Detenido en Cartagena
Imagen de archivo.

www.fuerzasmilitares.org (29JUL2018).- El capitán de Infantería de la Armada Nacional, Raúl Danilo Romero Pabón, se había ido por unos días del trabajo y no reportó a sus superiores los días libres que se tomó sin permiso. Por este hecho se le abrió un proceso disciplinario y finalmente fue expulsado de la institución el pasado jueves 26 de julio. Ese mismo día, la Policía adelantó un operativo de captura en su contra, de manera sorpresiva para quienes lo conocían, por el delito de violación a menores. 

El hombre de 33 años fue señalado de ubicar a niñas por redes sociales y seducirlas para luego abusar de ellas. No contento con el aberrante hecho, el capitán les tatuaba su símbolo de dominio en sus cuerpos: sus iniciales y una corona.

El fiscal delegado para los delitos contra la Infancia y la Adolescencia, Mario Gómez Jiménez, dijo a SEMANA que el hombre habría cometido los delitos junto a Hillary Patricia Madero, una mujer de 19 años, a quien también habría abusado desde que era menor de edad y ahora se había convertido en su ayudante para reclutar con fines atroces a menores de 14 años que fueran vírgenes. 

Al capitán, además, lo habría acompañado John Padilla, el tatuador que marcaba a las pequeñas y quien también las abusaba sexualmente. Después Romero les ofrecía dinero por su silencio y no las dejaba ir hasta que aceptaran la plata.   

En las audiencias de este 28 de julio, el oficial retirado aceptó los cargos que le imputó la Fiscalía por los delitos de concierto para delinquir, estímulo a la prostitución de menores de edad, demanda y explotación sexual comercial de persona menor de 18 años de edad, utilización o facilitación de medios de comunicación para facilitar explotación sexual comercial de persona menor de 18 años de edad y uso de menores de edad en la comisión de delitos.

Por estos crímenes podría ir a la cárcel por los próximos 25 años, por lo menos. Las otras dos personas negaron los cargos pero están siendo procesadas. Según el fiscal encargado, Romero aceptó su culpabilidad para que su familia no fuera expuesta la vergüenza y no tuvieran que resistir las audiencias. En los documentos del expediente aparece como un hombre casado pero no se tiene mayor información sobre su familia.

Esta captura se logró gracias a un operativo macro que desarrolló la Fiscalía, la Policía y Migración Colombia en La Heroica. Las autoridades le dieron varios golpes a las redes criminales que presuntamente se dedicaban a la explotación de menores en lugares emblemáticos de Cartagena y el exterior. 

En desarrollo de la ofensiva denominada Vesta, por el nombre de la diosa griega protectora del hogar, hicieron 13 allanamientos, seguimiento a cinco centros hoteleros y siete registros de Policía con medidas cautelares. En tres días capturaron a 18 cabecillas de proxenetismo y depredadores sexuales nacionales y extranjeros, señalados de someter mediante vejámenes a más de 250 víctimas, entre niñas y adolescentes. 

Por su vinculación a esta forma de explotación sexual comercial fueron capturados Alias Gregori (reclutador) Yenifer, Ana Torres y Cesar Bernal (administradores de algunos hoteles de la ciudad); Javier Tovar y Naymiro Cabarca, integrantes de la Policía Nacional, sindicados de exigir dinero para abstenerse de cumplir con su deber y no capturar a los turistas que pagaban por servicios sexuales con niñas y adolescentes. En la redada también cayó José Caballero, uno de los demandantes sexuales.

Además, fueron solicitadas circulares azules de Interpol para que sean ubicados dos ciudadanos estadounidenses, uno alemán y otro argentino, pedidos en extradición por explotación sexual comercial de niñas menores de 18 años de edad en la Torre del Reloj de Cartagena. Las penas podrían llegar a ser hasta de 37 años. 

Madame en las islas del Caribe

Dentro de este gran operativo los agentes de seguridad también se dieron cuenta de la existencia de personas que llegaban a algunos barrios de Cartagena y les decían a los jóvenes que les conseguirían trabajo en alguna isla del Caribe. Los ayudaban en todo el trámite, les daban un supuesto auxilio en dólares para manutención y después, cuando las víctimas llegan a las islas, las despojaban de sus pertenencias, las encerraban y las explotan sexualmente.  

En esta modalidad fue capturada Liliana del Carmen Campos Puello, alias Madame, presunta responsable de cooptar adolescentes y mayores de edad en Cartagena y trasladarlas hacia el exterior con fines de explotación sexual. Alias Madame tiene antecedentes penales por tráfico de heroína y permanencia e ingreso irregular a Estados Unidos.

Además, sería la mayor proxeneta de la ciudad de Cartagena y la encargada de manejar un corredor sexual en la zona de las playas. Al parecer contaba con una capacidad logística y contactos a nivel internacional para realizar eventos que demandan servicios sexuales de varias mujeres. Su captura se dió con la ayuda de las autoridades de migración de los Estados Unidos. La Fiscalía solicitará al juez de garantías que su audiencia de imputación sea pública.

Encuentros sexuales masivos

En el operativo fueron capturados seis presuntos integrantes de la estructura autodenominada VIP, entre colombianos y extranjeros, que serían los responsables de las prácticas sexuales masivas y otros delitos. Ellos corresponden a los alias de Liad y Samu, ciudadanos israelíes. Margedis, Marcos y Giorgi, ciudadanos colombianos sindicados de cumplir funciones de proxenetas, intermediación y facilitación. Iván, ciudadano venezolano.

En esta investigación se obtuvo orden de captura contra el ciudadano israelí Assi Mosh, cabecilla de esta organización, quien fue expulsado de Colombia el 17 de noviembre de 2017 y respecto de quien se ha solicitado circular azul ante Interpol, para su inmediata judicialización en Colombia. 

La Fiscalía ha dispuesto la extinción de dominio de bienes que habrían sido usados para los delitos expuestos, como hoteles, hostales y casas donde fueron hospedadas las víctimas, particularmente del accionar de Alias Madame. Entre ellos, la sede de Casa Benjamin, del Hostal Artun de San Agustín, y del Hotel Central Los Tropicales.

Las niñas identificadas como víctimas están siendo atendidas por el ICBF y la Policía de Infancia y Adolescencia para el restablecimiento de sus derechos vulnerados. Una vez cumplan las condenas de privación de libertad, Migración Colombia expulsará a los extranjeros sancionados penalmente del Colombia con la prohibición de ingreso de por vida.

 

(semana.com)