Imprimir
Categoría: Informacion Institucional
verdad tras la bomba del nogal
“Carlos Antonio Lozada”, del partido FARC; Bertha Lucía Fríes, en representación de un grupo de víctimas del atentado al Club El Nogal; Fredy Rendón Herrera (el Alemán) y Rodrigo Pérez Alzate (Julián Bolívar), exjefes de las Auc, durante la entrega del informe a la JEP sobre el bombazo al club El Nogal. / JEP

www.fuerzasmilitares.org (07FEB2020). -Este viernes por primera vez excombatientes acompañaron la entrega del informe que hicieron las víctimas a la JEP. Se trató de la presentación del documento del atentado contra el club El Nogal. En su intervención, Berta Fríes, la representante de las víctimas, les reiteró a los excombatientes que no hay justificación para este atentado.

Ellos, como pocas veces, guardaron silencio y repitieron su vergüenza y arrepentimiento. En esa dirección fue la intervención del exparamilitar Salvatore Mancuso desde Estados Unidos.

Si hay una verdad que quedó clara durante la entrega del informe de las víctimas del atentado del club El Nogal este viernes, en la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), es que la reconciliación no puede resumirse en una pedida de perdón. Para coser de nuevo el tejido social se necesitan de encuentros, mayoritariamente dolorosos, entre quienes causaron y vivieron el daño. Sólo así, aseguró Bertha Lucía Fríes, sobreviviente de este crimen, es posible mirar a los ojos a los victimarios y, 17 años después, ir juntos a entregar un documento donde se cuenta la verdad de lo que ocurrió ese 7 de febrero de 2003.

Desde el inicio, la empatía estuvo presente en la audiencia. Antes de entrar, Fríes le dio un abrazo prolongado a Rodrigo Londoño o Timochenko, presidente del partido Farc, y quien también tendría máxima responsabilidad sobre la bomba de El Nogal. Luego llegaron los demás invitados: el exjefe guerrillero Julián Gallo (Carlos Antonio Lozada), y Fredy Rendón Herrera (el Alemán) y Rodrigo Pérez Alzate (Julián Bolívar), excomandantes de las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc).

(Le también: Farc y Auc acompañarán a víctimas del atentado al club El Nogal a entregar informe a la JEP)

Una vez sentados, Fríes comentó que entregar el informe junto con excombatientes es una de las apuestas de las víctimas que creen que es momento de mostrar casos reales de reconciliación, aunque eso no signifique que no se busque la verdad y la justicia. “Esta es una imagen de esperanza de que todos estamos interesados en saber qué pasó con este atentado que atentó contra el país. Es un ejemplo de diálogo. A mí ellos no me van a devolver mis ocho años de incapacidad, pero lo que sí sabemos es que podemos tejer la verdad y buscar espacios de encuentros”, agregó Fríes.

Es la primera vez que la JEP recibe un informe por parte de las víctimas y de los responsables de delitos atroces. En su intervención, la representante de las víctimas del club El Nogal les reiteró a los excombatientes que no hay justificación para este atentado. Ellos, como pocas veces, no mencionaron argumentos ni intentaron explicar su accionar. Guardaron silencio y repitieron su vergüenza y arrepentimiento por este hecho que acabó con la vida de 36 personas y dejó herida a al menos 190 de 2003.

Carlos Antonio Lozada aprovechó el momento para contar cómo se ha tejido la relación con las víctimas de El Nogal: “Se cumplen tres años y tres meses desde la primera vez que la señora Bertha Fríes, 2 de noviembre de 2016, llegó ante la delegación de paz de las Farc-EP, en la ciudad de La Habana (Cuba), en el marco de los diálogos de paz que terminarían con la firma del Acuerdo Final. Cinco meses después, firmamos con la señora Bertha, como representante de una parte de las víctimas de El Nogal, un documento con siete compromisos que recogen las sentidas aspiraciones de las víctimas de este hecho que nos convoca el día de hoy”.

Desde entonces, dijo, han recorrido de la mano, “un escarpado camino que nos ha llevado a las más altas dimensiones del sentimiento humano, aquellas que solo son posibles de alcanzar cuando se levantan de las profundidades del dolor y el sufrimiento. Ustedes comprenderán que cuando digo Bertha, estoy diciendo víctimas; personalizo en ella la representación de todas, solo para facilitar el verbo, la fluidez de la escritura, pero igual podría decir Juan, María, Luz, Jesús…”

(También lea: “Quiero que el señor Rendón me diga si en El Nogal dormía Mancuso”, Bertha Fries)

A pesar de que los integrantes de las Auc reiteraron que no fueron responsables directos de este hecho, también pidieron perdón, pues su enfrentamiento con las extintas Farc siempre atentó contra la población civil. Desde los Estados Unidos, el exparamilitar Salvatore Mancuso, quien este año termina su condena y ha pedido pista en la JEP, envió un mensaje a las víctimas: “Noche tras noche, día tras días, desde los distintos lugares de reclusión, donde he estado preso en Colombia y Estados Unidos, permanentemente pido perdón por los perjuicios y daños que causé en el trasegrar de los grupos de autodefensas”.

El exjefe de las Auc agregó que si bien no fue su culpa el atentado de El Nogal, sí siente responsabilidad por hacer parte de una guerra cruel: “Aunque no participé en este acto, pues fue una acción de autoría de las Farc, la justificación del atentado públicamente conocida fue cegar la vida de los miembros de las fuerzas armadas del país, quienes al interior del club se reunían con integrantes de las autodefensas”. Insisitó que él nunca estuvo allí, pero como bajo ese supuesto se perpetró el crimen y para esa fecha era actor del conflicto armado imploró perdón de sus víctimas.

Después de los discursos, Fríes les pidió a todos darse un abrazo fraterno como pacto de su compromiso con la paz y, principalmente, con su garantía de no repetición. Otra de las intervenciones importantes de la audiencia fue de la Procuraduría. El viceprocurador Juan Carlos Cortés le pidió a la JEP abrir un caso sobre la utilización de métodos y medios ilícitos de guerra en el conflicto armado y que, según el ente de control, “pueden considerarse crímenes de guerra y que, a nuestro juicio, pueden ser evaluados sistemáticamente”. Se refiere al uso indiscriminado por parte de los actores armados de las minas antipersonales, artefactos explosivos artesanales y uso de armas trampa.

Cortés aplaudió este espacio de entrega de informes “que permiten escuchar las voces de los que nunca habían sido escuchados”. Finalmente, le dijo a la presidenta de la JEP, Patricia Linares, que continuarán con su labor de acompañar a las víctimas y respaldar su compromiso con la consolidación de la paz, a pesar de que en ocasiones difieran en sus visiones jurídicas sobre los procesos.

 

(www.elespectador.com)