Disturbios en La Universidad del Valle - Foto tomada El País de Cali.José Libardo Martínez Trejos, un subintendente de la policía, fue víctima tras recibir un disparo en la cabeza, mientras el Esmad se enfrentaba a encapuchados que atacaron a los efectivos con armas de fuego, piedras, papas bomba y otros artefactos.

Las confrontaciones ocurrieron cuando varios encapuchados, que se encontraban dentro del centro de educación superior, que lanzaron varias papas bombas contra la fuerza pública.

Sobre este tema el comandante de la Policía del Valle, General Castañeda dijo: “Como comandante lamento la muerte de un profesional de la Policía que llevaba 12 años en la institución y deja una viuda y un huérfano de 5 años.

Al tiempo que invitó a la comunidad universitaria a denunciar a los delincuentes que están infiltrados en el centro universitario, sobre el tema comentó: "Invito la comunidad educativa a que denuncie a los criminales disfrazados de estudiantes que quieren hacer quedar mal a la institución".

La Policía Metropolitana y la Alcaldía de Cali ofrecieron $20 millones de recompensa a quien dé información que permita dar con el responsable del asesinato del subintendenteJosé Libardo Martínez Trejos.

En el enfrentamiento, otro uniformado fue impactado por una bala en el brazo. La Policía detuvo a dos personas y están revisando los videos de las cámaras de seguridad instaladas fuera del campus de Meléndez, con el fin de identificar a más agresores.

elespectador.com

General (r) Oscar NaranjoEl presidente de la red de Veedurías Ciudadanas, Pablo Bustos, radicó ante la Fiscalía General y la Corte Suprema de Justicia una denuncia penal en contra del exdirector de la Policía Nacional, general (r) Oscar Naranjo y la exministra de Defensa, Martha Lucia Ramírez por su participación en el ascenso del general Mauricio Santoyo, quien hace unas semanas reconoció sus vínculos con grupos paramilitares.

Igualmente Bustos denunció a los congresistas y excongresitas, Adriana Gutiérrez, Carlos Barriga, Jairo Clopatofski, Luis Humberto Gómez Gallo, Manuel Enrique Rosero Ponente, y Ricardo Ariel Elcure, quienes le dieron el visto bueno al ascenso de Santoyo pese a que en su contra existía una sanción disciplinaria emitida por la Procuraduría General por su participación en una serie de interceptaciones telefónicas ilegales a un grupo de defensores de derechos humanos y ONG en Medellín.

Coronel Cristian FlórezEn un operativo de la Policía fue capturado alias ‘El Guajiro’, uno de los responsables del asesinato del coronel Cristian Flórez, quien se desempeñaba como comandante de la Policía de carreteras de Antioquia.

La detención de alias ‘El Guajiro’ se registró luego de varias semanas de investigación por parte de la Policía, según confirmó el director de la Dijin, general Carlos Ramiro Mena.

“Este sujeto identificado como uno de los responsables del crimen del comandante de Policía de Carreteras en Antioquia, tenía información sobre los movimientos del oficial.Sabía que cambiaba de vehículo cuando se desplazaba a Caucasia y otras zonas de influencia de las Farc”, agregó el general Mena.

El director de la Dijin señaló además que este crimen se produjo por una “alianza diabólica” entre "los Urabeños" y las Farc, organizaciones al margen de la ley que estaban siendo golpeadas por las investigaciones que adelantaba el fallecido oficial.

En la operación fueron detenidos otros seis integrantes de "los Urabeños".

El asesinato del coronel Flórez se registró el pasado 31 de julio, en el sitio conocido como El 12, ubicado entre los municipios de Valdivia y Tarazá sobre la troncal occidental hacia la Costa Atlántica, cuando guerrilleros de las Farc emboscaron a la Fuerza Pública.

General (r) Mauricio SantoyoEl inesperado acuerdo al que llegaron el general (r) de la Policía Mauricio Alfonso Santoyo Velásquez con la justicia norteamericana el pasado lunes, tras aceptar ante un juez de Virginia que había abusado de su posición como oficial para beneficiar a las Autodefensas Unidas de Colombia, podría costarle al general en retiro mucho más que una condena en Estados Unidos. Como un efecto dominó, su decisión ya ha empezado a remover las fichas en el panorama criollo, en donde muchos no se explican aún cómo fue que este hombre llegó tan lejos en la Fuerza Pública mientras, a la par, ayudaba a los paramilitares.

Al mismo tiempo, para muchos fue motivo de sorpresa la demanda que la defensa de Santoyo interpuso contra la Nación ante el Consejo de Estado. El general (r) exigió una indemnización de $207 millones por los daños y perjuicios causados luego de que la Procuraduría lo sancionara por su participación en interceptaciones ilegales y solicitó que dicha sanción fuera retirada.

Mientras sigue la controversia por las responsabilidades políticas que puedan tener el Senado y el gobierno Uribe en este tema –el primero por ascenderlo a pesar de haber sido destituido por la Procuraduría y el segundo por respaldarlo hasta nombrarlo agregado militar en la Embajada de Italia–, un empolvado expediente se sacude mientras él comienza a entregar información en EE.UU.: el asesinato de Claudia Monsalve Pulgarín y Ángel Quintero Mesa, miembros de la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (Asfaddes).

Senador Eduardo MerlanoTestigos que acompañaron al senador Eduardo Merlano en la noche en la que el congresista se rehusó hacerse la prueba de alcoholemia en un puesto de tránsito en Barranquilla están dando su versión en el juicio disciplinario que se le sigue en la Procuraduría.

Vanesa, una de las personas que acompañaron al senador Merlano, afirmó que la policía del puesto de control los trataron mal. "Trataron al senador y a nosotras de borrachas. Eso a ningún colombiano le gusta. No nos trataron de una manera adecuada", dijo, y agregó que había un "resentimiento" en los policías.

La mujer le dijo a la Procuraduría que estaban en  un apartamento de Barranquilla, donde estaban preparando un asado para el otro día. Bien entrada la noche, según ella, se dirigían a una clínica porque el senador presentaba un dolor en la espalda.

En audiencias anteriores, los policías que estuvieron esa noche en el puesto de control manifestaron a la Procuraduría que se sintieron intimidados y amenazados por el sendador.