de 2018.

www.fuerzasmilitares.org (02DIC2018).- El consulado de EE.UU. en la ciudad mexicana de Guadalajara (oeste) fue atacado el viernes por personas anónimas con artefactos explosivos.

Conforme informó la Fiscalía del estado de Jalisco, las autoridades federales se han hecho cargo de la investigación del incidente, en el que no se registraron heridos.

“Luego de los hechos ocurridos en el consulado de Estados Unidos en Guadalajara, donde se reportó la detonación de un aparato explosivo, las investigaciones han sido atraídas por autoridades federales, quienes en su momento informarán los avances”, anunció el sábado la Fiscalía mediante su cuenta de Twitter.

La Fiscalía general de México, por su parte, indicó que ha dado curso a una investigación para determinar qué tipo de artefacto fue usado. Agentes de esa dependencia declararon, de forma extraoficial, que hallaron tres palancas de granadas de fragmentación.

La Fiscalía hizo público el comunicado justo después de la toma de posesión del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, en el Palacio legislativo del Congreso, acto al que asistieron el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, y la hija del presidente estadounidense, Donald Trump, Ivanka.

No es la primera vez que los intereses de Estados Unidos en México son blanco de un ataque, pues en enero de 2017 la misma misión diplomática fue asaltada y en el suceso un funcionario estadounidense resultó herido. En aquel entonces, las Fuerzas Especiales de la FGE de México detuvieron al agresor, que fue puesto a disposición de la Procuraduría General de la República (PGR).

De igual modo, en 2010 una funcionaria del consulado estadounidense en Ciudad Juárez (noroeste), su esposo y el marido de otra empleada consular fueron asesinados en dos ataques simultáneos. El jefe de una pandilla fue acusado de planear el ataque y fue extraditado a Estados Unidos, donde se le condenó a cadena perpetua

 

(Hispantv.com)