Supuestas bajas en combate son ahora cuestionoadasEn medio de la controversia que se desató esta semana por la afirmación de Navi Pillay, alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, en el sentido de que debería caerse la reforma al fuero militar que se tramita en el Congreso de la República, las historias que siguen apareciendo alrededor de los falsos positivos y la suerte que han corrido algunas de las investigaciones en manos de la justicia penal militar parecen darle la razón.

Es el caso de la muerte del conductor Mario Alfonso Gómez Aristizábal —que se registró en 2007 cerca de Manizales (Caldas)—, en medio de un supuesto combate con el Ejército. Luego se descubrió en la investigación que la víctima ni siquiera había disparado un arma y que en el momento del enfrentamiento estaba hablando por celular. En este proceso hay una contradicción entre la justicia ordinaria y la justicia penal militar, ya que mientras la primera condenó al Estado a indemnizar a la familia de la víctima, porque los militares actuaron de forma irregular, la segunda dejó a los sospechosos libres al considerar que actuaron ceñidos a la ley.

La muerte de Gómez Aristizábal ocurrió el 1 de diciembre de 2007. La noche anterior había salido de su casa para prestar un servicio de transporte desde el municipio de Riosucio (Caldas) a Manizales, pero nunca regresó. Su esposa inició la búsqueda y lo encontró en la morgue de Manizales, donde conoció que había muerto en un supuesto enfrentamiento con el Ejército, porque al parecer “pertenecía a un grupo de extorsionistas que llevaba varias semanas azotando un sector rural de la ciudad”.

La mujer no dio crédito a la versión de las autoridades y demandó al Estado, porque estaba convencida de que su esposo era una víctima más de los llamados falsos positivos. Ante la duda que se sembró alrededor del supuesto combate, casi de forma paralela la justicia penal militar adelantó la investigación en contra de los uniformados que participaron en el enfrentamiento en el que murió el conductor.

El cuestionado combate ocurrió cerca de la finca Los Cedros, ubicada en la vereda Alto Tablazo de Manizales. En esta zona estaban patrullando militares del Batallón Contraguerrillas N° 57 Mártires de Puerres y del Batallón Ayacucho de Manizales, supuestamente, atendiendo la denuncia de un ciudadano que les había indicado que por su finca estaba operando un grupo de extorsionistas y que en la madrugada del 1º de diciembre iban a recoger el dinero producto de un chantaje.

Ejército Nacional de ColombiaEl Ejército rescató a Luis González Sotelo, un comerciante de 84 años secuestrado por el ELN desde el pasado 13 de marzo, según informaron las autoridades.

El operativo lo adelantaron tropas del Comando Conjunto de Suroccidente, según explicó el coronel Luis Emilio Cardozo, comandante de la brigada 23 del Ejército.

Según Cardozo, el comerciante estaba retenido en una casa aislada y abandonada en la vereda San Antonio Alto, zona rural de Pasto, y custodiado por dos miembros de la guerrilla del ELN.

"Era un sector muy montañoso, a una altura de 3.200 metros, lo tenían dos bandidos del ELN, tuvimos combates con esos dos sujetos, uno fue herido y capturado y el otro se escapó", explicó el comandante de la brigada 23.

De los once uniformados que participaron en el operativo de rescate ninguno resultó herido.

El comerciante "se encontraba bien" en términos generales pese a su avanzada edad y sus problemas de salud. En estos momentos ya está con su familia según informaron las autoridades.

Cardozo explicó además que la operación se adelantó gracias a un informante de la población que habría reportado "movimientos extraños" de "personas que no eran de la zona".

Al parecer hombres del frente Comuneros del Sur del ELN habrían secuestrado al comerciante González el pasado 13 de marzo cuando se desplazaba por la zona rural de Pasto.

Imagen de archivo.Las autoridades incautaron un fusil cuyas balas pueden atravesar blindajes de tanques y chalecos antibalas y detuvieron a un presunto guerrillero de las Farc que también tenía en su poder otras armas, informó este viernes el Ejército.

Según la Tercera Brigada, tropas adscritas al comando Conjunto del Sur Occidente, lograron detener en el caserío Florida Baja, en el departamento de Nariño a un hombre del frente 29 de las Farc.

Un comunicado detalla que tenía un sofisticado fusil con mira telescópica que permite alcanzar blancos a más de 1.500 metros.

Además, las balas pueden atravesar "el blindaje de los tanques, chalecos antibalas y materiales de construcción de un edificio, camiones, (y) aeronaves que apoyan la labor del Ejército en el Departamento de Nariño".

El supuesto guerrillero también tenía en su poder un fusil Galil, 17 proveedores para fusil, gran cantidad de balas para diferentes armas, nueve granadas de mano, al igual que prendas de uso privativo del Ejército colombiano.

Este viernes la Policía detuvo a 17 supuestos miembros de las Farc que planeaban el robo de un helicóptero que trasladaba dinero de las Fuerzas Militares y tenían arsenal para atentar contra agentes de esa institución en el suroeste del país.

En una entrevista con Efe en Santiago de Chile, el director de la Policía, general José Roberto León Riaño, dijo que los guerrilleros iban a disfrazarse de integrantes del Ejército para acometer su plan en Santander de Quilichao, un pueblo del conflictivo departamento del Cauca (suroeste).

EFE

Evacuación de personal herido en acción. Imagen EJCSoy el Soldado Profesional Walter Ortíz, auxiliar de enfermería, ingresé al Ejército en el año 2000 a la Brigada Móvil N 2, recién fundada. En ese tiempo era la Fuerza de Despliegue Rápido integrada por las Brigadas Móviles N 1, 2 y 3, más las Fuerzas Especiales. En el 2008 salí trasladado al Batallón de Comandos N° 1.

Me encontraba realizando una operación en el departamento de Córdoba contra un grupo de bandidos de las Farc. En aquel entonces ya había recibido todo el entrenamiento de Lancero, Fuerzas Especiales, paracaidismo y básico de combate.

Tengo todavía los recuerdos presentes, es como devolverme en el tiempo

Aún es de noche, vamos en un Black Hawk, estamos ingresando desde el municipio de Carepa, Antioquia, el reloj avanza en medio del ruido de los motores, ya son las cuatro de la mañana y desembarcamos en Montes de Catatumbo, es un terreno bastante quebrado y selvático, hay árboles que miden hasta 70 metros de altura. Bajamos y nos ubicamos con los elementos propicios para utilizar en la oscuridad.

Se escucha claramente al enemigo quejarse con palabras soeces por las operaciones en su contra. Pero no podemos ubicarlos hasta que amanezca, porque los terroristas están en posición para atacar a la tropa.

Un grito desgarrador

El objetivo es avanzar firmemente para divisar los resultados de la operación y vencer al enemigo, respetando la vida de quien lo necesita, allí es cuando el enfermero de combate entra en acción, así que nos disponemos a ir paso a paso en el área para ayudar a los heridos.

Tropas del Ejército NacionalEl comando de la Sexta División del Ejército Nacional informó que no es cierto la emboscada donde presuntamente murieron 33 integrantes de la Brigada Móvil No. 27 en el Putumayo porque sencillamente no opera en esa región.

En un comunicado de prensa, el Ejército indicó que los recientes combates en el departamento de Putumayo se presentaron el día domingo 14 de abril, en área rural del municipio de Puerto Asís. Em esa ocasión se enfrentaron tropas elBatallón de Selva No.55 contra la cuadrilla 48 de las Farc, dando como resultado la muerte de dos integrantes de la sexta comisión de la estructura terrorista.

El comunicado de prensa del Ejército destaca que:

Ante la desinformación originada a través de una red social, donde se afirma que el pasado 12 de abril murieron 33 integrantes de la Brigada Móvil No. 27, en una emboscada en el departamento de Putumayo, el comando de la Sexta División del Ejército Nacional se permite informar:

1. La Brigada Móvil No.27 no opera en el departamento de Putumayo ni se han presentado, durante el presente año, emboscadas contra unidades militares en esa región del país.

2. Los últimos combates en el departamento de Putumayo se presentaron el día domingo 14 de abril, en área rural del municipio de Puerto Asís, entre tropas Del Batallón de Selva No.55 contra la cuadrilla 48 de las Farc, dando como resultado la muerte en desarrollo de operaciones militares de dos integrantes de la sexta comisión de la estructura terrorista.