Mohamed Morsi, de 60 años, se convirtió este sábado en el primer presidente civil de Egipto al jurar el cargo ante el Tribunal Constitucional.

El nuevo presidente, candidato del otrora proscrito movimiento de los Hermanos Musulmanes, juró defender la independencia, soberanía e integridad territorial de Egipto, las leyes y el orden constitucional.

“A partir de esta fecha, Egipto será un Estado moderno que se sustenta en la Constitución y cuya fortaleza radica en el pueblo, su historia y sus convicciones”, manifestó Morsi. Se comprometió a garantizar la autonomía de los poderes judicial y legislativo, así como su independencia del ejecutivo.

El jefe del Tribunal Constitucional felicitó a Morsi con motivo de su investidura y resaltó que “es el primer presidente de Egipto elegido democráticamente por el pueblo”.

La víspera, Morsi prestó juramento simbólico ante miles de personas congregadas en la plaza Tahrir de El Cairo, principal escenario de la revuelta que barrió del poder a Hosni Mubarak en 2011.

El nuevo presidente se impuso en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales al obtener en las urnas un 52% de los sufragios. Es el primer mandatario civil en la historia moderna de Egipto. Sus antecesores, incluido Mubarak, eran militares de carrera.

El Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, junta militar que gobernó en Egipto tras la dimisión de Mubarak y hoy traspasa los poderes a Morsi, se reserva sin embargo una serie de atribuciones importantes, en particular, las funciones legislativas después de que el Tribunal Constitucional decretara la disolución del Parlamento.

El Gobierno de Egipto está dispuesto a cumplir la totalidad de sus contratos militares con Rusia, comunicó hoy el vicedirector de la corporación rusa Rosoboronexport, Ígor Sevastiánov.

“El Ministerio egipcio de Defensa reafirmó que va a implementar todos los contratos suscritos con Rusia, quizás, con algunos correctivos”, declaró Sevastiánov en el marco del foro “Tecnologías de construcciones mecánicas 2012” que se está celebrando en Zhukovski, una ciudad satélite de Moscú.

Agregó que “es posible y necesario trabajar con los egipcios”, a quienes calificó de “excelentes pagadores”.

El funcionario ruso hizo esta declaración un día antes de la investidura de Mohamed Morsi, cuando todo el mundo se pregunta hasta qué punto el nuevo presidente egipcio, candidato del movimiento de los Hermanos Musulmanes, respetará los compromisos internacionales de El Cairo.

Al comentar el futuro de los contratos militares con Libia, otro país árabe que cambió de gobierno a raíz  una revuelta popular en 2011, Sevastiánov dijo que “las nuevas autoridades desean continuar la cooperación técnica militar con Rusia. Definió a los militares libios como “clientes muy difíciles, duros y exigentes”. “Es comprensible porque muchos estudiaron en la URSS o en Rusia”, añadió.

El director adjunto del Fondo Monetario Internacional (FMI), Zhu Min, afirmó que si se calcula el precio de la contaminación, que refleje el daño que provoca al ambiente, esto contribuiría a "desacelerarla" en el mundo, según un artículo publicado en el portal de la revista "América Economía".

En el artículo titulado "El precio del futuro que queremos", Zhu Min afirmó que "al lograr que los precios reflejen el daño ambiental se ayudará a desacelerar la contaminación, porque se incentivará a que gente y empresas modifiquen su conducta y dejen de realizar actividades y elaborar productos que contaminan al planeta".

El costo de la contaminación es un cálculo que se está tratando de unificar sobre el costo que tendrían que pagar personas y empresas para resarcir los daños al ambiente debido a sus actividades económicas. Zhu recordó que el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-Moon, promueve "El futuro que queremos", una visión que "abarca la vitalidad de la economía mundial, la armonía de nuestra sociedad mundial, el cuidado de nuestro legado mundial".

El enviado del presidente de Rusia para Africa, Mikhail Margelov, exhortó hoy a los "Amigos de Libia" a que brinden asistencia al país de Africa del Norte para que enfrente los retos en seguridad y avance en la reconstrucción nacional.

Margelov dijo que los "Amigos de Libia", una organización internacional de países occidentales y de Estados miembros de la Liga Arabe, no deben ayudar al país solamente en la letra.

"La revolución (libia) destruyó las estructuras de poder y las instituciones de aplicación de la ley. Además, Libia quedó llena de armas después de la guerra civil", señaló Margelov a los reporteros.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, llamó hoy al presidente electo egipcio Mohamed Morsi y le prometió que Estados Unidos seguirá apoyando la transición en el país árabe.

Al expresar sus felicitaciones a Morsi, quien como candidato de la Hermandad Musulmana de Egipto fue declarado hoy el ganador de la segunda vuelta presidencial, Obama destacó que "Estados Unidos seguirá apoyando la transición de Egipto hacia la democracia y apoyará al pueblo egipcio mientras cumple la promesa de su revolución".

Obama "enfatizó su interés de trabajar junto con el presidente electo Morsi, con base en el respeto mutuo, para avanzar en los múltiples intereses compartidos entre Egipto y Estados Unidos", dijo la Casa Blanca y señaló que ambos afirmaron su compromiso con avanzar la relación Estados Unidos-Egipto.