El movimiento islamista Hermanos Musulmanes, que actualmente es la principal fuerza política en Egipto, creó un partido en la vecina Libia, informó la víspera el portavoz de la formación, Mohamed Gaair citado por agencias internacionales.

Según Gaair, la creación del Partido Justicia y Desarrollo, que defenderá la construcción de una sociedad basada en los valores religiosos, fue anunciada el sábado en un congreso del movimiento que reunió a más de 1.400 personas.

El nuevo partido tendrá al frente a Mohamed Sawan, un gerente de hotel natural de Misurata que fue preso político durante el régimen del ex  libio, Muamar Gadafi.

El jefe del Consejo Nacional libio de Transición (CNT), Mustafa Abdel Jalil, alertó a sus conciudadanos sobre el peligro de que Libia se convierta en “una confederación regional y tribal”, escribe hoy la prensa egipcia.

“Si antes había recelos de que Libia pudiera dividirse en tres partes autónomas, hoy afronta la amenaza de transformarse en una confederación de ciudades, aldeas, regiones y zonas tribales”, manifestó Abdel Jalil.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, prorrogó por otro año algunas de las sanciones que impuso el 25 de febrero de 2011 contra el ex líder de Libia, Muamar Gadafi, sus familiares y los miembros de su Gobierno, informó la Casa Blanca.

En una carta al Congreso, el mandatario estadounidense confirmó que Washington inició el proceso de supresión de las sanciones contra Trípoli ante los cambios positivos que tienen lugar en el país norteafricano, como la caída del régimen de Gadafi.

“No obstante, la situación en Libia continúa siendo una amenaza más que seria para la seguridad nacional de EEUU, y nos vemos obligados a tomar medidas de prevención”, explicó Obama.

Argelia se negó a extraditar a la familia del asesinado líder libio Muamar Gadafi a las nuevas autoridades de Libia, informó una fuente del gobierno argelino, citada por la prensa árabe.

Según la fuente, la postura de Argelia se debe a que ni la Corte Penal Internacional (CPI) ni la INTERPOL hizo la petición correspondiente, además, las nuevas autoridades libias hasta el momento tampoco han hecho la solicitud oficial para la extradición de los familiares de Gadafi hacia Trípoli.

Hace unos días Libia exigió a países árabes vecinos que extraditen a Trípoli a todos los miembros de Gadafi que se encuentran hasta la actualidad en sus territorios. En el caso de no cooperar con Trípoli en lo que respecta a los Gadafi, las autoridades libias advirtieron que reconsiderarán el desarrollo ulterior de las relaciones bilaterales con dichos países.

Desde otoño del año pasado la viuda de Gadafi, Sofía, su hija Aisha y tres de sus hijos, Mohamed, Hannibal y Aisha, se encuentran en Argelia que los acogió por razones humanitarias.

Durante nueves meses que duró la rebelión en Libia murieron miles de personas como consecuencia de los enfrentamientos entre los detractores y seguidores de Gadafi y la economía petrolera del país fue seriamente afectada.

Muammar Gadafi, que estuvo en el poder 42 años, fue asesinado probablemente por seguidores del Comité Nacional de Transición (CNT) en las inmediaciones de Sirte, su ciudad natal.

Junto con el ex dirigente libio fueron asesinados su hijo Muatasem y el ex ministro de Defensa. Según algunas fuentes y videos difundidos por la prensa, Gadafi y Muatasem fueron sometidos a tortura antes de ser ajusticiados, aunque las nuevas autoridades lo niegan.

RIA Novosti

Mohamed Mursi, presidente del partido egipcio Libertad y Justicia, brazo político del movimiento los Hermanos Musulmanes, declaró hoy que su partido puede revisar los acuerdos sobre la paz con Israel si EEUU continúa su presión sobre El Cairo por el escándalo de financiación de las ONGs.

“Podemos revisar los Acuerdos de Camp David sobre la paz con Israel si EEUU continúa su chantaje de negar ayuda financiera a Egipto por la investigación de la financiación ilegal de las ONGs”, dijo el líder de ese partido que tiene la mayoría en el parlamento de Egipto.

Asegún Mursi, la concesión de la ayuda estadounidense es obligatoria porque forma parte de los acuerdos sobre la paz con Israel, cuyo garante es Washington.