Imagen de archivoEl Consejo de Estado instó al Ejército a fortalecer y ser más estricto en los controles y exámenes para el ingreso y admisión de los soldados regulares.

El alto tribunal consideró que la Institución debe ser más riguroso en la práctica de exámenes físicos y psicológicos a los aspirantes a soldados profesionales.

Y es que para el tribunal advierte el Ejército está fallando en la escogencia de sus hombres, pues no se entiende que hombres en dudosas condiciones psíquicas sean acogidos en las filas del Ejército y menos para manejar armas y tener contacto con la comunidad.

La decisión se tomó luego de revisar el caso de dos soldados adscritos a la Brigada Móvil Número II que salieron de su puesto de control y guardia para ir a consumir bebidas alcohólicas.

Bajo los efectos del alcohol los uniformados y engrasaron a una humilde vivienda y encañonaron con su arma de dotación al padre de familia y procedieron a ultrajar sexualmente a una menor y a la madre de la niña.

Por estos hechos el Consejo de Estado condeno a la Nación a pagar a las victimas 565 millones de pesos, al considerar que los hechos ocurridos no fueron aislados, pues se trataba de soldados en servicio activo.

Imagen de archivo, situación fingida.En segunda instancia la Procuraduría General de la Nación confirmó la destitución e inhabilidad de nueve miembros del Ejército Nacional vinculados al Batallón de Infantería “Patriotas”, en honda Tolima. Según el ente de control los uniformados torturaron a 21 soldados que prestaban servicio militar obligatorio en el Centro de Instrucción y Entrenamiento de la Sexta Brigada, ubicado en Honda (Tolima).

Los hechos fueron denunciados por la revista Semana en noviembre de 2009. La investigación reveló que en dicho destacamentos uniformados de alto rango torturaron a varios soldados recién llegado a la brigada. Los hechos ocurrieron el 25 de enero de 2006 y el informe de dicho medio de comunicación advierte que los uniformados “fueron golpeados con puños, patadas, palos y machetes.

Además, fueron sometidos a pruebas de asfixia y ahogamientos. Por si fuera poco, todos recibieron quemaduras en diferentes partes del cuerpo, en algunos casos con lesiones de por vida, tal como lo confirmó en su dictamen el Instituto de Medicina Legal. Y para mayor humillación, algunos de ellos fueron obligados a comer excrementos de animales. En ese día de violencia se llegó al extremo indignante de violaciones y vejámenes sexuales con los soldados”.

Por este motivo, el Ministerio Público confirmó la sanción de destitución e inhabilidad por 20 años para los cabos José Rafael Tarazona Villamizar, Sergio Andrés Muriel Quiroga y Jairo Alonso Lora Fuentes, comandantes de los pelotones. También fueron destituidos e inhabilitados por diez años el subteniente Javier Arturo Pachón Reina; los cabos Hugo Alberto Mestra Agudelo, Edwin Alberto Ávila Mesa, Jhon Lennyn Ramírez Cruz; y del soldado profesional Álvaro Yeisson Acosta Sánchez. A su vez cabo, el cabo Juan Pablo Rodríguez Bermúdez, recibió la destitución e inhabilidad por 15 años.

La Prrocuraduría señaló que “las pruebas demostraron que en el desarrollo de la práctica se debía superar la simulación de un retén y posterior secuestro por parte de un grupo guerrillero, a los soldados se les cubrió los ojos y se les amarró las manos en la espalda.

Imagen de archivoEl Consejo de Estado condenó al Ejército al considerar que incurrió en graves omisiones en los hechos que rodearon el asesinato de un campesino ejecutado por grupos paramilitares.

En la decisión judicial se indica pese a que el crimen fue perpetrado por dicho grupo armado ilegal a menos de 20 metros del batallón de Chigorodo, Antioquia no se tomaron las acciones respectivas.

El alto tribunal tuvo en cuenta los relatos de los testigos en los que se indicó que el paramilitar que ejecutó el crimen salió caminando de la casa del campesino con el arma en la mano en la noche del 11 de noviembre de 1995.

Por estos hechos el Estado le tendrá que pagar una indemnización de 350 millones de pesos a los familiares del jornalero.

elespectador.com

Inspección de obrasLos Ingenieros Militares son un cuerpo especializado del Ejercito Nacional que se ocupa de diversas áreas en el campo de Ingeniería Militar y Civil desarrollando proyectos de construcción de instalaciones militares y obras en beneficio de la comunidad, actividades de apoyo humanitario en zonas de emergencia, protección del medio ambiente, neutralización de artefactos explosivos y desminado.

La especialidad de Ingenieros Militares dentro del Ejército Nacional se presenta como una de las más antiguas y fue en 1810 cuando el Coronel Francisco José de Caldas, , intuyó que para alcanzar el desarrollo de la tan anhelada independencia, necesitaría las capacidades que ofrece el campo de la ingeniería militar. Como consecuencia de este esfuerzo y por la necesidad direccionar y profesionalizar esta valiosa aplicación en el campo de la guerra y del servicio social se crea en 1814 en Rionegro, Antioquia la Escuela de Ingenieros Militares, que hasta el día de hoy sigue formando profesionales líderes de la más alta calidad. Desde entonces los Ingenieros Militares están comprometidos con la historia de Colombia buscando la paz, el progreso y la seguridad.

Batallón de Ingenieros No7 General Carlos Albán Estupiñán

En el departamento del Meta está ubicado el Batallón de Ingenieros No7 General Carlos Albán Estupiñán Unidad Táctica adscrita a la Séptima Brigada, que cuenta con un personal de oficiales, suboficiales, soldados y civiles especializados en realizar obras de infraestructura en toda la región de la Orinoquía, entre las que están la ampliación y mejoramiento de las vías de acceso de las localidades afectadas por la ola invernal en el departamento del Meta, el alcantarillado del Municipio de Cubarral, alcantarillado de la Inspección de Piñalito, en el municipio de Mapiripán y la construcción del Puente Amarillo en el municipio de Vista Hermosa y la construcción de la Troncal de la Macarena.

Ceremonia Militar de activación de la unidad.Con una ceremonia que se llevó a cabo en el Parque San Francisco de la ciudad de Florencia el pasado 5 de octubre de 2012, el Comando del Ejército Nacional activó la Brigada Móvil Nº 36, la cual tendrá como misión el apoyo permanente a la ofensiva militar que se lidera en el departamento del Caquetá.

La nueva Brigada Móvil está integrada por 1.030 hombres adscritos a los Batallones de Combate Terrestre No. 12 151 y 152.

La ceremonia de activación fue presidida por el señor General Sergio Mantilla Sanmiguel, Comandante del Ejército Nacional, quien estuvo acompañado por autoridades civiles, militares y de Policía de la región.

Durante el discurso de activación el Comandante del Ejército auguró éxitos a los integrantes de la nueva unidad, garantizando a los asistentes compromiso y entrega por todos y cada uno de los hombres que a partir de hoy se trazarán metas en pro de la seguridad en el departamento del Caquetá.

"El sacrificio de los Soldados Profesionales, su dedicacion y esfuerzo apoyará el cumplimiento de estas metas que hoy no estamos trazando aquí, puntualizó el General Mantilla.

Prensa Ejército