“Vamos Colombia a ganar” fue la voz de aliento de los presentes al equipo colombiano, al iniciar la marcha forzada en el segundo día de la novena versión Fuerzas Comando 2012, que se desarrolla en el Fuerte Militar de Tolemaida hasta el 14 de junio.

Caía la noche, 6:00 de la tarde de ayer, y los primeros 10 de los 21 equipos se preparaban para la marcha forzada, exigida como una de las pruebas en esta competencia internacional. Cada grupo integrado por seis competidores hizo el pesaje correspondiente de su equipo de campaña, el cual debía tener 40 libras de peso.

A las 7:00 de la noche fueron saliendo cada equipo, luego de un sorteo ante los diferentes jueces de cada país, en su orden de salida primero salió Brasil, Guatemala, Colombia, Jamaica, Uruguay, Canadá, Bahamas, México, Belice y Panamá.

Cada uno con fusil 5.56 mm, con uniforme camuflado, botas militares y un equipo de campaña con 40 libras de peso, iniciaron el recorrido desde la Guardia de San Fernando, pasando por el Hospital Militar, Fuerza de Despliegue Rápido (Fudra), Brigada de Ingenieros, llegando a la Escuela de Lanceros, de esta manera completando 20 kilómetros estipulado en esta competencia.

A las 9:47 de la noche cerca de la Escuela de Lanceros el equipo de Guatemala hizo su asomo. Le siguió Brasil a las 9:55 p.m., y Colombia con paso firme llegó al punto a las 10.00 p.m. Así fueron llegando uno a uno hasta pasada la media noche.

El Fuerte Militar de Tolemaida vibró con la llegada de los equipos a la Escuela de Lanceros, especialmente con la llegada de Colombia, quienes fueron ovacionados por los presentes con voz de aliento. “Vamos Colombia, eres nuestro equipo”, “enorgullécenos”, ¡a ganar!, decían muchos de los presentes con aplausos pitos y voz de aliento.

Hoy, a partir de las 7:00 p.m. los otros 11 equipos faltantes realizaran esta marcha. El orden de salida será definido por los jueces antes de iniciar esta prueba militar.

Prensa del Ejército Nacional

Dos antioqueños, un tolimense, un atlanticense, un nortesantandereano, un caldense y un cundinamarqués es el grupo de las Fuerzas Especiales que representa a Colombia en la novena versión internacional Fuerzas Comando 2012.

Ellos durante una semana hasta el 14 de junio se disputan con 20 países el título como el mejor grupo antiterrorista de América en el Fuerte Militar de Tolemaida.

El equipo colombiano está conformado por siete hombres de las Fuerzas Especiales, tres de ellos del Ejército Nacional, tres de la Armada Nacional y uno de la Fuerza Aérea Colombiana, quienes fueron seleccionados entre 9.000 militares, por destacarse en los tres tipos de pruebas que requiere la competencia: tiro, asalto y mixta. 

Adicional a la experiencia con que cuenta cada uno de estos hombres, llevan seis meses entrenándose, poniendo su técnica y su resistencia física a prueba para defender el honor de las Fuerzas Militares colombianas.

Solo dos representantes por equipo, con el mejor entrenamiento y sagacidad de desempeñarse en una situación casi real dentro de una operación miltar pudieron presentar esta importante prueba de Tiro Federal o FBI.

Con la mayor exigencia física, pero más que todo de precisión, estos valiosos comandos llegaron a presentar su prueba muy temprano, cuando aún el sol intenso no hacia evidentes sus abrazadores rayos.

Tiro Federal hace parte de la segunda prueba en el día de hoy, después de la de Asalto, especialidades en las que se dividen los competidores de los 21 países participantes en Fuerzas Comando 2012. Y donde contaran con nueve minutos para adelantar la maniobra.

Solo un disparo

A mediados de febrero de 2007, cuando el Consejo de Defensa Nacional de Venezuela, basado en un conocido juego o escenario de guerra llamado Guaicaipuro, recomendó activar y ejecutar planes militares para neutralizar eventuales ataques de potencias extranjeras y de países vecinos, pocos imaginaron que un año después pasarían de la ficción a los hechos. Eso fue lo que hizo el presidente Hugo Chávez al ordenar el desplazamiento hacia la frontera colombiana de 10 batallones y el despliegue de toda la Fuerza Aérea.

Según el juego de guerra, tres días le bastarían al Ejército venezolano para tomarse La Guajira y parte considerable de áreas estratégicas establecidas en el llamado Teatro de Operaciones.

El Guaicaipuro también preveía que las Farc, consideradas beligerantes y reconocidas por Venezuela, formarían un gobierno paralelo y solidario con Caracas. Además, contempla la asistencia militar de Ecuador en el sur del país y de Nicaragua en el Caribe con quienes Venezuela pretendería efectuar un control territorial sobre el centro del país, incluyendo Bogotá.

En uno de los días más negros del año para las Fuerza Militares colombianas, en menos de 12 horas el Ejército vio morir al Teniente Coronel, Jorge Eduardo Sánchez Rodríguez, comandante del Batallón San Mateo de Pereira, además de un suboficial, seis soldados y los siete tripulantes del avión fantasma, accidentado en el cerro Montezuma, en Pueblo Rico (Risaralda), donde se combate desde las 2:00 de la tarde del viernes.

La muerte del oficial se produjo cuando en compañía de un grupo de soldados se desplazaba en la tarde del viernes a la zona de combate, a prestar apoyo a las tropas que custodiaban las torres de comunicaciones instaladas en el cerro Montezuma atacadas con pipetas de gas, granadas y morteros por más de 200 guerrilleros de los frentes 47 y 9 de las Farc, así como de la cuadrilla Aurelio Rodríguez del mismo grupo.

El oficial murió de un tiro en el pecho que lo alcanzó durante la emboscada tendida por la subversión. Otros cuatro soldados que lo acompañaban también cayeron.

El mando de las operaciones fue tomada en la noche del viernes por el comandante de la Octava Brigada de Ejército, comandante Luis Alberto Ardila, quien en compañía de sus hombres perseguían ayer a los subversivos.