Los nuevos vehículosCon la compra de 20 camiones y 25 Hummer militares a Estados Unidos, la Armada colombiana blindará a los Montes de María del regreso de la guerrilla y reforzará la seguridad en la región ante nuevas amenazas. 

Los vehículos, que costaron cerca de 5 millones de dólares, permanecen en la Base Naval de Cartagena y en los próximos días serán trasladados al batallón de Movilidad de la Infantería de Marina en Mahates (Bolívar). 

El coronel Wilson Martínez, comandante del batallón, explicó que les servirán a las tropas en Bolívar, Sucre y Córdoba. 

Los camiones tienen capacidad para transportar hasta 24 hombres cada uno, o cinco toneladas de carga. 

"Aunque están enfocados a la seguridad, a mediano plazo también podrían servir para apoyar labores humanitarias", dijo Martínez. 

En cuanto, a los Hummer, contó que tienen un "blindaje ligero" que protegerá a los pasajeros de ataques. 

Aunque aún no las tienen instaladas, en la parte de arriba les pueden poner ametralladoras de distinto calibre o lanzagranadas. 

"Esta clase de vehículos son empleados sobre todo por el Ejército y la Infantería de Marina de Estados Unidos en Irak y Afganistán", explicó Martínez. 

Ambos modelos están diseñados para moverse con facilidad por carreteras destapadas, cruzar arroyos y llegar, sobre todo los Hummer, a zonas de difícil acceso. 

Guardacostas en TolúLa Armada Nacional a través de la Estación de Guardacostas de Coveñas participó activamente en el ejercicio por ataque terrorista con explosivos realizado por parte de la Sociedad Portuaria del Golfo de Morrosquillo, ubicada en el municipio de Tolú, Sucre; con el fin de evaluar el entrenamiento, nivel de alistamiento y reacción ante un posible siniestro de este tipo, así como la capacidad de apoyo y respuesta de las entidades estatales y de seguridad frente a este tipo de emergencia.

El simulacro consistió en la infiltración de un artefacto explosivo en el muelle en dicho terminal marítimo, consistente en un objeto extraño y sospechoso el cual fue detectado por parte del personal de seguridad. De inmediato se activó el esquema de respuesta de las autoridades militares y municipales con el fin de atender y solventar este tipo de situación.

Mientras en tierra se realizaba el procedimiento de desactivación del explosivo por parte del grupo antiexplosivos de la Base de Entrenamiento de Infantería de Marina, las Unidades de la Estación de Guardacostas de Coveñas efectuaron el dispositivo de control de área del sector marítimo del muelle de la Sociedad Portuaria del Golfo de Morrosquillo, con el fin de garantizar la seguridad y salvaguardar la vida humana en el mar.

Este ejercicio contó con la participación de las autoridades y organizaciones de la región como la Policía Nacional, la Cruz Roja Colombiana y los Bomberos. El trabajo integrado y coordinado fue clave para el éxito del evento e indispensable para poder realizar con seguridad el simulacro obteniendo muy buenos resultados; demostrando que la región mediante sus Instituciones públicas y privadas está en la capacidad de atender un incidente de esta magnitud.

Semisumergible incautadoUnidades de la Armada Nacional  localizaron e incautaron un semisumergible que se encontraba en proceso de construcción, en el sector conocido como “Puerto Escondido”, en el municipio de Pizarro, Chocó.

El artefacto al servicio del narcotráfico fue hallado por tropas del Batallón de Asalto Fluvial de Infantería de Marina No. 5, en un sector de baja mar, desde donde al parecer pretendían cargar el alcaloide hacia Centroamérica.

El semisumergible de aproximadamente 15 metros de eslora (largo) y  3 metros de manga (ancho), con capacidad para transportar tonelada y media de cocaína, fue transportado hasta el municipio de Pizarro.

Se presume que el artefacto pertenecería a la banda criminal al servicio del narcotráfico “Los Rastrojos” y habría sido adecuado utilizando como estructura una lancha tipo Go Fast

Este es el séptimo artefacto neutralizado durante el 2012, completándose así 80  artefactos ilegales incautados o neutralizados, desde 1993 cuando se incautó el primer semisumergible al servicio del narcotráfico.

El General Luis Gómez Vásquez pasa revista al nuevo material de transportes.En abril del 2011 llegaron al país los primeros vehículos destinados al Batallón de Movilidad de la Infantería de Marina (BAMIN), se trataba de 26 camiones de la serie M-900 de 5 toneladas en varias versiones, que incluían básica de transporte, tractomulas y grúas. También se recibieron remolques cisterna con capacidad para 5.000 galones de gasolina. Previéndose que se recibirían en lo futuro 115 vehículos adicionales -típicamente militares- de diferentes modelos y capacidades, y 39 equipos complementarios (como los remolques y containers especiales).

En los siguientes meses llegaron 20 vehículos HMMWV de la serie M-998, que hicieron su debut en los medios de comunicación en la VI Cumbre de las Américas, realizada del 14 al 15 de abril de 2012 en Cartagena de Indias, y en donde la Infantería de Marina asumió responsabilidades en la seguridad de la ciudad, pues allí confluyeron 34 Jefes de Estado y de Gobierno a los que había que proteger. Siendo así, varios destacamentos de Infantes de Marina fueron ubicados estrategicamente en los accesos a la ciudad, y se les vio usando los Hummer.

Sin embargo, la activación formal de la unidad se llevó a cabo en octubre de 2012, en ceremonia especial presidida por el Contralmirante César Narváez Arciniegas, Comandante de la Fuerza Naval del Caribe y el Comandante de Infantería de Marina del Comando Sur de EE.UU., Mayor General John Croley. No hay que olvidar que este es un logro del señor General Luis Gómez Vásquez en su gestión como Comandante del Cuerpo de Infatería de Marina de la ARC.

Personal participante en las operacionesMás de una tonelada de clorhidrato de cocaína fue incautada en las últimas horas en aguas del mar Caribe colombiano, en una operación combinada desarrollada por unidades de la Armada Nacional y una unidad aérea de la Armada Norteamericana, en el marco del acuerdo de interdicción marítima suscrito entre Colombia y Estados Unidos.
Los hechos se presentaron cuando una embarcación tipo “Go Fast” que se desplazaba a alta velocidad por una zona cercana a la isla de Serrana, fue detectada por una unidad aérea de la Armada de Estados Unidos. La aeronave inició la operación de interdicción marítima, dando aviso inmediato a la Armada Nacional, que desplegó una fragata, varias de sus unidades de reacción rápida, al igual que un helicóptero, con el fin de detener la lancha ilegal.
Los tripulantes de la embarcación ilegal al notar la presencia de las unidades marítimas y aéreas emprendieron la huida lanzando al mar los bultos que transportaban. La droga fue recuperada por el personal de la Armada Nacional y transportada hasta la isla de San Andrés, en donde fue puesta a disposición de las autoridades competentes.