Desaparecidos
Estos son algunos de los desaparecidos: 1. José Vicente Rojas. 2. Fernando García Vargas. 3. Juan Carlos Ospina Álvarez. 4. Benigno Flórez Montalvo. 5. Diego Fernando Nieto Serna. 6. Luis Pestana Mesa. 7. Jhon Calderón Pernett. 8. Rigoberto Úsuga Durango. 9. Víctor José Oviedo Bolaños. 10. Gabriel Giraldo Giraldo. 11. Óscar Darío Higuita Bravo. 12. Bladimir Córdoba Becerra. 13. Carlos Mario Echeverri Echeverri. 14. Aleiser de Jesús Muñoz Echavarría. 15. Hugo Alberto Blanco Pacheco. 16. Ufran Torres Betancur. 17. Carlos Andrés Celis Vásquez 18. Jair Palacio Granada.

www.fuerzasmilitares.org (06JUN2018).- En noviembre próximo se cumplen 26 años de la desaparición del sargento del Ejército José Vicente Rojas, quien en el 92 fue secuestrado por las Farc durante un retén ilegal montado en la vía Mutatá-Carepa, Urabá antioqueño. Desde entonces, su esposa y dos hijos esperan que regrese.

El sargento Rojas es el soldado que lleva más tiempo desaparecido de los 113 uniformados que el Ejército “perdió” en medio del conflicto armado colombiano.

“Yo lo sigo esperando. Contamos los días, porque después de todo este tiempo nadie nos dice con certeza qué pasó con el. Hace poco logramos una audiencia con alias Karina y otros guerrilleros que tuvieron que ver con su secuestro y no precisaron qué hicieron, si lo mataron, lo enterraron o si está aún vivo”, dice Esperanza Rocas Castellanos, esposa del sargento.

Añade la víctima que cuando ocurrió el secuestro de su esposo hubo un intento de canje que no dio resultado y desde ahí tuvieron que pasar 20 años para tener las últimas noticias, que infortunadamente la dejaron en las mismas.

“Yo ahora tengo que sacar adelante a mis hijos, por fortuna el Ejército me dio empleo y a una de mis hijas. Acá estamos y no paramos de buscar”, agrega Esperanza.

Precisamente, desde la oficina jurídica del Ejército Nacional afirman que las Farc es el grupo armado ilegal que más secuestró y desapareció militares (67), “sin embargo de esta conducta que se constituye en un crimen de lesa humanidad también es atribuida a otros grupos armados organizados como el Eln con (9) casos y 37 casos por establecer qué grupo armado es el responsable”.

Entre otros los otros grupos armados también están las Autodefensas Unidas de Colombia y una de las víctimas de esa extinta organización armada ilegal es el cabo segundo Fernando García Vargas, desaparecido por las Auc el 4 de julio del año 2004 en el corregimiento de Santa Isabel, municipio de Remedios, Antioquia.

Lo único que sabe la familia del cabo es que luego de una audiencia de Justicia y Paz varios exintegrantes del Bloque Magdalena Medio de las autodefensas confesaron el asesinato del militar y que sus restos fueron enterrados en diferentes lugares, infortunadamente no han podido ser recuperados.

El departamento de Antioquia es, según cifras del Ejército, la región del país donde desaparecieron más soldados, seguido de Caquetá, Meta y Putumayo.

¿Qué se está haciendo?

En Antioquia se buscan 36 miembros del Ejército (ver ayuda), y para eso, al igual que en todo el país, se están realizando diferentes actividades para no perder el poco rastro que se tiene tras sus retenciones y posteriores desapariciones.

La semana pasada en Medellín, por ejemplo, se conmemoró la semana del detenido desaparecido y la jornada de recolección de ADN fue una de las actividades realizadas.

“La Fiscalía y Medicina Legal están haciendo cotejos con el ADN de los familiares para poder cruzar la información y mirar si de casualidad esos desaparecidos están entre los más de 400 restos que se tienen ya identificados pero no han sido reclamados por sus familiares. En caso de que eso no ocurra, pues igual se amplía el rango de búsqueda, porque la idea es llegar a un feliz término para esas familias”, explicó Carlos Arcila, subsecretario de DD.HH. de Medellín.

Así mismo, el funcionario de la Alcaldía de Medellín dijo que se están adelantando gestiones con la Farc para que entreguen más información, con georeferenciaciones incluidas, para poder “obtener más información y lograr ubicar a la mayoría de los militares desaparecidos”.

Por su parte, el general Juan Carlos Ramírez, comandante de la Cuarta Brigada del Ejército, aseguró que “para el Ejército los soldados siempre seguirán siendo soldados, y quienes están desaparecidos seguirán siendo nuestros hombres y sus familias están bajo nuestra protección”.

Desde Bogotá, la oficina jurídica de esa institución explicó que también se establecieron mesas de trabajo con la Unidad de Justicia Transicional de la Fiscalía General de la Nación, que adelanta acciones de naturaleza judicial, que han permitido identificar, recuperar y realizar el proceso de entrega digna a los familiares de las víctimas. “En este caso el Ejército Nacional, aporta insumos del personal desaparecido y sus familias para lograr la plena identidad de los mismos”.

¿Hay reparación?

Asegura el Ejército que las medidas de reparación se encuentran a cargo de la Unidad de Atención y Reparación Integral a las Víctimas (Uariv), “con la que se ha implementado acciones de coordinación con la Uariv, que permitan atender de manera conjunta a los familiares de las víctimas”.

Igualmente, desde la Dirección de Familia y Bienestar del Ejército, “se diseñó un programa enfocado a la atención sicosocial de las familias, que busca promover estrategias de difusión, apoyo sicosocial, administrativo y jurídico, y activación de redes de apoyo, optimizando los recursos personales, familiares e institucionales con el fin de mitigar el impacto y secuelas negativas a causa de la situación experimentada”.

 

(elcolombiano.com)