Ejército EgipcioEl Ejército egipcio está desplegando vehículos blindados ligeros en el Sinaí para sustituir a los tanques que con su presencia en la zona de la frontera han despertado preocupaciones en Israel, según dijeron el martes fuentes de seguridad.Una fuente dijo la semana pasada que el Ejército había empezado a retirar parte de los tanques desplegados dentro de una operación contra grupos armados que atacaron y mataron a 16 guardias fronterizos el 5 de agosto.

El desorden se ha extendido en el Sinaí desde la caída el año pasado del presidente Hosni Mubarak. Los analistas dicen que los islamistas con posibles lazos con Al Qaeda han ganado terreno, lo que ha alarmado a Israel.

Los incidentes se han registrado en su mayoría en el Sinaí Norte, donde mucha gente tiene armas y tribus beduinas se quejan desde hace tiempo de abandono por parte del Gobierno central. Dicen que no han visto beneficios de los crecientes complejos turísticos del Sinaí.

Cientos de soldados, junto con tanques, vehículos blindados y helicópteros fueron enviados a la zona en una operación conjunta con la policía para atacar escondites milicianos, detener sospechosos y capturar armas como cohetes.Pero las autoridades israelíes han expresado en privado su preocupación por el despacho de armas pesadas a zonas donde se impusieron restricciones al despliegue de armas en un tratado de paz de 1979, el primero semejante alcanzado por Israel con un estado árabe."

Veinte tanques han sido retirados del sector central de Sinaí hacia Suez", dijo una fuente de seguridad, añadiendo que unos 20 vehículos blindados han llegado a la ciudad de Al Arish, el centro administrativo del Sinaí Norte.

Rebeldes siriosAsí, por ejemplo, según los datos del diario británico The Sunday Times, el suministro de armas procedentes de Libia al llamado Ejército Libre Sirio ya se realiza a gran escala. El armamento llega a las manos de los rebeldes sirios a través del puerto libanés de Trípoli, según el rotativo.

A pesar de que los militares del Líbano han informado sobre la interceptación de solo un barco cargado con armas de origen libio, desde entonces al menos siete embarcaciones con esas armas a bordo han atracado en las costas libanesas, según los medios occidentales.

Los rebeldes sirios, integrantes del Ejército Libre Sirio, recogen el armamento de los barcos en la noche. Luego llevan ametralladoras, lanzagranadas, lanzacohetes portátiles, fusiles automáticos etc. a un campamento militar que han creado en el norte del Líbano.

De allí las armas se trasladan a través de la frontera al territorio sirio. Los barcos de la ONU que patrullan las aguas internacionales cerca del Líbano son el único obstáculo en el camino de las armas libias hacia el país árabe, pero, por lo visto, sus esfuerzos no son suficientes. No obstante, parece que los arsenales del coronel Gaddafi no son la única fuente de armas para los rebeldes sirios.

Cumbre de los no alineadosEgipto pidió este jueves una intervención para detener el baño de sangre en Siria, diciendo en una reunión de 120 países que era su deber oponerse al ‘régimen opresivo’ de Bashar al-Assad, lo que llevó a los representantes sirios a retirarse del encuentro.

El presidente Mohamed Mursi, elegido hace dos meses después de que un levantamiento popular derrocara al líder egipcio Hosni Mubarak, dijo que Assad había perdido legitimidad en su lucha por combatir una revuelta de 17 meses de duración en la que 20.000 personas perdieron la vida.

El punzante discurso de Mursi a una cumbre de líderes no alineados, organizada por Irán, el aliado chií de Assad, llevó al canciller sirio a acusar al moderado líder islámico suní de incitar a un mayor baño de sangre en su país.

El ataque político al presidente sirio se dio mientras los rebeldes decían que habían derribado un avión de combate en el norte del país, donde la fuerza aérea ha estado bombardeando ciudades en manos de la oposición en una feroz contraofensiva contra los insurgentes.

Fue el último ataque de los enemigos de Assad sobre la potencia aérea en la que el mandatario ha confiado cada vez más para combatir el levantamiento.

Los rebeldes dijeron esta semana que atacaron una base militar en el norte del país y derribaron un helicóptero que estaba bombardeando un distrito de Damasco.

"El baño de sangre en Siria es una responsabilidad que pesa sobre nuestros hombros y debemos saber que el baño de sangre no podrá terminar sin una interferencia efectiva de todos nosotros", sostuvo Mursi.

"Todos tenemos que anunciar nuestra solidaridad completa con la lucha de quienes buscan libertad y justicia en Siria y traducir esta solidaridad en una visión política clara que apoye una transición pacífica a un sistema democrático de reglas que refleje las demandas de libertad del pueblo sirio", agregó.

Sus palabras llevaron al ministro de Relaciones Exteriores de Siria, Walid al-Moualem, a retirarse de la reunión, quejándose de que Mursi estaba incitando a los combatientes a "continuar el derramamiento de sangre siria", reportó la televisión estatal siria. 

Los vehículos militares emprendieron retorno a su base en Ismailiya, al otro lado del Canal de Suez.El Ejército egipcio retiró ayer sus tanques de la zona fronteriza con Israel, según informaron testigos en el norte de la península del Sinaí. 

Los testigos señalaron que los tanques fueron cargados en vehículos preparados para ello y trasladados más al oeste, hacia la zona fronteriza de Al Arish, citó DPA. 

El Ejército egipcio utilizó tanques durante su ofensiva Águila contra milicianos salafistas, tras el ataque el pasado 5 de agosto contra un puesto fronterizo que costó la vida a 16 soldados egipcios. 

Israel exigió después a Egipto la retirada de los tanques y de las tropas, al considerar que violan los acuerdos de paz de Camp David. 

Analistas señalaron mientras tanto que la primera ronda de negociaciones entre un equipo enviado por el presidente egipcio Mohamed Mursi y los líderes de los militantes salafistas radicales en las ciudades de Rafah y Sheij Suweid transcurrió con éxito. 

Según las fuerzas de seguridad, expertos desartificieros desactivaron un explosivo en un edificio de la universidad privada Sinaí, compuesto por dos granadas de mano y un explosivo a distancia y colocado en un bolso. 

Juan José ImbrodaEl presidente de la Ciudad Autónoma de Melilla, Juan José Imbroda, ha valorado la "implicación" de Marruecos en la lucha contra la inmigración ilegal y ha recordado que en 2005, cuando Melilla padeció avalanchas de miles de subsaharianos, el país vecino "no colaboró". La diferencia hoy, ha dicho el jefe del Ejecutivo local, es "notablemente abismal", dado que existen unas "excelentes" relaciones con Marruecos.

Imbroda, en declaraciones a los periodistas este pasado jueves durante la presentación del cartel de toros de la Feria de Melilla, ha afirmado que en 2005 eran "miles de subsaharianos" los que se habían instalado en "campamentos alrededor de la ciudad" y, como Marruecos "no colaboraba", la Unión Europea (UE) tuvo que reunir a la Comisión correspondientes para negociar con el reino alauita.

Pero en la actualidad, según ha subrayado el presidente de Melilla, las relaciones con Marruecos son "excelentes" y están "clarísimas". "Marruecos está colaborando intensamente contra la inmigración ilegal", ha comentado Imbroda, quien ha rememorado que incluso un policía marroquí falleció el pasado mes de julio al intentar detener una entrada de 'sin papeles' a España.