Miles de libios tomaron las calles hoy, de manera espontánea, para celebrar el primer aniversario de la rebelión que derrocó al ex dictador Muamar Gadhafi, quien gobernó Libia por cuatro décadas.  

Aunque no se programaron actos oficiales para marcar la fecha, en la ciudad de Bengazi, lugar de nacimiento de la sublevación; la capital Trípoli y la portuaria Misurata, tuvieron lugar las mayores celebraciones populares con fuegos artificiales.  

Multitudes se congregaron en la Plaza de los Mártires de Trípoli y en la Plaza de la Libertad de Bengazi, donde las nuevas autoridades libias establecieron puestos de control adicionales para detener a posibles seguidores de Gadhafi que 'quisieran interrumpir la fiesta'.  

Las celebraciones comenzaron a primera hora de este viernes cuando hombres, mujeres y niños salieron a las calles de varias ciudades del país ondeando banderas y coreando frases de libertad y justicia, de acuerdo con reportes del canal árabe de noticias Al Arabiya.  

''A pesar de los problemas que subsisten en el país, este es un día increíble y queremos celebrar', dijo Sarah, estudiante de 22 años en Trípoli, 'sólo miren lo que se logró el año pasado'', añadió.  

La vida de muchas personas en Libia ha mejorado desde que terminó la rebelión -con el respaldo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN)- contra Gadhafi, capturado y muerto en octubre pasado, sin embargo aún quedan muchos retos para las nuevas autoridades del país.  

Como trata de construir un Estado democrático, el gobernante Consejo Nacional de Transición (CNT) está luchando por imponer su autoridad en un país inundado con armas y formar una fuerza nacional eficaz de la policía y el ejército.  

Las milicias fuertemente armadas han aumentado en este 'vacío de poder', labrando feudos locales, y aunque sus combatientes dicen que son leales al CNT, sólo obedecen a sus propios comandantes, quienes a menudo chocan entre sí debido a disputas por el control.  

Ezzieddin Agiel, profesor de ingeniería en la Universidad de Trípoli, opinó que la inseguridad podría socavar las elecciones de junio próximo con las que se busca construir un Estado democrático y una nueva Constitución.  

''El mayor logro de la revolución era acabar con el régimen de Gadhafi y poner fin a la corrupción de su familia, se logró. Pero la debilidad de las instituciones políticas puede conducir a Libia hacia serios problemas'', agregó.  

Según la prensa árabe, los retos del nuevo gobierno libio son muchos, como la reconstrucción de la envejecida y dañada infraestructura, fomentar las instituciones del Estado, revivir la economía e impulsar los sistemas de salud, judicial y educativo.  

Pero el desafío inmediato es controlar a los miles de ex rebeldes que se convirtieron en poderosas milicias, que 'han desarrollado intereses propios a los que se rehúsan a renunciar' y representan una amenaza para la seguridad en Libia, advierten expertos.  

Estas milicias armadas son ahora rivales y de manera regular chocan entre sí causando víctimas.  

Esa amenaza ha sido advertida por organizaciones internacionales que promueven la defensa de los derechos humanos, como Human Rights Watch y Médicos Sin Fronteras, así como Amnistía Internacional (AI), que este viernes denunció la peligrosidad de las milicias libias. 

''Las milicias armadas cometen abusos generalizados a los derechos humanos de manera impune, alimentando la inseguridad y obstaculizando la reconstrucción de las instituciones del Estado", precisó AI en un nuevo informe.  

''Es imperativo que las autoridades libias demuestran firmemente su compromiso para dar vuelta a la página de décadas de violaciones sistemáticas y frenen a las milicias, investigando sus abusos y enjuiciando a sus miembros'', puntualizó. 

NTX

La Unión Europea desbloqueará activos del Banco Central de Libia y del banco Libyan Arab Foreign Bank congelados en el territorio comunitario en el marco de las sanciones impuestas al régimen de Gadafi, comunicó hoy el Consejo de Ministros de Finanzas de la UE.

"La decisión entrará en vigor en el momento de su publicación en la Revista Oficial el 22 de diciembre", señala el comunicado.

Los fondos desbloqueados serán destinados para la restauración de la economía libia y el apoyo de las nuevas autoridades del país que sufrió una guerra civil, agrega la nota.

El Consejo de Ministros conservará, al mismo tiempo, el "bloqueo parcial" de los activos del fondo soberano libio Libyan Investment Authority y del fondo de inversión Libya Africa Investment Portfolio, congelados el 16 de septiembre.

RIA Novosti

El embajador de Rusia ante la ONU, Vitali Churkin, pidió la víspera llevar a cabo una investigación exhaustiva de la muerte de civiles en Libia a causa de ataques aéreos de la OTAN, informaron hoy agencias internacionales.

“Lamentablemente, la OTAN ha adoptado una mera postura propagandística, afirmando la ausencia total de víctimas civiles en Libia, lo cual, en primer lugar, es absolutamente improbable, y en segundo, no es verdad”, declaró Churkin.

Según afirmó, la dirección de la alianza todavía no ha presentado ante el Consejo de Seguridad de la ONU ningún detalle respecto a posibles bajas mortales entre la población civil libia.

El diplomático ruso agregó que planteará esta cuestión en la reunión que la entidad internacional prevé celebrar el próximo jueves.

Además, Churkin criticó las declaraciones hechas el pasado 14 de diciembre por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, en las que éste apoyó la operación de la OTAN que, según él, se realizó “en estricta conformidad” con el mandato del Consejo de Seguridad del 17 de marzo de 2011.

“Esperamos que la secretaría de la ONU sea más cautelosa en sus opiniones sobre asuntos de importancia que pertenecen a la competencia del Consejo de Seguridad”, señaló.

La coalición internacional bajo el mando de la OTAN realizó entre marzo y octubre pasado una operación militar en Libia en virtud de la resolución de la ONU que impuso una zona de exclusión aérea sobre el país norteafricano.

El levantamiento armado contra el régimen de Gadafi en Libia se prolongó casi nueve meses. Durante los enfrentamientos entre las fuerzas fieles al Gobierno y la oposición murieron miles de personas, mientras la economía de este país productor de petróleo se vio seriamente afectada.

Muamar Gadafi, que gobernó Libia durante 42 años, fue capturado y asesinado en octubre tras un ataque aéreo de la OTAN en su ciudad natal de Sirte.

RIA Novosti

Más de 5.000 misiles antiaéreos portátiles fueron destruidos en Libia en operaciones conjuntas de técnicos militares libios y estadounidenses, informaron autoridades de EEUU, citadas hoy por agencias.

“Hallamos, desmantelamos y neutralizamos más de 5.000 unidades de misiles antiaéreos portátiles”, dijo el secretario de Estado adjunto estadounidense para Asuntos Políticos y Militares, Andrew Shapiro.

Shapiro añadió que miles de misiles tierra-aire fueron también destruidos durante los bombardeos de la OTAN.

El funcionario, que se encuentra de visita en Libia, llamó la atención sobre la amenaza del posible empleo de misiles antiaéreos portátiles por los terroristas, incluidos atentados contra aviones comerciales.

El secretario adjunto de EEUU precisó que Washington ya gastó seis millones de dólares en operaciones de desmantelamiento de este tipo de armas en Libia.

RIA Novosti

El secretario general de la OTAN, Anders Fog Rasmussen llamó a las nuevas autoridades libias a evitar el tráfico ilegal de armas en el norte de África.

“Ellos (el Consejo Nacional de Transición de Libia) deben jugar un papel responsable en la región y, entre otras cosas, impedir la propagación de las armas en el norte de África”, dijo Rasmussen en una rueda de prensa en Bruselas.

El secretario general de la Alianza Atlántica recordó que el embargo sobre el suministro de armamento a Libia sigue en vigor y su cumplimiento corre a cargo de cada país en concreto.

Además, Rasmussen expresó la disposición de la OTAN de colaborar con las nuevas autoridades del país africano en la reforma del sector de seguridad y de defensa, en caso de recibir la respectiva solicitud.

El levantamiento armado duró unos nueve meses en Libia. En los choques entre las fuerzas leales al régimen gobernante y la oposición murieron miles de personas. La economía del país sufrió un colosal daño material. Muamar Gadafi, que había gobernado Libia durante 42 años, murió asesinado el 20 de octubre en cercanías de la ciudad de Sirte, su patria chica.

El pasado 31 de octubre las fuerzas de la OTAN, al mando de las operaciones armadas en Libia, pusieron fin a la intervención militar y se retiraron del país africano tras una campaña de siete meses.

RIA Novosti