El rumor comienza a tomar cuerpo. El constructor aeronáutico estadounidense Hawker Beechcraft estaría pronto a declararse en Capítulo 11, es decir, en quiebra, lo que traería problemas a los miles de usuarios de sus reconocidos aviones.

La empresa se dedica básicamente a la construcción de aeronaves pequeñas para la aviación utilitaria y ejecutiva, además de entrenadores militares.

En la región existen muchísimos de aviones Beechcraft en manos civiles, a los que hay que agregar los operadores militares, como el Comando de Aviación Naval argentino y sus B-200T, los antiguos Beech 99 de la Fach, los variados modelos de la Fuerza Aérea de Bolivia (Be-90, Be-58, Be-200, Be-1900) o la media docena Beech King Air del Ejército de Colombia, entre varios otros.

Pero el coletazo más importante, cuándo menos a nivel regional, podría no venir de la mano de la quiebra misma y eventuales fallas en el soporte logístico, sino todo lo contrario, producto de las presiones para evitar la quiebra, afectando a la principal empresa aeronáutica de la región, Embraer.

El efecto caiprinha

El 31 de diciembre de 2011, la USAF dio por ganador del concurso LAS (Light Attack Suport) al AT-29 Super Tucano, avión de la empresa brasileña Embraer, asociada con la norteamericana Sierra Nevada. Los veinte aviones serían destinados a las operaciones COIN en Afganistán. Sin embargo, a las pocas semanas se anunció la nulidad del concurso aduciendo fallas en la documentación entregada por los brasileros.

Tras las airadas protestas desde ese país, con el palacio de Itamaray incluido, y tras la visita a principios de marzo del subsecretario de Estado norteamericano William Burns a la nación sudamericana, Estados Unidos aceptó hacer una nueva licitación, aunque nada garantiza que sea ganada nuevamente por el Super Tucano.

El contrato es por la no despreciable suma de US$ 355 millones de dólares por una veintena de plataformas como las que ya operan en Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Burkina Faso y República Dominicana, además de pedidos y negociaciones para cinco servicios aéreos más.

Esta decisión tuvo un beneficiario directo: Hawker Beechcraft. Esto no era nuevo, el programa JPATS por un entrenador para la Fuerza Aérea de Estados Unidos (USAF) y la Armada de ese país (U.S. Navy)  también fue ganado por el AT-29 e impugnado por Hawker Beecraft, que finalmente surtió los más de 400 entrenadores turbohélice que requerían las FFAA de Estados Unidos, mediante la entrega de su modelo AT-6 Texan II.

Entre las especulaciones que se han hecho de este nuevo revés, están las relacionadas con las derivadas políticas, considerando el fuerte lobby de Hawker Beechcraft relacionado con la posible pérdida de trabajos en un año de elecciones. En este debate incluso han participado congresistas defendiendo la opción de la empresa estadounidense.

Ahora se suma que ganar el concurso LAS podría ser un pequeño salvavidas para la empresa norteamericana, que tal vez no evite caer en capítulo 11, pero si dilatarlo o hacerlo en mejor pie, después de todo, son US$355 millones en disputa.

Raúl Rios Cavada, Corresponsal en Chile

Eso reveló jefe de las Fuerzas Armadas de ese país, general Martin Dempsey, tras visitar al país. Colombia le pidió a Estados Unidos más helicópteros, aviones espía, 'drones' y asistencia en inteligencia como parte de la nueva estrategia del gobierno quebusca golpear a las Farc y reducir su número de combatientes a la mitad en los próximos dos años.

Según Dempsey, que habló con los periodistas que lo acompañaron al viaje, los funcionarios colombianos le explicaron que los nuevos recursos servirían como un acelerador de la actual estrategia quebuscaría obtener los resultados previstos en el menor tiempo posible.

Hace poco el ministerio de Defensa anunció un nuevo plan que busca atacar las estructuras guerilleras y sus mandos medios. Parte de ese esfuerzo es lo que se conoce como 'Espada de Honor',estrategia responsable de los golpes recientes contra la guerrilla como los que se registraron en Arauca esta semana.

Sistemas FABA ha entregado el LBTS (Land Based Training Site) del Sistema Integrado de Control de Plataforma (SICP) de los Buques de Vigilancia Litoral y Patrulleros Oceánicos de Vigilancia que Navantia está construyendo para la Armada de la República Bolivariana de Venezuela. La firma del acta de entrega tuvo lugar el pasado 20 de marzo en el aula del complejo CONASOP de la Base Naval Agustín Armario Puerto Cabello (Venezuela) donde han quedado instalados todos los equipos que lo integran.

La principal funcionalidad del LBTS del SICP es el adiestramiento de las futuras dotaciones en el manejo de la plataforma. Para ello se ha simulado la propulsión, gobierno, planta eléctrica, sistemas auxiliares y sistemas de averías tanto de los Buques de Vigilancia Litoral como de los Patrullero Oceánicos de Vigilancia. Además permite realizar tareas de mantenimiento software de dichos buques: instalación de software de consolas de operador y de autómatas programables del SICP.

El presidente de la República, Hugo Chávez Frías, aprobó más de 100 millones de dólares para la adquisición de 2.000 vehículos destinados a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb), informó este miércoles el ministro para la Defensa, general en jefe Henry Rangel Silva, durante una visita en la base naval Juan Crisóstomo Falcón, ubicada en Punto Fijo, estado Falcón.

Asimismo, el Jefe de Estado le dio el visto bueno a 103 millones de euros para la compra de ocho buques de vigilancia costera, de fabricación española, detalló el ministro en declaraciones reseñadas por el Comando Estratégico del la Fanb a través de su cuenta en Twitter @ceofanb.

El submarino Sábalo (S-32) cumple actualmente con jornadas de adiestramiento y, en ése sentido, partió el pasado jueves de la Base Naval Contralmirante Agustín Armario de esta ciudad hacia el estado Anzoátegui.

La prensa oriental ha reseñado la presencia de este submarino adscrito a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb) en la ciudad de Barcelona. Según se conoció, la visita se extenderá hasta el día de hoy.

Trascendió que se trata de adiestramientos rutinarios y que a bordó del Sábalo se encuentran 42 tripulantes. Este submarino fue repotenciado en Diques y Astilleros Nacionales C.A. (Dianca) y en enero del 2011 se realizó el acto de reafirmación del pabellón.