Kfir Colombia
Cazabombarderos Kfir de la FAC

www.fuerzasmilitares.org (19MAR2018).- El Ministerio de Defensa informó este domingo que nueve disidentes de las Farc murieron en un operativo militar efectuado en Guaviare.

El operativo conjunto entre el Ejército, la Fuerza Aérea, la Armada Nacional y la Policía Nacional fue en la vereda La Unión, del municipio Calamar, en Guaviare.  Las autoridades señalaron que fue una operación militar de ataque aéreo y posterior maniobra de  asalto aéreo coordinada por aviación Ejército con la Fuerza Aérea Colombiana.

"El Ministerio de Defensa indicó que en la lista estaría alias ‘El Mocho’. Los combates siguen en la zona. El ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, indicó que se tratan de ocho hombres y una mujer que se "dedicaban a la extorsión, a proteger las rutas del narcotráfico y son responsables de varios de los atentados contra la Fuerza Pública". 

“Reiteramos la voluntad de la Fuerza Pública de combatir con toda eficacia a las amenazas que aún persisten para la seguridad de los colombianos en ciertas regiones de Colombia. La operación prueba nuestra capacidad y la inteligencia que se maneja y que no hay sitio en el país donde no podamos llegar a perseguir la inseguridad”, agregó Villegas.

El ministro Villegas dijo que las disidencias de las Farc son objeto de la persecución de la Fuerza Pública. “La precisión del bombardeo del comando aéreo, luego el asalto aéreo y el combate permitieron que toda la estructura que estaba siendo perseguida cayera en este operativo que se hizo en el río Itilla, vereda la Unión”, señaló.

En el operativo se logró la incautación de material de guerra: cinco fusiles, cuatro pistolas, un lanza granadas, un radio base y dos GPS. También fue hallado un campo minado con 10 artefactos explosivos improvisados y cabezas de cilindros de 100 libras. 

Villegas señaló que estos dos frentes- Primero y Séptimo- están bajo el mando de 'Gentil Duarte' e 'Iván Mordisco'. ‘Gentil Duarte’ es la cabeza de las disidencias de los frentes 1, 7, 27, 16, 47 y 53 (precisamente, los históricamente más metidos con el narcotráfico de esa antigua guerrilla) y el hombre que todos los organismos de inteligencia y seguridad consideran la amenaza más fuerte para el posconflicto en Colombia. Por su cabeza se ofrece una recompensa de hasta 5.000 millones de pesos, una cifra que solo se estaba pagando por la caída de Dairo de Jesús Úsuga, ‘Otoniel’.

 

(eltiempo.com)