Si Estados Unidos no replantea su relación con América Latina y da solución a tres de los grandes problemas que lo mantienen al margen -inmigración, Cuba y drogas- ambas regiones seguirán alejándose con consecuencias negativas para todo el Hemisferio.

Ese, a grandes rasgos es el mensaje de un reporte que pública hoy el Diálogo Interamericano, uno de los Centros de Pensamientos más respetados en la capital estadounidense y que coincide con el inicio de la Cumbre de las Américas, que arranca este sábado en Cartagena.

El reporte, titulado 'Rehaciendo la Relación entre América Latina y Estados Unidos', refleja el consenso de los más de 100 miembros del Diálogo, entre los que ex presidentes y personalidades de toda la región.

Entre ellos los ex mandatarios de Chile, Michelle Bachelet y Ricardo Lagos, de México, Ernesto Zedillo, de Brasil, Fernando Henrique Cardoso, al igual que el ex presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Enrique Iglesias, y el académico Francis Fukuyama.

La VI Cumbre de las Américas comenzó este lunes con reuniones de actores sociales en el Foro Social que tiene lugar en Cartagena de Indias, Colombia, previó al encuentro de jefes de Estado y de Gobierno de la región el 14 y 15 de abril próximos.

En el encuentro participan 950 representantes de organizaciones sociales, trabajadores, afrodescendientes, indígenas y jóvenes.

Unos 38 proyectos de emprendimiento se mostrarán en el Foro Social y posteriormente serán presentados a los empresarios e inversionistas, que asistirán a la I Cumbre Empresarial, cuyo objetivo es abrir un diálogo entre líderes de grandes compañías sobre oportunidades de comercio e inversión que ofrece América.

La llamada Cumbre Social será clausurada el próximo viernes 13 por el presidente de Bolivia, Evo Morales.

Los temas centrales de la VI Cumbre de las Américas "Conectando las Américas: socios para la prosperidad" serán la pobreza y la inequidad, la seguridad, los desastres naturales, el acceso y uso a las nuevas tecnologías y la integración física.

Presidente de EE. UU. llegará al país el viernes. Mandatario venezolano sí estará en la Cumbre. Así lo confirmó la canciller colombiana María Ángela Holguín hoy en Cartagena. “La información que tenemos es que (Chávez) sí va asistir.Muy seguramente no se quedará a dormir, aunque sería muy grato que pudiera quedarse una noche, pero es algo complejo por el tratamiento que lleva”, dijo la Canciller. 

Holguín tambien reveló que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, llegará a Cartagena el próximo viernes. En un principio se había previsto que iba a llegar el sábado en la mañana.Es por eso que el presidente estadounidense dormirá dos noches en la capital del Bolívar.

Ante un eventual escenario de negociación con las Farc sería imposible pensar en una amnistía y el gobierno colombiano está en la obligación de investigar y castigar las violaciones de derechos humanos que ha cometido esa guerrilla y, de ser necesario, recurrir a la Corte Penal Internacional.

Así lo aseguró José Miguel Vivanco, director de Human Rights Watch, en entrevista con EL TIEMPO, quien también cuestionó el proyecto de marco jurídico para la paz y recalcó que quienes hayan cometido delitos comunes no pueden ser catalogados como presos políticos. 

¿Las liberaciones son un gesto que puede conducir a una negociación de paz?

Es prematuro pensarlo. Una negociación de paz es de enormes complejidades. Exige que haya un interés genuino de las partes. Evidentemente, el anuncio de la liberación, al igual que la manifestación de no seguir secuestrando, contribuye; es un gesto que ayuda a generar estas mínimas confianzas, pero si el proceso no ha madurado, no es suficiente como para promover una negociación.

Acompañarán a los militares colombianos de la Fuerza de Tarea Omega para compartir sus experiencias.

Durante dos semanas, llegará al país un grupo de los comandantes de brigadas estadounidenses, con mayor experiencia en guerra antiterrorista.

Así lo informó la agencia de prensa de la Fuerzas Armadas de ese país, que no precisó la fecha del viaje de los uniformados; sin embargo, la noticia fue confirmada por el jefe del Estado Mayor Conjunto de EE. UU., general Martin Dempsey.

El oficial, quien concluyó ayer una visita de dos días en Colombia, señaló que los problemas que tienen los militares en Colombia no son muy diferentes a los que afrontan sus hombres en Irak y Afganistán.

Precisamente, los jefes militares de EE. UU. que llegarán a la base de Larandia son los más avezados en los temas de terrorismo y guerra irregular y acaban de ser relevados de los puestos que ese país mantiene en Afganistán.