Escuela Militar de Cadetes Con el propósito de formar un nuevo curso de Oficiales Administrativos, la Escuela Militar de Cadetes General José María Córdova, convoca a Médicos, Periodistas y Abogados para que luego de cumplir con los requisitos y pruebas exigidas, hagan parte de nuestro Ejército.

 

CARRERAS CONVOCADAS (SIN ESPECIALIZACIÓN):

- Médicos.

- Periodistas.

- Abogados.

 

INSCRIPCIONES ABIERTAS

- Duración del curso: 3 meses.

- Lugar de realización: Interno, en la Escuela Militar de Cadetes (Bogotá).

- Grado otorgado: Subteniente administrativo.

- Remuneración Salarial: La ordenada por la ley una vez termine el curso.

- Ubicación laboral: Inmediata.

REQUISITOS DE INSCRIPCIÓN:

- Nacionalidad Colombiana.

- Raza, credo, estado civil no discrimina a los aspirantes para su ingreso.

- Edad no mayor a 29 años al momento de ingresar al escalafón (ascender).

Frederick S. RudesheimDurante los últimos días ha estado de visita en el país el Comandante del Comando Sur de los Estados Unidos, Mayor General Frederick S. Rudesheim, con el objetivo de conocer de primera mano los avances del Ejército Nacional.

La visita del Mayor General Rudesheim, incluyó la explicación pormenorizada de la organización y labores desarrolladas por las Fuerzas de Tarea, para ello la delegación se traslado al municipio de Puerto Jordán, Arauca, donde se encuentra el puesto de mando de la Fuerza de Tarea Quirón.

De la misma forma, el Comandante del Comando Sur, conoció los avances en materia de doctrina que se vienen realizando permanentemente en el Ejército, de manos de la Jefatura de Educación y Doctrina y la Escuela Superior de Guerra.

Asimismo, se dio a conocer la forma en que las familias de los Soldados de Colombia son vinculadas a proyectos de capacitación e inclusión como parte activa de la Institución a través de la Jefatura de Familia.

Finalmente, conoció el trabajo que en materia médica se realiza en el Hospital Militar Central y el Batallón de Sanidad, en pro de la recuperación de los hombres heridos en cumplimiento del deber.

Prensa Ejército

Capitán Manuel Alejandro Cardona López Los soldados dormían durante el día para poder moverse por la noche sin ser vistos. Estaban en la selva, en una zona de la vereda el Darién que limita con los departamentos del Meta y Guaviare.

Esa mañana el capitán Manuel Alejandro Cardona López soñó que un terrorista de las FARC le disparaba tres veces en el pecho, pero lograba salvarse y darle las gracias a Dios por estar vivo mientras se persignaba con la mano derecha. Después de mediodía salieron hacia una zona donde habían caído heridos por minas antipersona un capitán, dos sargentos, nueve soldados y un enfermero. Dos de ellos habían muerto.

El capitán Cardona, ingeniero civil del Ejercito, echó a andar cargado con su equipo de trabajo. Estaba preparado para buscar y desactivar minas. Hacia la una de la tarde, mientras caminaba con cautela revisando el terreno, encontró una escopeta sobre una mesa rodeada por dos generadores eléctricos que soportaban dos carretillas de metal. De inmediato supo que era una trampa.

Luego de determinar y marcar el espacio en el cual podía moverse sin correr ningún riesgo, se recostó junto a una de las dos carretillas de metal con el cuerpo apoyado sobre su mano izquierda para protegerla en caso de una explosión. Mientras tanto, con la derecha buscó los cables que debía desconectar.

A las dos de la tarde se escuchó una explosión muy fuerte. Ambas carretillas quedaron destruidas y las láminas de metal de las mismas le rebanaron al capitán el pie derecho y cuatro dedos de su mano derecha. Un costado de su cara y su cuerpo quedaron plagados de esquirlas. Su torso se salvó, protegido por una rueda. La misma carretilla que casi lo mata le salvó la vida.

Colombia es el país con más minas antipersona después de Camboya y Afganistán.

La mina había sido activada por control remoto. El capitán jamás imaginó que su explosión fuera tan poderosa. Hinchado de adrenalina, se levantó de un brinco y echó a correr hacia donde lo esperaban sus soldados y el enfermero. Al llegar se tendió en el piso boca arriba y entonces advirtió que no veía por el ojo derecho y muy poco por el izquierdo.

Imagen de ArchivoEl hecho sucedió en la tarde del domingo en la sede de la Sexta Brigada de Ibagué. El cabo segundo José Luis Gasca Tabares, de 29 años, se disparó en el pecho con su fusil galil de dotación en la tarde del domingo en la sede de la Sexta Brigada de Ibagué.

El suboficial, oriundo de Caquetá, pertenecía al Batallón de Infantería Jaime Rook de la Sexta Brigada y era catalogado como un militar destacado. Estaba separado de su esposa y deja una hija menor de edad.

El coronel Jairo Martín Sandoval, comandante de la Sexta Brigada, atribuyó este hecho a problemas de índole pasional pues el cabo así lo dejó consignado en una carta.

"El estaba en una formación general y pidió permiso para ir al dormitorio, donde de manera sorpresiva se disparó una vez en el pecho con el fusil de dotación", dijo el coronel Sandoval, y confirmó que "el cabo estaba separado de la esposa".

Era considerado un suboficial valioso, de amplia experiencia y con 9 años de servicio a la institución.

En su habitación se encontró una carta con las explicaciones de esta fatal decisión donde señala que todo se debe a problemas sentimentales.

"En su cama dejó algunas prendas que le compró a su hija, así como seguros para la niña y los padres de él", afirmó el coronel Sandoval.

eltiempo.com

Formación en el Campo de ParadasCon una formación integral de dos años, direccionada bajo la Tecnología en Entrenamiento y Gestión Militar de la mano con el estudio de cuatro nuevos programas profesionalizantes la Escuela Militar de Suboficiales Sargento Inocencio Chincá invita a todos los jóvenes colombianos con vocación de servicio y entrega a la Patria a incorporarse al Curso No. 92.

Promoción y Aplicación del Derecho Internacional Humanitario y los Derechos Humanos en el contexto Militar; Criminalística de Campo; Gestión Pública y Logística Militar son las recientes tecnologías que ofrece esta institución castrense de educación superior a los futuros Suboficiales del Ejército, quienes durante 24 meses adquieren diversos conocimientos, técnicas y tácticas que contribuyen a alcanzar el éxito en el cumplimiento de la misión institucional asignada.

Al cumplir el proceso de formación integral el joven alcanzará el grado de Cabo Tercero, con el título de Tecnólogo en Entrenamiento y Gestión Militar y de Tecnólogo en una de las ciencias aplicadas profesionalizantes que haya elegido desde su ingreso a la EMSUB.


La convocatoria es sólo para hombres cuya edad oscile entre los 17 años y 23 años (al momento de ingreso a la Escuela); bachilleres; con un puntaje en el ICFES de 41 % (promedio); solteros, sin hijos y permanecer en ese estado durante su formación; estatura mínima de 1,65 metros, estar apto sico- físicamente y con habilidades para la natación. Presentar examen de admisión.

Para mayor información dirigirse a las zonas de reclutamiento y distritos militares de su región.

Prensa EMSUB