Un grupo de veteranos de las guerras estadounidenses en Vietnam y Bosnia protestó ayer frente a la entrada de la garita de San Ysidro, en California, ante amenazas del Gobierno de deportarlos por ser indocumentados.
“Es una injusticia, es un sistema de leyes de migración que no sirve”’, dijo el ex infante de marina Valerio Valenzuela, quien participó en la guerra en Vietnam de 1968 a 1971, cuando fue dado de baja con honores y el Pentágono le otorgó la Estrella de Bronce por salvar a varios compañeros.
“¿Cómo es posible que 40 años después de que fuimos a la guerra por este país, que queremos como nuestro país, porque por eso lo defendimos, ahora nos digan que nos tenemos que ir porque somos indocumentados?”, aseveró el veterano, indignado. 
Valenzuela fue a la protesta que se realizó en la garita más transitada entre México y EU vestido con el uniforme de gala de los infantes de marina. 
El hermano de Valerio, Manuel, participó también en la guerra en Vietnam, pero de 1971 a 1974. De acuerdo con Manuel, en las conmemoraciones del Día del Veterano los honra la comunidad, los policías, los bomberos, “pero las autoridades de migración ya nos avisaron que nos van a deportar”.

NTX

La caravana de discapacitados que llegó hoy a La Paz tras recorrer Bolivia en sillas de ruedas o con muletas durante 100 días, para pedir al presidente Evo Morales un subsidio, terminó con choques violentos cuando la Policía reprimió su intento de llegar al Palacio de Gobierno. 
Los discapacitados marcharon 1.400 kilómetros por carreteras de cinco de las nueve regiones del país, para tratar de sensibilizar a Morales, hasta ahora sin éxito, y pretendían entrar a la plaza Murillo, donde está el Palacio Quemado, sede de la Presidencia, resguardada por cientos de antidisturbios.
Oficiales de la Policía explicaron que la orden del Gobierno era impedir el paso de la marcha hasta la plaza, lo que desató violentos choques que duraron casi dos horas. Los discapacitados, algunos semidesnudos para mostrar sus lesiones, usaron sus muletas y partes de las sillas de ruedas para enfrentarse a los policías, según comprobaron corresponsales de Efe. 
Los agentes golpearon a los manifestantes con sus escudos, lanzaron gases lacrimógenos y usaron descargas eléctricas, aplicándolas a los metales de las sillas de ruedas, lo que originó una mayor reacción de los discapacitados y la solidaridad de gente que pasaba por el lugar. 

Ante la proximidad de una cirugía que lo alejará del país en medio de la campaña electoral, el presidente Hugo Chávez buscó el jueves mostrarse fuerte físicamente, reavivó críticas a sus adversarios políticos y recibió un emotivo respaldo de sus seguidores.
Chávez, quien busca una tercera reelección y que por vez primera estará alejado físicamente de su electorado por estar obligado a someterse a una nueva cirugía, prometió a sus partidarios regresar vitalizado para enfrentar una dura contienda.
El líder izquierdista viajará el viernes a La Habana, Cuba, donde se someterá a una nueva operación por una "lesión" que apareció en el mismo lugar donde le fue extraído un tumor canceroso hace ocho meses. En esta ocasión, a diferencia de su primera intervención quirúrgica en junio del 2011, "vamos con calma, mejor preparados, físicamente, espiritualmente y nosotros vamos a enfrentar esa nueva batalla... vamos a salir bien parados", dijo Chávez en un mensaje a la nación transmitido por radio y televisión
Tras una larga reunión de gabinete transmitida también al país, el presidente se desplazó al Teatro Teresa Carreño a fin de encabezar un acto político de apoyo organizado por simpatizantes.
En esa ceremonia juramentó al comando de campaña electoral con miras a los comicios generales del 7 de octubre. "Todo el pueblo venezolano; esto (el teatro) está pleno, desbordado de pasión, de frenesí... no hay espacio para la tristeza ni para el dolor", expresó el gobernante.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, será operado los primeros días de la próxima semana en Cuba de una lesión que podría ser cancerígena, pero seguirá gobernando desde la isla por el tiempo que sea necesario porque el parlamento le permitió salir del país sin que designe un sustituto. El mandatario socialista dijo que viajará el viernes a La Habana para prepararse para la intervención, que determinará la gravedad de la lesión hallada en la misma zona donde le fue extirpado el año pasado un tumor maligno del tamaño de una pelota de béisbol.
El resultado de la intervención será clave para el escenario político del país petrolero sudamericano, que en octubre irá a las urnas para decidir si Chávez sigue al mando por otros seis años o si un frente opositor llega al poder tras 13 años ininterrumpidos de liderazgo del militar retirado.
"La intervención quirúrgica será los primeros días de la próxima semana, lunes o martes (...) Seguramente estaré en Cuba durante varios días. Aún no sabemos exactamente cuántos, pero no serán muchos", dijo Chávez durante un consejo de ministros que duró unas tres horas y media y fue transmitido por cadena nacional de radio y televisión.

La Armada estadounidense anunció el pasado jueves que iniciará en el año fiscal 2014 el traslado de destructores de misiles emplazados ahora en la costa oriental de EEUU a la base aeronaval de Rota, en el sur de España, para integrarlos en el futuro escudo antimisiles para Europa.

El secretario de la Armada, Ray Mabus, citado por la publicación Navy Times, precisó que los destructores Ross, Donald Cook y Porter, emplazados en Norfolk, Virginia, se desplazarán a España en el año fiscal 2014, y el destructor Carney, que se encuentra en Mayport, Florida, en el año fiscal 2015.

El año fiscal en EEUU empieza el 1 de octubre y termina el 30 de septiembre.

Mabus celebró la decisión española de acoger en la base de Rota cuatro destructores equipados con sistemas Aegis y recordó que ambos países comparten “una larga historia de cooperación” y que sus fuerzas navales “desarrollaron una interoperabilidad considerable”.

Anteriormente, la Armada estadounidense anunció la intención de enviar a la base de Rota unos 1.300 militares y empleados civiles, a quienes acompañarán unos 2.100 familiares. La última vez que EEUU emplazó un navío en la base de Rota fue en verano de 1979, dijo el subteniente Jason Fischer, portavoz de la base.

Además de los destructores en Rota, EEUU planea instalar un radar terrestre y sistemas interceptores que se conocen bajo el nombre de Aegis Ashore en Rumanía, en 2015, y en Polonia, en 2018.

Rusia y la OTAN quedaron en cooperar en noviembre de 2010 en materia de defensa antimisil en Europa pero sus negociaciones se atascaron más tarde porque Washington rehúsa ofrecerle a Moscú garantías legales de que el futuro escudo antimisiles no apuntará contra el potencial estratégico de Rusia.

RIA Novosti