Entre los días 15 y 19 de febrero, el buque de la Armada LSDH 91 Sargento Aldea, en su travesía a Chile desde Francia, realizó apoyo a las Operaciones de Paz de la Misión de Naciones Unidas para la Estabilización en Haití (Minustah).

El operativo consistió en el embarque de vehículos militares y pertrechos desde Puerto Príncipe, capital de Haití, al buque a través de maniobras anfibias con las barcazas Fuentes y Reyes, pertenecientes a la unidad, en coordinación con la Compañía de Ingenieros de Construcción Horizontal del Ejército y el Grupo de Helicópteros de la Fuerza Aérea de Chile, desplegado en Haití.

El presidente de la República, Ollanta Humala, dispuso la movilización de los ministros de Estado, el jefe de Defensa Civil y del Ejército Peruano paraatender a las doce regiones del país que están padeciendo fuertes lluvias y graves inundaciones.

“Doce regiones del país están padeciendo lluvias e inundaciones. He dispuesto la movilización de los ministros, Defensa Civil y el Ejército”, escribió en su cuenta en la red social Twitter.

Asimismo, el jefe del Estado expresó su deseo de que las medidas dispuestas logren atender de la mejor forma posible a las poblaciones afectadas.

El Poder Ejecutivo declaró el domingo el estado de emergencia por 60 días en varias localidades de los departamentos de Lima, Áncash y Madre de Diosafectadas por las lluvias, a fin de implementar medidas de contingencia para atender a miles de damnificados y afectados.

EMERGENCIA EN IÑAPARI
Asimismo, Humala declaró en emergencia por 60 días a Iñapari, capital de la provincia de Tahuamanu, donde las lluvias provocaron el desborde de los ríos Yaverija y Acre, que ha afectado viviendas, locales públicos, calles y servicios básicos.

También se aprobó la misma medida en las provincias ancashinas de Huaraz, Carhuaz, Corongo, Huarmey, Huaylas, Pallasca, Pomabamba, Sihuas, Huari y Santa por las fuertes lluvias y desbordes.

Las fuertes lluvias también se vienen registrando en Puno, Tumbes, Chiclayo, Apurímac, Huánuco, Arequipa, Ica, Cusco, entre otras.

elcomercio.pe

Más de 500 mil monedas de oro y plata halladas en 2007 fueron llevadas el viernes a España. Perú apeló a la decisión de la justicia estadounidense. El ex ministro de Relaciones Exteriores, José Antonio García Belaunde, señaló hoy que el Perú cuenta con argumentos de fuerza para apelar ante la justicia estadounidense por el fallo que entregó a España un cargamento de monedas de origen peruano halladas en un galeón colonial hundido de la época de la colonia.

Al respecto, saludó la apelación formulada por el Perú pues el fallo, dijo, omite que el dinero se produjo en nuestro país, que las monedas se acuñaron aquí y que había una lista de peruanos y colombianos “que enviaron dinero a España a través de esa embarcación”, hundida por naves inglesas en 1804.

En declaraciones a Andina, el ex canciller indicó que el principio de sucesión de Estados ampara al Perú en su causa, pues privilegia el derecho del Estado sucesor (Perú) sobre el del Estado predecesor (España).

Apuntó además que la Convención de Derecho del Mar avala la posición peruana, porque la norma señala que si un tesoro es hallado en aguas internacionales, pertenece al país de origen.

elcomercio.pe

Parado sobre la maleta de madera que la heredó de su hermano mayor, cuando hizo la conscripción hace 3 años, Wilmer Ordóñez esperaba en fila la mañana de ayer para entregar su cédula y acuartelarse en la Base de Movilización Occidental de las Fuerzas Armadas, ubicada en las avenidas Pedro Menéndez Gilbert y Democracia.
Ordóñez, de 19 años, integraba el grupo de 50 jóvenes, entre 18 y 22 años, que se presentaron a la primera llamada que realizó el Comando Conjunto de las FF.AA. a los ciudadanos nacidos desde 1989 hasta 1993.
Otro de los jóvenes que llevó una maleta de madera fue Miguel Soledispa, de 18 años, a quien también su hermano le heredó el baúl hace 5 años.
A la Base de Movilización de esta ciudad llegaron por la mañana cerca de 500 aspirantes, algunos solos y otros acompañados de sus familiares.
Unos madrugaron cerca de la 01:00 para estar entre los primeros y ser sometidos a los exámenes médicos, como las pruebas de VIH, físicas y psicológicas. Posteriormente entregaron sus documentos y llenaron una hoja con sus datos personales.
Afuera del recinto militar, Manuela Mortilla lloraba mientras su hijo, Josué Marín, se sometía a las pruebas físicas para culminar el proceso.

Tras la formación, el inspector retuvo a los estudiantes de un paralelo del séptimo año. Primero les llamó la atención y luego los sancionó físicamente. Los sometió a ejercicios físicos: patitos con subida y bajada de las gradas del liceo. Ese relato se recoge en un informe que el 14 de diciembre pasado presentaron los padres de familia de dos estudiantes de este centro de estudios manejado por la Policía.

El documento, en el que se habla de los supuestos abusos a los que fueron sometidos tres alumnos, se hicieron públicos en esta semana. La denuncia llegó a la Comisión Ecuménica de Derechos Humanos (Cedhu). El reporte indica -además- que a los alumnos, de entre 10 y 12 años, les obligaron a arreglar en cinco minutos una cartelera del colegio que estaba destruida. “El inspector les sancionó y les mandó a correr 23 vueltas en el patio. Debemos decir que los chicos no sabían quién o quiénes destruyeron la cartelera…”, dicen los padres en el documento.

¿Quién ordenó esos castigos?

El reporte indica que fue Javier O., el inspector de primaria del Liceo Policial. En Asuntos Internos de la Policía se abrió una investigación y se solicitó un informe. Una diligencia de contestación a la denuncia se efectuó la tarde de este viernes. En esta compareció el Rector del colegio. Frente a esas denuncias, el inspector indicó, en otro informe, que el comportamiento de los estudiantes no era el adecuado porque no le permitían trabajar a la maestra y era casi imposible dictar clases. “En tal virtud se procede a dialogar y preguntarles (a los alumnos) cuál es el motivo de su comportamiento y alternando con el diálogo se les realiza actividad física controlada, que no excedió de dos o tres minutos…”.