Apoyar, proteger y velar por la seguridad y la integridad de las comunidades indígenas presentes en el oriente del país, una de las misiones que a diario cumple la Base Aérea Luis Arturo Rodríguez Meneses ubicada Marandúa Departamento de Vichada.

Muestra de ello fue la evacuación de la pequeña Yira perteneciente a la etnia Sikuani quien debido a su delicado estado de salud tuvo que ser evacuada esta mañana desde la comunidad de Santa Rita hasta el Grupo Aéreo del Oriente y posterior a la capital de Meta.

La evacuación fue realizada por el equipo de recuperación de personal que a bordo de un helicóptero tipo Huey II y custodiado por el AC 47 Fantasma llegó hasta la población para junto a su padre recoger a la pequeña de 5 años y trasladarla hasta la Unidad para ser atendida por el personal del establecimiento de Sanidad Militar.

Deshidratación en segundo grado, desnutrición aguda y disentería en resolución, fue el diagnostico emitido por el personal de sanidad, quienes le suministraron los medicamentos necesarios para fortalecer el delicado estado de la menor.

Buenaventura fue seleccionado como el lugar donde la empresa brasilera de aviación Embraer construirá la planta de producción de la cabina de la nave de carga KC-390. El logro se debe al compromiso del Gobierno Nacional, del Ministerio de Defensa, la Fuerza Aérea Colombiana, las alcaldías de Buenaventura y Cali, la Agencia de Promoción de Inversión del Valle del Cauca, Invest Pacific, del empresariado regional y de los sectores aeronáutico, automotor y metalmecánico.

“En la inversión, de aproximadamente US$70 millones, participaron entre otros la Alcaldía Buenaventura con US$2 millones y la Fuerza Aérea con US$6 millones y cerca de US$50 millones por parte del Gobierno Nacional”, informó María Eugenia Lloreda, directora de Invest Pacific.

La empresa estatal Indumil será socia del proyecto. Establecerá una zona franca en Buenaventura de 65 hectáreas, la cual permitirá, no sólo acoger a Embraer sino desarrollar un cluster metalmecánico donde se producirán piezas y productos de alto valor agregado.

Está inversión es el resultado de un acuerdo alcanzado entre el Gobierno colombiano y la empresa Embraer en el que a cambio de la compra de los aviones de la brasilera, ésta última realizaría la transferencia tecnológica que implica la realización del proyecto de la cabina del KC-390, anotó Lloreda. 

La Fuerza Aérea Colombiana juega un papel fundamental en el control del orden público en el suroccidente colombiano, brindando apoyo a las operaciones militares que se desarrollan en la región para combatir el narcotráfico y la subversión.

El Brigadier General Ramsés Rueda Rueda, director de la Escuela Militar de Aviación Marco Fidel Suárez, con sede en Cali, destacó la importancia de este cuerpo armado en la seguridad y el bienestar de esta zona del país.

El oficial habló con el Diario Occidente sobre el papel de la FAc en la conservación del orden público, así como en el desarrollo urbano y económico del Valle del Cauca.

Desde el Comando Aéreo de Combate # 3, en el municipio de Malambo ejercerán el control del espacio aéreo colombiano especialmente en 120 kilómetros alrededor de Cartagena y Barranquilla.

“La idea es garantizar que cualquier avión que ingrese o salga de estos terminales aéreos esté plenamente identificado. Y en el caso de no estarlo, se realizarán de manera inmediata los protocolos establecidos con unas aeronaves tipo Kafir, aeronaves A-37 con interceptores con la capacidad de armamento aire a aire de última tecnología” afirmó el coronel Luis Suárez, comandante de CACOM 3.

Dentro de los operativos en el marco de la Cumbre de las Américas se controlarán las vías de acceso a Cartagena, con aviones de inteligencia y reconocimiento aéreo que cuentan cámaras de operación diurna y nocturna, cámaras que pueden detectar desde una persona hasta vehículos sospechosos.

Con el fin de garantizar la seguridad en la Ciudad de Cartagena, para el normal desarrollo de la VI Cumbre de las Américas a realizarse del 9 al 15 de Abril de 2012, la Fuerza Aérea Colombiana destacó un puesto de comando y control avanzado en la heroica, desde donde se coordinarán el arribo y decolaje de las aeronaves que traerán a los presidentes de 33 Países de América a la Ciudad Anfitriona.

Así mismo, ha establecido todos los protocolos de seguridad con el fin de controlar que en la distancia de 60 millas de la Ciudad de Cartagena, todas las aeronaves militares y civiles que utilicen el espacio aéreo tengan la debida autorización para ello, de lo contrario la Fuerza Aérea Colombiana, realizara el proceso de seguimiento.

De igual forma, la institución será la encargada de custodiar las aeronaves de los dignatarios que por razones de capacidad del Aeropuerto internacional Rafael Núñez de la ciudad de Cartagena, tengan que ser desplazados al Comando Aéreo de Combate No. 3, con sede en Malambo, Atlántico; los que serán custodiados de manera sigilosa con personal de la especialidad de Seguridad y Defensa de Bases Aéreas, integradas por la agrupación de comandos Aéreos Especiales, binomios caninos especializados en antinarcóticos y antiexplosivos y un pie de fuerza de 500 hombres que en tierra garantizaran la seguridad de las aeronaves.