Alías SalcedoEra acusado de ataques en contra de policías, secuestros, desplazamiento, reclutamiento forzado. Era el cabecilla de la comisión de finanzas del frente 21 y terminó abatido en la noche del viernes tras combates librados con tropas del Batallón José Domingo Caicedo adscritas a la Quinta División del Ejército.

Desde hace 31 años hacía parte de las Farc y fue miembro principal del anillo de seguridad que custodiaba a alias 'Mono Jojoy', pero llegó al Cauca e hizo parte de la columna Jacobo Arenas.

En el 2005 se fugó de la cárcel Picaleña, de Ibagué, y estaba acusado de los asesinatos del concejal de Chaparral Uriel Prieto, así como de Mario de Jesús Cardozo, ex candidato a la Alcaldía de ese municipio.

Además de coordinar extorsiones y recolectar pagos por este delito, tenía como misión conformar nuevamente el desaparecido frente 50 de las Farc.

El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, que visitó Ibagué, destacó las acciones de la Fuerza Pública en el Tolima.

"Felicitaciones a nuestros miembros de las fuerzas militares, que tantos logros le generan permanentemente a todos los colombianos", dijo el ministro que coordinó el viernes en Ibagué un encuentro de alcaldes para asumir temas de seguridad.

Tropas del Ejército ColombianoComo todas las mañanas, me despedí de mi esposa con un beso. Ella en cama aún con nuestra pequeña hija de 2 meses, me dio su bendición y me dijo: feliz día, cuídate mucho, besé a la bebé y salí rumbo al batallón Tenerife, unidad a la que pertenezco desde hace cerca de 3 años.

Fue un lunes de lo más normal para mí: entrenamiento físico, formación, labores administrativas; claro, hasta el mediodía, porque fue en ese momento cuando recibimos la orden de prepararnos para salir a cumplir una misión. El Teniente Granja, nuestro comandante, ordenó pasar al rancho mientras él recibía instrucciones sobre la nueva misión que enfrentaríamos. Mientras llegábamos al comedor, llamé a mi esposa y le dije: mi amor, no me esperes esta noche, salgo a cumplir una misión, cuida a la niña. Nos vemos pronto, te amo.

En la tarde alistamos todo el equipo, armamento, sintela, implementos de aseo, raciones, en fin, todo lo que se debe tener en cuenta para cumplir la misión a cabalidad y, por supuesto, una biblia de bolsillo que me acompaña a todas partes
Formamos con el equipo. El Teniente Granja dio parte y el Comandante del Batallón Tenerife solo nos dijo: van en dos vehículos, mucha suerte, confío en el trabajo de cada uno de ustedes, Dios los guiará hacia el objetivo. Y concluyó: Compañía, Embarcar. Sin dudarlo los nueve integrantes de este equipo subimos a cada uno de los vehículos que nos llevaría hasta algún punto.

Pasaron cerca de 4 horas. Cuando pararon los camiones, en algún punto que, según mis cálculos, era cerca al municipio de Villavieja-Huila, formamos de nuevo y fue cuando nos dijo el Teniente: vamos tras la pista de uno de los duros de las Farc, así que vamos con toda

CINCO DIAS DESPUÉS

Como una lanza más la lluvia nos acompañó desde el primer día. Ya han pasado cinco. No hemos comido ni dormido mucho porque el tiempo y el terreno no lo permiten, sentimos cansancio, el peso de nuestro equipo nos agota cada vez más, estamos en la zona rural del municipio de Aipe. Las informaciones que nos llegan desde la Brigada indican que estamos cerca, la lluvia hace muy difícil el desplazamiento, no sólo por el frio, el terreno se pone complicado. Yo pienso en mi niña y mi esposa. Hace cinco días que no sé de ellas. Mientras caminamos saco del bolsillo de la guerrera una foto de ellas, la veo, le doy un beso y les mando un abrazo en mi pensamiento, anhelando verlas pronto.

S-70I en entrenamiento OMAGALa geografía colombiana genera algunas dificultades a la hora de realizar operaciones terrestres, para subsanar estos obstáculos el Ejército Nacional cuenta con personal especializado que apoya desde el aire a las tropas en tierra, para estas labores se hace necesaria la capacitación de los pilotos y tripulantes, garantizando las herramientas necesarias para alcanzar misiones exitosas.

En la ciudad de Tunja, Boyacá, finalizó el curso de Operaciones en Montaña y Aterrizaje a Gran Altitud (OMAGA) con una duración de 15 días, dónde tripulaciones del Batallón de Operaciones Especiales de Aviación, realizaron entrenamiento de misiones a gran altitud con el fin de ampliar la capacidad en esta Unidad Táctica y aumentar los estándares de seguridad en la ejecución de misiones con los nuevos helicópteros Black Hawk S-70I. Demostrando así la posibilidad de entrenamiento en altura que se puede llevar a cabo en Colombia gracias a su topografía que brinda un nivel exigente en este tipo de instrucción. 

En total fueron dieciséis militares entre oficiales y suboficiales entrenados, dentro del personal se encontraban tres Instructores, tres pilotos al mando, cuatro pilotos, dos instructores de tripulantes, un jefe de tripulación y tres tripulantes de vuelo. 

El fortalecimiento del arma de aviación hace posible la ejecución de labores impensables desde tierra, garantizando la soberanía y protección de todo el Territorio Nacional.

Prensa Ejército

Supuestas bajas en combate son ahora cuestionoadasEn medio de la controversia que se desató esta semana por la afirmación de Navi Pillay, alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, en el sentido de que debería caerse la reforma al fuero militar que se tramita en el Congreso de la República, las historias que siguen apareciendo alrededor de los falsos positivos y la suerte que han corrido algunas de las investigaciones en manos de la justicia penal militar parecen darle la razón.

Es el caso de la muerte del conductor Mario Alfonso Gómez Aristizábal —que se registró en 2007 cerca de Manizales (Caldas)—, en medio de un supuesto combate con el Ejército. Luego se descubrió en la investigación que la víctima ni siquiera había disparado un arma y que en el momento del enfrentamiento estaba hablando por celular. En este proceso hay una contradicción entre la justicia ordinaria y la justicia penal militar, ya que mientras la primera condenó al Estado a indemnizar a la familia de la víctima, porque los militares actuaron de forma irregular, la segunda dejó a los sospechosos libres al considerar que actuaron ceñidos a la ley.

La muerte de Gómez Aristizábal ocurrió el 1 de diciembre de 2007. La noche anterior había salido de su casa para prestar un servicio de transporte desde el municipio de Riosucio (Caldas) a Manizales, pero nunca regresó. Su esposa inició la búsqueda y lo encontró en la morgue de Manizales, donde conoció que había muerto en un supuesto enfrentamiento con el Ejército, porque al parecer “pertenecía a un grupo de extorsionistas que llevaba varias semanas azotando un sector rural de la ciudad”.

La mujer no dio crédito a la versión de las autoridades y demandó al Estado, porque estaba convencida de que su esposo era una víctima más de los llamados falsos positivos. Ante la duda que se sembró alrededor del supuesto combate, casi de forma paralela la justicia penal militar adelantó la investigación en contra de los uniformados que participaron en el enfrentamiento en el que murió el conductor.

El cuestionado combate ocurrió cerca de la finca Los Cedros, ubicada en la vereda Alto Tablazo de Manizales. En esta zona estaban patrullando militares del Batallón Contraguerrillas N° 57 Mártires de Puerres y del Batallón Ayacucho de Manizales, supuestamente, atendiendo la denuncia de un ciudadano que les había indicado que por su finca estaba operando un grupo de extorsionistas y que en la madrugada del 1º de diciembre iban a recoger el dinero producto de un chantaje.

Ejército Nacional de ColombiaEl Ejército rescató a Luis González Sotelo, un comerciante de 84 años secuestrado por el ELN desde el pasado 13 de marzo, según informaron las autoridades.

El operativo lo adelantaron tropas del Comando Conjunto de Suroccidente, según explicó el coronel Luis Emilio Cardozo, comandante de la brigada 23 del Ejército.

Según Cardozo, el comerciante estaba retenido en una casa aislada y abandonada en la vereda San Antonio Alto, zona rural de Pasto, y custodiado por dos miembros de la guerrilla del ELN.

"Era un sector muy montañoso, a una altura de 3.200 metros, lo tenían dos bandidos del ELN, tuvimos combates con esos dos sujetos, uno fue herido y capturado y el otro se escapó", explicó el comandante de la brigada 23.

De los once uniformados que participaron en el operativo de rescate ninguno resultó herido.

El comerciante "se encontraba bien" en términos generales pese a su avanzada edad y sus problemas de salud. En estos momentos ya está con su familia según informaron las autoridades.

Cardozo explicó además que la operación se adelantó gracias a un informante de la población que habría reportado "movimientos extraños" de "personas que no eran de la zona".

Al parecer hombres del frente Comuneros del Sur del ELN habrían secuestrado al comerciante González el pasado 13 de marzo cuando se desplazaba por la zona rural de Pasto.