El presidente Abdoulaye Wade perdió las elecciones presidenciales del domingo en Senegal. De 85 años de edad, Wade ha sido presidente del país de África Occidental durante doce años, pero ha sido derrotado por su antiguo aliado, el exprimer ministro Macky Sall, cuando trataba de conseguir un tercer mandato.

Wade ganó la primera vuelta de las presidenciales. Según informó la comisión nacional electoral senegalesa, Abdoulaye Wade consiguió el 34,82% de los votos (942.546) mientras que su principal rival, Macky Sall, obtuvo un 26,57% (719.369) de los sufragios en la primera ronda celebrada el 27 de febrero.

Los otros candidatos que participaron en la primera ronda se aliaron con Sall, que podría haber obtenido aproximadamente el doble de votos que Wade durante la segunda vuelta electoral del domingo.

La Unión Europea (UE) ha confirmado la extensión de su misión Atalanta hasta el fin de 2014 y dio luz verde a una ampliación de su radio de acción, que permitirá a las tropas europeas atacar las bases de los piratas en la costa somalí.

Los ministros de Exteriores del bloque ratificaron el consenso alcanzado la víspera por sus homólogos de Defensa, que repasaron el estado de la operación.

"El propósito de la UE es permitir que se ataquen las instalaciones en tierra desde donde se produce el asalto a los barcos en mar, teniendo por supuesto un enorme cuidado de que esto no se traduzca en víctimas civiles", dijo hoy a su llegada a la cita el ministro español de Exteriores, José Manuel García-Margallo.

"A mi juicio, la situación anterior, en que atacaban, venían y se hacían una foto desde tierra me parece bastante inadmisible", explicó justo antes del inicio del encuentro.

Senegal celebra este domingo la segunda ronda de la elección presidencial en la que el actual presidente, Abdoulaye Wade, busca acceder aun tercer mandato.

El balotaje enfrenta a Wade, de 85 años, con su ex primer ministro, Macky Sall, luego de que ninguno obtuviera la mayoría en la primera ronda.

La campaña para la segunda vuelta ha ocurrido sin incidentes después de al menos seis personas murieran en las protestas antes de la primera ronda de 26 de febrero.

El motivo de las protestas es que el presidente busca su tercer mandato, a pesar del límite constitucional de dos.

El Tribunal Penal de Egipto absolvió hoy a catorce policías acusados de matar a manifestantes durante las protestas que estallaron en el país árabe a principios de 2011, informó el corresponsal de RIA Novosti.

Asimismo, tres oficiales fueron completamente absueltos, mientras los otros once policías fueron condenados a un año de libertad condicional.

La Fiscalía General había acusado a estos oficiales de conspiración para la represión de las manifestaciones antigubernamentales.

En total, durante las revueltas, cerca de la comisaría donde trabajaban los inculpados perdieron la vida 22 personas y otras 40 resultaron heridas. 

RIA Novosti

La historia de África, en muchos de sus capítulos, está ligada a la violencia extrema, a la presencia de largas y sangrientas dictaduras y a la existencia de grupos extremos armados que han arrasado con poblaciones enteras o han reclutado a la fuerza a sus habitantes. Un video lo delata Hace solo unos días, pocas personas tenían idea de quién es Joseph Kony.

Como tantas atrocidades que se cometen en África, las de este criminal ugandés habían pasado mayormente desapercibidas en los medios de comunicación del resto del mundo. Todo cambió en cosa de días, luego de la aparición de un video en YouTube que ya tiene más de 80 millones de visitas.

Kony debe ser, ahora mismo, uno de los hombres más buscados (y repudiados) del mundo. A Kony se lo acusa de dirigir un grupo armado, el Ejército de Resistencia del Señor, mezcla de secta y milicia temida por la crueldad de sus acciones. Por más de 20 años, él y sus hombres implantaron el terror en las comunidades ugandesas y en el sur de Sudán. Su marca distintiva era la extrema violencia para sus víctimas. También se lo acusa de secuestrar a niños y niñas para usarlos como combatientes y esclavos sexuales, nada menos que 50.000, según Unicef.