La Policía de Bogotá logró frustar un atentado en su contra luego de que lograra identificar y desactivar un carro bomba que había sido abandonado cerca a las instaciones del Comando central de la institución en el barrio Eduardo Santos en el centro de la capital de la República.

El comandante de la Policía de Bogotá, el general Luis Eduardo Martínez, señaló que en el baúl del vehículo se encontró una cantidad de explosivos que aún está por establecer, agregó que la carga explosiva estaba programada para ser detonada con un celular.

Señaló que hay una persona que está detenida, al parecer vinculada con la planeación y ejecución del atentado. El cuerpo anti-explosivos de la Policía hizo presencia en la calle 3 con carrera 18 b donde fue abandonado el vehículo.

Las autoridades acordonaron cuatro cuadras en el sector de la diagonal 4 con Carrera 18,localidad de Los Mártires.

El comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, general Luis Eduardo Martínez, atribuyó a las Farc el atentado perpetrado contra el exministro Fernando Londoño, en el que resultó herido. "A nadie más se le puede atribuir y tenemos los elementos para poder decir lo que estamos diciendo", manifestó el alto mando policial en declaraciones a los periodistas, horas después del atentado con bomba que causó dos muertos y 39 heridos.

Martínez no pudo asegurar si este suceso está relacionado con la desarticulación horas antes de un taxi cargado con 120 kilogramos del explosivo indugel que, según las autoridades, pretendía detonar la guerrilla con un teléfono móvil para atentar contra las instalaciones de la Policía Metropolitana de Bogotá. "Pero lo que sí puedo afirmar con mucha contundencia, con mucha vehemencia y mucho dolor de patria es que detrás de esto están los terroristas de las Farc, los dementes, los desquiciados de las Farc", denunció enérgicamente al exigir que la guerrilla tenga "berraquera" para reconocer la autoría del ataque.

La Dirección de la Policía, a través de un comunicado, señaló que el procedimiento realizado por los uniformados, al senador Eduardo Merlano Morales, estuvo ajustado a las normas y cumplió con todos los protocolos de actuación frente a la prevención de la accidentalidad. 

“El trato por parte de los 11 policías que participaron en el procedimiento fue en todo caso respetuoso, como lo evidencian las grabaciones presentadas por los medios de comunicación”, dice el comunicado de la Policía.

Así mismo, la institución respaldó la actuación del personal uniformado y le solicitó de manera directa al Intendente y los Patrulleros que hacían parte del puesto de control, que continúen su labor y desistan de abandonar su trabajo por las presiones.

“La Dirección General exhorta a los 167 mil hombres y mujeres que conforman la Policía Nacional, para que en campos y ciudades sigan trabajando por la seguridad y convivencia entre los colombianos, con la certeza de que bajo el cumplimiento de la ley, el respeto por las garantías fundamentales y la protección de los derechos humanos, contarán con todo el respaldo de la Institución”.

En la última reunión de la bancada de mujeres del Congreso de la República se anunció la presentación de un proyecto de ley encaminado a beneficiar a las mujeres que se encuentran en los centro de reclusión del país.

La iniciativa busca evitar que las madres tengan a sus hijos en la cárcel, como sucede actualmente.

La senadora Daira Galvis Méndez del partido Cambio Radical, quien anunció la promoción de dicho proyecto, manifestó que se pretende beneficiar a las mujeres para que se piense que aquellas que mantienen a sus hijos en centros penitenciariospuedan recibir detención domiciliaria.

Este beneficio se otorgaría en casos específicos para darle cumplimiento a los derechos de los niños, “quienes no deben estar en las cárceles con su madre”.

Los patrulleros de la Policía que requirieron al senador Eduardo Merlano Morales para una prueba de alcoholemia el pasado fin de semana, están analizando la posibilidad de retirarse de la institución porque no han encontrado respaldo entre sus superiores frente a la actuación “legalmente” adelantada.

El abogado de los dos uniformados, Daniel Santos, le dijo a El Heraldo quelos uniformados “están afectados emocionalmente” por la presión que han sentido desde que realizaron el procedimiento en contra del senador sucreño.

Los patrulleros Werlin Wilmar Escobar y Héctor Gustavo Niño, de 23 y 26 años respectivamente, tuvieron que internarse en el Hospital de la Policía,donde están siendo atendidos por los especialistas, dado el stress al que se han visto sometidos desde el fin de semana.

La condición emocional de los patrulleros, según el abogado, se debe a que por un lado están las declaraciones del general Óscar Pérez, comandante de la Policía Metropolitana, sobre el procedimiento y por el otro el anuncio de una demanda por parte del senador.