Ceremonia de transmisión de mandoEn ceremonia militar el Mayor General Javier Enrique Rey Navas entregó el mando de la División de Aviación Asalto Aéreo al Brigadier General Alberto José Mejía Ferrero, quien viene de Comando Ejército.

Durante el acto, el cual se llevó a cabo en el Campo de Paradas Teniente General Gustavo Rojas Pinilla, en el Fuerte Militar de Tolemaida, el nuevo comandante manifestó en su discurso, estar agradecido con Dios y con el Comando Superior, al permitirle dirigir tan importante Unidad. La División de Aviación Asalto Aéreo es sin duda alguna la punta de lanza del Ejército Nacional, el mando institucional se refiere a ella como la joya de la corona; a su vez exaltó la magnífica tarea realizada por el comandante saliente, luego envío un saludo a todo el personal que conforma esta Unidad Operativa Mayor, quienes harán posible la concreción de planes y estrategias.

Entre tanto, es muy importante resaltar la excelente gestión del Mayor General Javier Enrique Rey Navas durante los quince años que lideró la Aviación del Ejército, pasando de Destacamento Aéreo a División de Aviación Asalto Aéreo, y convirtiéndola en un elemento vital del equipo de armas combinadas para la seguridad y los planes tácticos operacionales y estratégicos; logrando el cumplimiento de la misión con efectividad y eficiencia. 

El comandante del Ejército, general Sergio Mantilla Sanmiguel, revela que las Farc están ubicadas en 10 zonas precisas del país, y anuncia que la semana entrante comienza una gigantesca acción que activará el mismo presidente Santos.

El alto oficial asegura que el proceso de liquidación de las Farc es irreversible. "No hay regreso". Mantilla, con maestría en Manejo de recursos y estrategia de la Universidad Nacional, y de Defensa, en Estados Unidos, sostiene que las Farc solo tienen hoy unos 9.000 hombres.

"Todos los países del mundo que viven situaciones de conflicto hacen de pronto una especie de alto en el camino, para revisar cómo están las cosas. En Estados Unidos se llama un white paper. Dentro de la revisión de nuestros planes estratégicos contra la subversión, hemos adoptado cien recomendaciones".

¿Recomendaciones sobre qué?

Operaciones, organización, logística, manejo de personal. Los comandos generales del Ejército, la Fuerza Aérea, la Armada y la Policía adoptamos el plan de campaña Espada de Honor, dentro de la nueva estrategia. Hemos revisado las diferentes amenazas a la seguridad. Hay lugares donde actúan grupos de más de 50 miembros. Hay otras donde son grupos de entre 20 y 50, y hay otros sitios donde son menos de 20, como el que existe entre el oriente antioqueño y Caldas, de siete bandidos dedicados a extorsionar.

 La Escuela Militar de Cadetes “José María Córdova” abrió las inscripciones a los hombres colombianos que estén terminando sus estudios superiores o estén recién graduados, para que adelanten cursos que les permita convertirse en oficiales del Ejército de Colombia.

Hasta el 13 de julio del 2012 tienen plazo para inscribirse aquellos jóvenes colombianos que deseen adelantar el curso, que luego de 18 meses los puede acreditar como Oficiales de Armas del Ejército Nacional.

Para esta convocatoria se aceptarán profesionales en todas las carreras avaladas y certificadas por el Ministerio de Educación, exceptuando las relacionadas con las ciencias de la salud.

Los aspirantes deben cumplir con los siguientes requisitos a la hora de inscribirse:

Nacionalidad Colombiana.

Raza, credo, estado civil no discrimina a los aspirantes para su ingreso.

Edad no mayor a 24 años y 6 meses al momento de ingresar a la Escuela (Junio 23 de 2012)

Acreditar el respectivo título profesional en una Universidad avalada por el Ministerio de Educación Nacional e ICFES

Al menos siete guerrilleros, integrantes del frente de Guerra Occidental del ELN, fueron abatidos en desarrollo de una operación del Ejército en zona rural del departamento de Chocó, confirmaron fuentes oficiales.

Tropas de la Fuerza Conjunta de Acción Decisiva (Fucad) con apoyo de la Fuerza Aérea, ubicaron y bombardearon un campamento en zona rural del municipio de Lloró,que estaba al mando de los cabecilla de esa estructura conocidos como alias ‘Marta la Abuela’ y ‘Richard’, responsables de los paros armados en la vía que comunica a Quibdó con la ciudad de Medellín.

Como resultado de la acción militar se reportaron siete bajas, una captura y la incautación de 6 fusiles, una pistola, un revolver, equipos de comunicación y de intendencia.

Pese a que terminó acostumbrándose a lucir el camuflado, portar un fusil y cargar sobre su cuello cadenas de balas, tanto que tiene fotos así, sonriente, el soldado Wílmar Gallo Alcaraz ha padecido una especie de tortura. A sus 19 años ha sufrido como un condenado porque tiene el convencimiento de que una persona con creencias cristianas como él —es miembro de la Iglesia Pentecostal Unida de Colombia (IPUC)— no debe portar armas ni utilizar la guerra como método para alcanzar la paz.

El alivió le llegó el pasado miércoles con el fallo de la Corte Constitucional. “Aunque no exista regulación legal se podrá invocar la objeción de conciencia como una causal para no prestar el servicio militar obligatorio, siempre que las convicciones o creencias que den lugar a negarse a la prestación del servicio militar sean profundas, fijas y sinceras”, sostuvo el alto tribunal. A principios de 2011, cuando fue requerido por el Ejército en Santafé de Antioquia (Antioquia), de donde es oriundo, Wílmar Gallo supo que debía reclamar sus derechos.

Para la primera cita llevó un documento en el que certificaba que comenzaba a cursar el grado décimo justo ese día, en la Institución Arturo Velásquez Ortiz de Santafé de Antioquia, y otro que indicaba que pertenecía a la IPUC. Sin embargo —cuenta Wílmar—, le dijeron que el servicio militar era obligatorio y que su creencia no lo excluía. “Y que si no me presentaba quedaba como remiso”. Así que ingresó al Batallón de Infantería Nº 32, Coronel Pedro Justo Berrío, de la Cuarta Brigada del Ejército, el 12 de febrero de 2011, pero encargó a su hermano Wílfer que instaurara una acción de tutela.