La fecha ha sido promovida por la Asamblea General de las Naciones Unidas para rechazar el uso indiscriminado de estos artefactos y crear conciencia sobre la creciente amenaza que representan para las personas.

Este año el Programa Presidencial para la Acción Integral contra Minas Antipersonal (Paicma) de la Vicepresidencia de la República, se unió al Grupo Social Empresarial Arcángeles, GTO14 (organizaciones civiles que trabajan en el tema), Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Servicio de Naciones Unidas para la Acción contra Minas Antipersonal (UNMAS), Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), Agencia Presidencial para la Acción Social y la Cooperación Internacional y a la Organización de Estados Americanos (OEA), para conmemorar esta fecha y crear una campaña de sensibilización sobre la problemática de las minas en Colombia.

La problemática en nuestro país es tal, que después de Afganistán somos el país con mayor número de nuevas víctimas en el mundo; en el año 2010 tuvimos 512 víctimas de minas antipersonal; desde 1990 hasta febrero de 2011, 9.133 personas han sido víctimas de este flagelo, de las cuales 870 son menores de edad, 3.408 civiles y 5.725 militares; en lo que va corrido del año 71 personas han sido víctimas. 

El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, radicó este viernes en el Congreso de la República el proyecto de acto legislativo que reforma y fortalece la Justicia Penal Militar a la vez que agradeció el apoyo de la comisión de alto nivel que participó en la elaboración del articulado y el respaldo de los partidos políticos.

“Creemos que esto es un gran avance, que esto es necesario para el bien de los hombres y mujeres que conforman la Fuerza Pública y para el bien del país, porque en la medida en la que Fuerza Pública tenga claridad del marco jurídico en el que operan tiene la posibilidad de ser aún más efectiva”, señaló el Ministro.

Para la radicación, Pinzón estuvo acompañado de la Cúpula de las Fuerzas Armadas y de los presidentes de las colectividades de la Unidad Nacional a quienes agradeció el apoyo político unánime que han manifestado.

“Esta es una iniciativa que va a servir para aclarar muchas de las zonas grises que por años han existido en materia de fuero penal militar y justicia penal militar”, dijo el jefe de la cartera de Defensa al explicar lo que denominó grandes avances e innovaciones en materia jurídica contenidos en el proyecto.

Con la presencia del Presidente de la República Juan Manuel Santos se dio inicio a la V versión de la Carrera de los Héroes, en el parque Simón Bolívar, en Bogotá, el primer mandatario estuvo acompañado por los ministros del Interior, Germán Vargas Lleras; Justicia, Juan Carlos Esguerra y Defensa, Juan Carlos Pinzón, así como por la Directora de la Fundación Matamoros, Lorenza Panero.

“Estos héroes de la Patria son los verdaderos responsables de lo que hoy tenemos en el país; un país mucho mejor, un país que va por buen camino, un país que está siendo señalado por el mundo entero como ejemplo”, manifestó el Mandatario luego de culminar su competencia.

La V Carrera de los Héroes, organizada por la Fundación Matamoros, a favor de los miembros de la Fuerza Pública lesionados en combate, con el lema “corre por quienes marcharon por ti”, contó con la participación de atletas profesionales, con discapacidad y colombianos que quisieron ponerse la camiseta.

Militares de las unidades acantonadas en Bogotá, participaron activamente en esta gran cita por los héroes de Colombia. No importó que tan rápido o que tan despacio se hizo la competencia, lo esencial fue llegar a la línea de meta para saber que la vida de cada competidor cambió para siempre, pues la causa fue la mas loable de todas, por los soldados y policías heridos en combate y por sus familias.

El máximo líder de las Farc, Rodrigo Londoño Echeverri, alias 'Timochenko' aseguró que "vale la pena apostar" a la paz en el país, y reiteró el compromiso de esa guerrilla para acabar con la práctica del secuestro.

"Para que otros militares y policías (no) sigan muriendo, sigan siendo heridos, o sigan cayendo prisioneros (...) creemos que vale la pena intentar romper ese círculo maldito y apostarle más bien a la reconciliación y la paz", señaló.

 "Timoleón Jiménez" o "Timochenko", así lo expresó en una carta enviada a Marleny Orjuela, líder de la Asociación Colombiana de Familiares y Miembros de la Fuerza Pública Retenidos y Liberados por Grupos Guerrilleros (Asfamipaz).

Orjuela fue elegida por la guerrilla  para que gestione la logística de las liberaciones de los últimos diez soldados y policías rehenes de las Farc.

 En el mensaje el jefe de las Farc, y que reemplazó a "Alfonso Cano" o Guillermo León Sáenz Vargas, muerto en enfrentamiento con la fuerza pública en noviembre pasado, señaló también que esa guerrilla no tiene los centenares de secuestrados que las autoridades colombianas han informado.

Y aseguró que: "cuando públicamente asumimos el compromiso de no realizar retenciones con fines financieros, culminamos un proceso interno promovido por el camarada 'Alfonso Cano', encaminado a poner fin definitivamente a esa práctica, los mismos predicadores de la guerra salen a descalificar ahora con rebuscados pretextos".

Los amordazaron y con el tubo de un mortero les pegaron en la cabeza. Luego los degollaron. Aunque con un tiro habría sido más fácil matarlos, la idea era no alertar a soldados que patrullaban cerca.

Antes de enterrarlos en una fosa común, los desmembraron para que cupieran en el hueco, que les había quedado muy pequeño para sepultar seis cadáveres.

Ese fue el testimonio que le dio alias 'Ezequiel', un exguerrillero del frente 48 de las Farc, a Gustavo Adolfo Muñoz, el director de la fundación Nueva Esperanza, quien asegura que las Farc tienen que responder por la suerte de al menos 725 personas que se llevaron para pedir rescate económico y cuya suerte se desconoce.

Los cuerpos fueron exhumados por el CTI de la Fiscalía en enero de 2008 en zona rural de Puerto Asís (Putumayo). Las Farc los habían secuestrado desde el 2006.

Si bien cifras de la Policía revelan que desde el 2000 se han exhumado 23 secuestrados, seis atribuidos a las Farc, Nueva Esperanza asegura que en los últimos dos años ha ubicado en fosas comunes a 40 secuestrados por esa guerrilla, con la ayuda de desmovilizados que buscan beneficios judiciales y económicos.