Ante el director de la Aeronaútica Civil, Santiago Castro, y el gerente de Aerocali, Ricardo Lenis, el alcalde Ritter López propuso promover la identidad del aeropuerto.Tras firmarse un memorando de entendimiento entre la Aeronaútica Civil y Aerocali para garantizar inversiones por $120.000 millones en el Aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón, el alcalde Ritter López Peña reiteró la necesidad de trabajar en la recuperación de la identidad del terminal aéreo de Palmira.

El Mandatario local recordó que el aeródromo está ubicado en el corregimiento Palmaseca y, por lo tanto, solicitó a las aerolíneas nacionales e internacionales que, al momento de arribar al Valle del Cauca, anuncien que están aterrizando en jurisdicción de la Villa de las Palmas y no en Cali.

“El aeropuerto está ubicado en territorio palmirano y hay que promover el sentido de pertenencia”, agregó López Peña, tras recordar que el Municipio hace presencia allí con la Oficina de Sanidad Aeroportuaria.

De manera alterna, el Alcalde enfatizó en que la Administración Municipal está unida a los gobiernos Departamental y Nacional en el propósito de contar con un aeropuerto moderno, acorde con las necesidades de la región.

Por su parte, Ricardo Alberto Lenis, el gerente de Aerocali, concesionario del aeródromo, afirmó que la empresa que representa está afiliada a la Cámara de Comercio de Palmira y que sus empleados viven en la Villa de las Palmas.

A su turno, el director de la Aeronaútica Civil, Santiago Castro, detalló que la inversión acordada se destinará a la construcción de una terminal internacional y a la modernización del actual aeropuerto.

Como parte del primer proyecto se hará una nueva edificación en el costado sur, adosada a la actual, que contará con sus propios puntos de facturación, check in y modernas salas de espera y abordaje equipadas con más puentes de conexión.

Aeronave interceptada por las autoridadesSegún informaron fuentes de la Fuerza Aérea, la aeronave que tenía matrícula falsa, llevaba en su interior 340 galones de combustible, confirmaron fuentes oficiales.

El seguimiento de la inteligencia naval, le permitió a las aeronaves de la Fuerza Aérea Colombiana interceptar la aeronave ilegal, obligándola a permanecer en el sector conocido como “Playa Coquí”, en el municipio de Juradó (Chocó).

Ante la presencia de las autoridades sus tripulantes emprendieron la huida en medio de la selva chocoana.

Tropas de la Armada Nacional adscritas a la Fuerza Naval del Pacífico, se encuentran en el lugar, para dar con el paradero de los tripulantes de la aeronave ilegal tipo Piper-34 (PA-34) Seneca II, de matrícula falsa N8156H, así como del alcaloide, el cual se presume sería transportado hacia Centroamérica.

Un fiscal de la unidad de interdicción aérea y personal de la Policía Judicial se desplazó hasta el lugar con el fin de realizar los respectivos procedimientos judiciales.

Esta es la tercera aeronave inmovilizada en el 2012 en el pacífico colombiano, luego de la incautación de un avión bimotor de características similares, en desarrollo de una operación conjunta y coordinada el pasado 30 de septiembre; y la inmovilización de una aeronave ultraliviana en un lugar conocido como Playa Octavia en el mismo mes.

Prensa FAC

Aeropuerto de San Andrés. Imagen de Archivo.Un helicóptero de la Fuerza Aérea de Colombia (FAC) se vio obligado a aterrizar de emergencia, al parecer por fuertes vientos, en un cerro de la isla de Providencia, sin causar grandes daños materiales ni heridas a sus cinco tripulantes.

La FAC informó en un comunicado que la aeronave tuvo que tomar tierra de emergencia cuando "cumplía misiones de patrullaje y soberanía en aguas marítimas colombianas, en la islas de San Andrés y Providencia".

En este archipiélago, las fuerzas de seguridad del Estado continúan las labores de vigilancia después de que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya delimitara el pasado 19 de noviembre nuevas fronteras marítimas en esa zona entre Colombia y Nicaragua.

La Corte confirmó la soberanía colombiana sobre siete cayos, además de sobre las islas mayores de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, mientras que le otorgó a Nicaragua una extensión marítima superior a los 70.000 kilómetros cuadrados que tradicionalmente había pertenecido al país andino.

"La tripulación realizó los procedimientos establecidos en los manuales de la aeronave, lo que permitió que sus ocupantes resultaran ilesos", prosigue el comunicado de la FAC.

Además, esta institución envió a Providencia una comisión inspectora del Grupo Aéreo del Caribe desde la isla de San Andrés y otra del comando de la FAC "con el fin de adelantar las investigaciones del caso y determinar las causas del incidente".

Ceremonia especial por los 100 años de aviación en ColombiaEl señor General del Aire Tito Saúl Pinilla Pinilla, asistió a la celebración con motivo de los 100 años de la aviación en Colombia, evento que se llevó a cabo en el aeropuerto internacional Ernesto Cortissoz en la ciudad de Barranquilla (Atlántico)

El evento fue presidido por el señor Presidente de la República Juan Manuel Santos Calderón, así como la ministra de Transporte, Cecilia Álvarez-Correa Glen, y el director general de la Aeronáutica Civil, Santiago Castro Gómez, autoridades civiles, eclesiásticas, militares, empresarios de la aviación e invitados especiales.

La historia de la aviación nacional remonta a finales de 1912, cuando George Schmitt realizó el primer vuelo de acrobacia deportiva en Barranquilla.

Oficina de Prensa Fuerza Aérea Colombiana

General Tito Saúl Pinilla, comandante de la FAC. Imagen de archivo.En el marco de la tercera jornada de entrega de cartas y regalos para los soldados, infantes de marina y policías de la patria, el Comandante de la Fuerza Aérea Colombiana, General Tito Saúl Pinilla, aseguró que las Fuerzas Armadas están preparadas para enfrentar amenazas antiaéreas como las halladas a las Farc.

“Hemos venido trabajando en los últimos años en cómo mejorar  los equipos dentro de los helicópteros y de los aviones, que evite este tipo de misiles”, señaló el General Pinilla.

El Comandante de la Fuerza Aérea Colombiana aseguró que aunque estas armas antiaéreas pueden ser una amenaza para las aeronaves de la Fuerza Pública, son viejas y necesitan de mucho cuidado y entrenamiento para su uso.

“Es una amenaza de los años sesenta y ya muchos países los desecharon porque ya han cumplido su tiempo de servicio pues tienen un fundamento especial que es su mantenimiento, su entrenamiento y su batería, y si una de esas tres cosas no funciona bien muy seguramente no va a operar”, explicó el alto oficial.