Este es el modelo del alojamiento que necesita el Batallón de Policía Militar Nº 13. / Ejército NacionalEn 2011, la Decimotercera Brigada del Ejército advirtió que los dormitorios construidos en 1954 para albergar a los soldados del Batallón de la Policía Militar Nº 13 en Usaquén estaban en grave deterioro y que la construcción de un nuevo alojamiento para 750 militares era necesaria. En 2012, pese a que la construcción estaba incluida en el programa de inversiones del Fondo de Vigilancia y Seguridad (FVS) del Distrito, no se pudo realizar por cuestiones de “papeleo”. Hoy, el proyecto ya no está en el plan de inversión del fondo y, según la brigada, $680 millones ya invertidos por las Fuerzas Militares están a punto de perderse. ¿Por qué?

En una carta fechada el pasado 24 de abril, el segundo comandante y jefe del estado mayor de la Decimotercera Brigada del Ejército, coronel Jorge Castellanos, le pidió al viceministro del Interior, Aníbal Fernández de Soto, “el apoyo y colaboración para que el proyecto (la construcción del alojamiento) sea tenido en cuenta en el marco de la gestión durante el presente año”.

“La realidad de los alojamientos (que actualmente albergan a 480 soldados) muestra un hacinamiento que se acrecienta día a día. En la actualidad se está utilizando lo que se denomina ‘cama caliente’ (un soldado sale y otro entra). Asimismo, se presentan limitaciones estructurales, techos con fisuras que generan filtraciones continuas que arrecian en tiempos de invierno, las ventanas y las paredes presentan filtraciones de aire generando bajas temperaturas dentro de los alojamientos”. Así le describe el coronel al viceministro lo que tienen que soportar los soldados bajo su mando en este edificio que ya cumplirá 60 años.

Alias CalicheEjército supo de traslados guerrilleros y se infiltró en montañas hasta que logró el ataque. Los catorce soldados, dirigidos por un sargento mayor, que combatieron el sábado pasado contra una estructura de las Farc solo se enteraron tres días después de que en la operación había muerto uno de los hombres más importantes que tenían las Farc en el suroccidente del país: Leonidas Zambrano, alias ‘Caliche’.

La mano derecha de ‘Pablo Catatumbo’, jefe del bloque occidental y miembro del secretariado, y pupilo del marquetaliano ‘Sargento Pascuas’,solo pudo ser reconocido luego de que desmovilizados desde el Cauca viajaron a Leyva (Nariño), lugar donde cayó ‘Caliche’, y señalaron que uno de los guerrilleros muertos en ese combate –en el que cayeron cinco hombres más– era el jefe de la columna móvil ‘Jacobo Arenas’.

Así lo confirman informaciones de inteligencia conocidas por este diario, que demuestran, además, que el viaje que hizo ‘Pablo Catatumbo’ a La Habana marcó la muerte en combate de Zambrano, quien llevaba más de 30 años en las Farc y había sido conocido por su participación política en el Caguán.

“Él era el encargado de la seguridad de ‘Catatumbo’. Cuando este viajó a Cuba (a mediados del mes de marzo), encargó a ‘Caliche’ para que organizara los frentes de las Farc en Nariño. Esa información se filtró del frente 29, que lo tenía que recibir en los límites con Cauca”, dice un alto oficial.

‘Caliche’ se vio obligado a moverse desde Caloto y Toribío (Cauca) –donde era reconocido por dirigir el grupo que más explosivos (‘tatucos’ y granadas artesanales) fabrica en la guerrilla– hasta una zona de la cordillera Occidental que no conocía.

Alías SalcedoEra acusado de ataques en contra de policías, secuestros, desplazamiento, reclutamiento forzado. Era el cabecilla de la comisión de finanzas del frente 21 y terminó abatido en la noche del viernes tras combates librados con tropas del Batallón José Domingo Caicedo adscritas a la Quinta División del Ejército.

Desde hace 31 años hacía parte de las Farc y fue miembro principal del anillo de seguridad que custodiaba a alias 'Mono Jojoy', pero llegó al Cauca e hizo parte de la columna Jacobo Arenas.

En el 2005 se fugó de la cárcel Picaleña, de Ibagué, y estaba acusado de los asesinatos del concejal de Chaparral Uriel Prieto, así como de Mario de Jesús Cardozo, ex candidato a la Alcaldía de ese municipio.

Además de coordinar extorsiones y recolectar pagos por este delito, tenía como misión conformar nuevamente el desaparecido frente 50 de las Farc.

El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, que visitó Ibagué, destacó las acciones de la Fuerza Pública en el Tolima.

"Felicitaciones a nuestros miembros de las fuerzas militares, que tantos logros le generan permanentemente a todos los colombianos", dijo el ministro que coordinó el viernes en Ibagué un encuentro de alcaldes para asumir temas de seguridad.

Tropas del Ejército ColombianoComo todas las mañanas, me despedí de mi esposa con un beso. Ella en cama aún con nuestra pequeña hija de 2 meses, me dio su bendición y me dijo: feliz día, cuídate mucho, besé a la bebé y salí rumbo al batallón Tenerife, unidad a la que pertenezco desde hace cerca de 3 años.

Fue un lunes de lo más normal para mí: entrenamiento físico, formación, labores administrativas; claro, hasta el mediodía, porque fue en ese momento cuando recibimos la orden de prepararnos para salir a cumplir una misión. El Teniente Granja, nuestro comandante, ordenó pasar al rancho mientras él recibía instrucciones sobre la nueva misión que enfrentaríamos. Mientras llegábamos al comedor, llamé a mi esposa y le dije: mi amor, no me esperes esta noche, salgo a cumplir una misión, cuida a la niña. Nos vemos pronto, te amo.

En la tarde alistamos todo el equipo, armamento, sintela, implementos de aseo, raciones, en fin, todo lo que se debe tener en cuenta para cumplir la misión a cabalidad y, por supuesto, una biblia de bolsillo que me acompaña a todas partes
Formamos con el equipo. El Teniente Granja dio parte y el Comandante del Batallón Tenerife solo nos dijo: van en dos vehículos, mucha suerte, confío en el trabajo de cada uno de ustedes, Dios los guiará hacia el objetivo. Y concluyó: Compañía, Embarcar. Sin dudarlo los nueve integrantes de este equipo subimos a cada uno de los vehículos que nos llevaría hasta algún punto.

Pasaron cerca de 4 horas. Cuando pararon los camiones, en algún punto que, según mis cálculos, era cerca al municipio de Villavieja-Huila, formamos de nuevo y fue cuando nos dijo el Teniente: vamos tras la pista de uno de los duros de las Farc, así que vamos con toda

CINCO DIAS DESPUÉS

Como una lanza más la lluvia nos acompañó desde el primer día. Ya han pasado cinco. No hemos comido ni dormido mucho porque el tiempo y el terreno no lo permiten, sentimos cansancio, el peso de nuestro equipo nos agota cada vez más, estamos en la zona rural del municipio de Aipe. Las informaciones que nos llegan desde la Brigada indican que estamos cerca, la lluvia hace muy difícil el desplazamiento, no sólo por el frio, el terreno se pone complicado. Yo pienso en mi niña y mi esposa. Hace cinco días que no sé de ellas. Mientras caminamos saco del bolsillo de la guerrera una foto de ellas, la veo, le doy un beso y les mando un abrazo en mi pensamiento, anhelando verlas pronto.

S-70I en entrenamiento OMAGALa geografía colombiana genera algunas dificultades a la hora de realizar operaciones terrestres, para subsanar estos obstáculos el Ejército Nacional cuenta con personal especializado que apoya desde el aire a las tropas en tierra, para estas labores se hace necesaria la capacitación de los pilotos y tripulantes, garantizando las herramientas necesarias para alcanzar misiones exitosas.

En la ciudad de Tunja, Boyacá, finalizó el curso de Operaciones en Montaña y Aterrizaje a Gran Altitud (OMAGA) con una duración de 15 días, dónde tripulaciones del Batallón de Operaciones Especiales de Aviación, realizaron entrenamiento de misiones a gran altitud con el fin de ampliar la capacidad en esta Unidad Táctica y aumentar los estándares de seguridad en la ejecución de misiones con los nuevos helicópteros Black Hawk S-70I. Demostrando así la posibilidad de entrenamiento en altura que se puede llevar a cabo en Colombia gracias a su topografía que brinda un nivel exigente en este tipo de instrucción. 

En total fueron dieciséis militares entre oficiales y suboficiales entrenados, dentro del personal se encontraban tres Instructores, tres pilotos al mando, cuatro pilotos, dos instructores de tripulantes, un jefe de tripulación y tres tripulantes de vuelo. 

El fortalecimiento del arma de aviación hace posible la ejecución de labores impensables desde tierra, garantizando la soberanía y protección de todo el Territorio Nacional.

Prensa Ejército