Imprimir
Categoría: África
Los manifestantes sudaneses en el centro de Jartum (capital) después del derrocamiento del presidente Omar al-Bashir, 11 de abril de 2019.
Los manifestantes sudaneses en el centro de Jartum (capital) después del derrocamiento del presidente Omar al-Bashir, 11 de abril de 2019.

www.fuerzasmilitares.org (11ABR2019).- El Ejército de Sudán ha tomado este jueves el control del país tras derrocar al presidente Omar al-Bashir, en el poder desde 1989.

Según el ministro de Defensa de Sudán, Awad Ahmed Benawf, se ha declarado estado de emergencia en todo el país durante tres meses y un “consejo militar” sustituirá por dos años al presidente, que actualmente está detenido por el Ejército.

Además, la Constitución del país —redactada en 2005— ha sido suspendida y ha entrado en vigencia un alto el fuego a nivel nacional, que incluye las regiones devastadas por la guerra como Darfur (oeste).

El consejo militar ha cerrado asimismo las fronteras del país y el espacio aéreo hasta otro anuncio. Igualmente, las próximas elecciones presidenciales serán convocadas cuando termine el período de transición.

Las protestas en Sudán estallaron a mediados de diciembre de 2018 después de que el Gobierno triplicó el precio del pan, en un país sumido en la crisis económica, pero pronto se tornaron en contra del presidente Al-Bashir.

Miles de manifestantes sudaneses permanecieron cinco días concentrados frente al cuartel general de las Fuerzas Armadas en Jartum, la capital, reclamando la renuncia del mandatario.

Aún se desconoce la verdadera intención de los indignados. El rechazo de los manifestantes a sus nuevos gobernantes –es decir el Ejército– ha aumentado los temores de que se desate un derramamiento de sangre, si los militares optan por la vía de la represión.

Es más, la decisión del Ejército de imponer el jueves un toque de queda fue el desafío más inmediato para los activistas a favor de la democracia.

Ahmed al-Montasser, un portavoz de la Asociación de Profesionales de Sudán (SPA, por sus siglas en inglés), que ha estado organizando los actos de protesta masivos, ha subrayado que la toma del poder por los militares es inaceptable.

Un comunicado de las Fuerzas de la Declaración de Libertad y Cambio, una coalición de los grupos de la sociedad civil, ha acusado al Ejército de perpetrar un “golpe de Estado interno y militar”.

Hay informes de muchedumbres coreando consignas contra los miembros de las Fuerzas Armadas en Atbara, Medani y otras ciudades.

El Ejército ha desempeñado un papel importante en una serie de los disturbios políticos en África, a veces explotando la ira popular ante la mala gestión económica de los gobernadores autoritarios para provocar cambios que, a menudo, no atienden las demandas de los pueblos en pro de la democracia.

Las Fuerzas Armadas de Sudán se granjearon la voluntad de los ciudadanos al protegerlos de los servicios de seguridad progubernamentales en los últimos días.

No obstante, un grupo de las autoridades sudanesas denuncia la injerencia de otros gobiernos en los asuntos internos del país. La inteligencia de Sudán opina que los disturbios que han azotado el país en los últimos meses habían sido organizados por el régimen Israel y ciertos Estados occidentales, encabezados por EE.UU.

Varios expertos en política internacional tambien aseguran que países árabes, como Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos (EAU), también están implicados en la actual crisis de Sudán, en especial después de que el presidente Al-Bashir viajó a Damasco para reunirse con su par sirio, Bashar al-Asad.

Al-Bashir, contra quien pesa una orden de arresto a nivel mundial emitida por la Corte Penal Internacional (CPI), consideró “legítimo” el clamor del pueblo por sus derechos y disolvió el pasado 22 de febrero el Gobierno para evitar que la actual crisis se profundizara.

 

Hispantv.com