Imprimir
Categoría: Armada Nacional

Relevo del comando de la Fuerza Naval del Pacífico

www.fuerzasmilitares.org (31DIC2020).- En ceremonia militar presidida por el Vicealmirante José Ricardo Hurtado Chacón, Jefe de Estado Mayor Naval de Operaciones, se llevó a cabo el relevo del Comandante de la Fuerza Naval del Pacífico en el muelle principal de la Base Naval ARC “Málaga”.

Luego de un año y cuatro meses, el Contralmirante John Fabio Giraldo Gallo entregó el Comando de la Fuerza Naval del Pacífico al Contralmirante Francisco Hernando Cubides Granados, quien se desempeñaba como Jefe de Jefatura de Formación Instrucción y Educación Naval. Por su parte, el Contralmirante John Giraldo, asume la Jefatura de Estado Mayor de Personal de la Armada de Colombia, en la ciudad de Bogotá.

Bajo el liderazgo del Contralmirante John Fabio Giraldo Gallo, la Fuerza Naval del Pacífico, desarrolló importantes operaciones en la lucha contra el narcotráfico y la minería ilegal, donde la Armada de Colombia en el 2020 alcanzó la incautación de más de 161 toneladas de cocaína y más de 42 toneladas de marihuana en el Pacífico Colombiano.

Con esta incautación acumulada durante este año, a través de la Fuerza Naval del Pacífico con sus componentes de Infantería de Marina, Aeronaval y de Guardacostas, bajo la articulación de la Fuerza de Tarea Contra el Narcotráfico “Poseidón”, alcanza un resultado altamente significativo en la lucha frontal contra el narcotráfico, evitando que más de cinco mil seiscientos millones de dólares, producto de la venta en el mercado ilegal internacional, ingresaran a las redes de finanzas de Grupos Armados Organizados y Grupos Armados Organizados Residuales, que delinquen en esta zona del país.

Las operaciones sostenidas dejaron 179 narcotraficantes capturados dentro de los cuales se registran 106 colombianos, 28 costarricenses, 16 ecuatorianos, 02 mexicano, 11 nicaragüenses, 15 panameños y un venezolano, quienes transportaban los alcaloides.

Así mismo, en la ofensiva contra toda la cadena del narcotráfico, se destruyeron 88 laboratorios y cristalizaderos para el procesamiento de alcaloides, así como 37.469 kilogramos de insumos sólidos y 60.277 galones de insumos líquidos.

Estos resultados representan pérdidas en miles de millones de dólares, para las organizaciones narcoterroristas, que emplean estos dineros para la adquisición en mercados ilegales, de armamento, munición, explosivos e intendencia, con la que fortalecen su estructura armada para atentar contra la población civil e integrantes de la Fuerza Pública, violando gravemente los Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario, en todo el país.

 

(armada.mil.co)