ARC IndependienteDespués de 4 años de trabajos, la Armada Nacional completa el proceso de repotenciación, modernización y mantenimiento de sus unidades mayores, a través del cual se incentivó el desarrollo, expansión y fortalecimiento de la Industria Naval colombiana.

Luego de que a finales del 2011 se cumplieran satisfactoriamente las pruebas de mar de las fragatas ARC “Antioquia” y ARC “Caldas, el turno esta semana fue para la ARC “Independiente” y ARC “Almirante Padilla”, que después de ser sometidas a trabajos de actualización, repotenciación, modernización y mantenimiento, iniciaron sus pruebas de mar, en las que, por un periodo cercano a los tres meses, se verificará el correcto funcionamiento de los nuevos sistemas de generación, propulsión, maquinaria auxiliar, habitabilidad, sistemas de armas y sensores.

En este proceso de modernización intervino un equipo de ingenieros, utilizando tecnología de última generación en Colombia, a cargo de la Corporación de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo de la Industria Naval, COTECMAR, con participación de los miembros del Departamento de Armas y Electrónica de la Base Naval ARC “Bolívar” –DARET- y la tripulación de los buques.

Dragado en el río MagdalenaLa Corporación Autónoma Regional del Río Grande de la Magdalena, Cormagdalena, aseguró que en enero de 2013 estarían adjudicados los trabajos de la segunda fase del dragado del canal de acceso al mayor afluente colombiano.

La segunda fase comprenderá desde el kilómetro 19,5 al 22, y para su ejecución de destinarán unos $4.000 millones.

El contrato inicial que contemplaba recursos por $9.526 millones se fraccionó en dos.Para tomar tal decisión se tuvieron en cuenta los estudios de batimetría que arrojaron las zonas críticas y donde en realidad se requerían los trabajos de remoción de sedimentos a lo largo del canal navegable.

Las obras serán ejecutadas por la firma Jan de Nul.

Las autoridades afirmaron que esta firma ya removió 328.426 metros cúbicos de sedimento entre los kilómetros 13 al 17, luego de hacer los respectivos trabajos de batimetría que permitieron definir los sitios exactos donde se necesitaba el dragado.

El proceso licitatorio para esta contratación arrancó el 13 de julio y culminó en septiembre con la adjudicación a la firma en mención.

Andrés Molina, subdirector de Desarrollo Sostenible de Cormagdalena explicó que el mantenimiento del canal de acceso hace parte de los compromisos que se ha hecho la entidad para recuperar definitivamente la navegabilidad del río.

Estas obras van acompañadas del gran macroproyecto de recuperación de la transitabilidad de grandes embarcaciones por la arteria fluvial para lo cual el Gobierno Nacional destinará 1,3 billones. Vale la pena recordar que entre marzo y abril de este año el Gobierno Nacional suscribió dos contratos para iniciar la recuperación de la navegabilidad del río Magdalena.

Las directivas de Cormagdalena indicaron que ya se adjudicó a la firma colombiana Antonio Cure Yúnez, el dragado del tramo Puerto Salgar – Barrancabermeja.

La corporación también señaló que fue adjudicada la licitación del dragado en el Puerto de Barranquilla.

Cormagdalena explicó que el contratista deberá realizar el dragado de 256 kilómetros a una profundidad de 4,5 pies en el trayecto Puerto Salgar – Puerto Berrío, y de 6 pies entre este último y Barrancabermeja.

La meta

El director ejecutivo de Cormagdalena, Augusto Noel García Rodríguez, señaló que en la actualidad por el río Magdalena se transporta 2% de la carga nacional, que fundamentalmente, es el petróleo que moviliza Ecopetrol desde Barrancabermeja hasta Cartagena, y que la meta es elevar esa cantidad hasta los seis millones de toneladas transportadas en el año 2014 (no solo petróleo). “La entrada en vigencia del TLC con los Estados Unidos posibilitará que más mercancías, tanto de importaciones como de exportaciones, pueda ser movilizadas por la gran vía nacional de Colombia”, enfatizó.

m.vanguardia.com

Armada Nacional de ColombiaUna tensa calma se vive en estos momentos en la Costa Atlántica y las playas de San Andrés y Providencia luego de que el Gobierno Nacional confirmara que no retirará las unidades de la Armada Nacional que custodian el mar territorial. Se descarta un enfrentamiento con Nicaragua.

Proteger a todos los pescadores y embarcaciones que por generaciones han hecho presencia en los cayos y el archipiélago fue una de las tres instrucciones presidenciales que recibió el comandante de la Armada Nacional, Almirante Roberto García Márquez. 

Las otras dos directrices fueron mantener la soberanía sobre los mares que Colombia ha tenido en los últimos 200 años y continuar con todas las operaciones que tradicionalmente se han adelantado en la lucha contra el crimen organizado y el narcotráfico en el área. 

En este momento en el área marítima del mar Caribe “hay toda una cobertura con buques de superficie”, dijo el comandante García Márquez, al tiempo que invitó a los pescadores sanandresanos y de otras regiones a que “salgan a hacer su trabajo tranquilamente como lo han hecho toda la vida porque estarán protegidos por la Armada Nacional”. 

De esta forma, se confirma la presencia y permanencia de unidades guardacostas, unidades de la aviación naval, de la Fuerza Aérea Colombiana del grupo del Caribe y unidades de infantería marina. 

Los nuevos vehículosCon la compra de 20 camiones y 25 Hummer militares a Estados Unidos, la Armada colombiana blindará a los Montes de María del regreso de la guerrilla y reforzará la seguridad en la región ante nuevas amenazas. 

Los vehículos, que costaron cerca de 5 millones de dólares, permanecen en la Base Naval de Cartagena y en los próximos días serán trasladados al batallón de Movilidad de la Infantería de Marina en Mahates (Bolívar). 

El coronel Wilson Martínez, comandante del batallón, explicó que les servirán a las tropas en Bolívar, Sucre y Córdoba. 

Los camiones tienen capacidad para transportar hasta 24 hombres cada uno, o cinco toneladas de carga. 

"Aunque están enfocados a la seguridad, a mediano plazo también podrían servir para apoyar labores humanitarias", dijo Martínez. 

En cuanto, a los Hummer, contó que tienen un "blindaje ligero" que protegerá a los pasajeros de ataques. 

Aunque aún no las tienen instaladas, en la parte de arriba les pueden poner ametralladoras de distinto calibre o lanzagranadas. 

"Esta clase de vehículos son empleados sobre todo por el Ejército y la Infantería de Marina de Estados Unidos en Irak y Afganistán", explicó Martínez. 

Ambos modelos están diseñados para moverse con facilidad por carreteras destapadas, cruzar arroyos y llegar, sobre todo los Hummer, a zonas de difícil acceso. 

Guardacostas en TolúLa Armada Nacional a través de la Estación de Guardacostas de Coveñas participó activamente en el ejercicio por ataque terrorista con explosivos realizado por parte de la Sociedad Portuaria del Golfo de Morrosquillo, ubicada en el municipio de Tolú, Sucre; con el fin de evaluar el entrenamiento, nivel de alistamiento y reacción ante un posible siniestro de este tipo, así como la capacidad de apoyo y respuesta de las entidades estatales y de seguridad frente a este tipo de emergencia.

El simulacro consistió en la infiltración de un artefacto explosivo en el muelle en dicho terminal marítimo, consistente en un objeto extraño y sospechoso el cual fue detectado por parte del personal de seguridad. De inmediato se activó el esquema de respuesta de las autoridades militares y municipales con el fin de atender y solventar este tipo de situación.

Mientras en tierra se realizaba el procedimiento de desactivación del explosivo por parte del grupo antiexplosivos de la Base de Entrenamiento de Infantería de Marina, las Unidades de la Estación de Guardacostas de Coveñas efectuaron el dispositivo de control de área del sector marítimo del muelle de la Sociedad Portuaria del Golfo de Morrosquillo, con el fin de garantizar la seguridad y salvaguardar la vida humana en el mar.

Este ejercicio contó con la participación de las autoridades y organizaciones de la región como la Policía Nacional, la Cruz Roja Colombiana y los Bomberos. El trabajo integrado y coordinado fue clave para el éxito del evento e indispensable para poder realizar con seguridad el simulacro obteniendo muy buenos resultados; demostrando que la región mediante sus Instituciones públicas y privadas está en la capacidad de atender un incidente de esta magnitud.